Las Fintech no son nuevas, pero en Guatemala algunas se hallan en la etapa inicial ¿cuáles opciones se pueden explorar y aprovechar?

En Guatemala, ya operan varias empresas ofrecen servicios financieros en línea y uno de los más recientes es de tipo crediticio, pero falta camino por recorrer.

Publicado el
Guardar Compartir
Las Fintech pueden tener varios ámbitos de aplicación respecto a servicios financieros. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Las Fintech pueden tener varios ámbitos de aplicación respecto a servicios financieros. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Procesar cobros y pagos, realizar transferencias instantáneas, envío de remesas y hasta negociaciones con criptomonedas son algunas de las transacciones que ya se realizan a diario en todo el mundo por medio de aplicaciones tecnológicas y ya surgieron algunas que se dedican a operaciones crediticias.

Como ya es conocido, se le llama Fintech (acrónimo de Financial Technology) a una empresa que ofrece productos y servicios financieros a través del uso de tecnologías de información, tales como sistemas de pagos móviles, préstamos de una persona a otra, financiamiento colectivo, etc.

Estas compañías brindan al usuario un mayor control sobre sus finanzas, reduciendo los costos de transacción y promoviendo la inclusión financiera, dado que a través de las tecnologías digitales se puede llegar a sectores de la población excluidos de los servicios bancarios tradicionales.

Lea además:
El saldo total de los créditos bancarios aumentó 15% ¿Para qué destinos solicitan préstamos los guatemaltecos?

En el país ya existe un ecosistema al respecto y alrededor de 30 de estas compañías están agremiadas en la Asociación Fintech Guatemala. “El enfoque de una Fintech es generar valor con un mejor costo, experiencia del usuario, agilidad y acceso a trámites financieros”, indicó Andrés Rodríguez, CEO de la Fintech Fri.

Al igual que otras fuentes consultadas, Rodríguez considera que hay muchas oportunidades ya que el mercado está creciendo, aunque el efectivo sigue siendo el principal medio de pago en la región.

En la página de la asociación mencionada aparecen diversas Fintech como Recurrente, Osmo, Affipay, Alapar, Bowpi, Cash-In, Fri, GCS Guatemala, Ingesis, Inbestigo, MetaMap, MercoFact, Mi Bolsillo, Moyo, Oky, Panamax, Payvms, Pos Chapín, Pos Movil, Thalamus, Red, Cash Pak, Ibex, Kushki, Vana, Guateexchange, Fibbo, Kolo, Akisi, FonYou, Paggo. Entre otras que operan en el país también están Tigo Money, Yap, Yolo y más opciones.

  • Según la investigación Panorama Fintech GT 2021, a diciembre de ese año la Asociación Fintech de Guatemala había identificado 47 soluciones Fintech operando en el país, clasificadas en 11 verticales.
  • Con los datos de las 31 que participaron en esta investigación se detectó que las tres verticales con mayor actividad son: pagos digitales (29%), créditos digitales/lending (22.6%) y gestión de finanzas empresariales (12.9%).
  • Estás tres verticales agrupan el 64.5% del ecosistema guatemalteco.

Espacios vacíos en Guatemala

Juan José Salamanca Schemel, Gerente Sénior de Tecnología en consultoría para banca y finanzas de la firma EY Latam Norte, comentó que en Colombia, Perú y países del Medio Oriente se han creado Fintech enfocadas en monederos de pago de transporte público.

También hay opciones para las de microfinanzas, como las que ofrecen microcréditos de retail en almacenes de aparatos eléctricos bajo la modalidad de “compra ahora y paga después”. La idea es que se pueda usar en más establecimientos.

 

También están los créditos asociados a nómina. En Guatemala ya se hacen por medio de bancos, pero en otros países se ofrece dinero adelantado a los trabajadores de empresas sólidas y luego se les descuentan las cuotas de su salario. Esos espacios vacíos no han sido explorados todavía en Guatemala, comentó el consultor.

Muchas Fintech venden servicios a los bancos, como por ejemplo Fri, que habilitó transferencias a través del teléfono celular. Ahora lo que se debe hacer es crear una concientización para usar más transferencias que efectivo, por ser más fácil o sencillo. Por ejemplo “es más fácil que yo sepa el número de celular de un amigo que su cuenta de ahorro”, comentó al hablar de las facilidades, pero considera que ha faltado más divulgación.

Respecto a otras tecnologías indica que no se debe perder de vista que el blockchain puede ser muy importante y va a revolucionar de alguna manera la banca, pero también tendrá que pasar por etapas de madurez y de regulación.

Se tiene que avanzar

No obstante, Salamanca Schemel también explica que si bien las Fintech han cobrado más auge en los últimos años, no son un concepto nuevo.

Por ejemplo, en Guatemala está 5B fue creada por los bancos para el procesamiento y funcionalidad de tarjetas de débito, utilizando los ATM o cajeros automáticos de esa red. También está PTC que también se diseñó para operaciones con tarjetas de crédito.

Más recientemente ha surgido otras que atrajeron usuarios, pero no en la medida esperada. En comparación con países vecinos como Costa Rica, Panamá y otros, Guatemala está atrasada en el tema de las transferencias inmediatas y la tecnología en general.

“Dos motivos de ese retraso son el espacio legal y el mercado. Por ejemplo, en muchos países de Centroamérica, a diferencia de Colombia, Perú, Chile o México, no estamos acostumbrados a pagar por los servicios financieros, pues son gratis, aunque demoren 24 horas. En Colombia se cobran unos US$2 o US$3 por transferencia instantánea y hay espacios para que muchas Fintech compitan”, explicó.

En el caso de Guatemala, la población está muy distribuida en los departamentos con una amplia ruralidad por lo que cuesta mucho más ofrecer servicios de tecnología porque todo el tema de las Fintech depende de acceso a teléfonos, pero también a redes de telefonía 4G y otros.

Lea también:
El Bitcóin se comporta cada vez más como las acciones del sector tecnológico

“Hay que tomar en cuenta que aún hay una banca heterogénea con algunas entidades que cuentan con avances tecnológicos importantes, pero con otras que hasta hace un año habilitaron su mecanismo para hacer transferencias”.

Por parte, EY ha notado que hay muchos proyectos de bancos digitales en la región y en Guatemala hay tres nuevos bancos que estarían impulsando ese tipo de proyecto. A criterio del consultor, ello puede constituir una disrupción sobre la forma de prestar servicios financieros.

“La diferencia entre una Fintech y un banco digital es que la primera no está enfocada en captar fondos, pero un banco sí, y debe tener una licencia o autorización para ofrecer préstamos y otros servicios. Cuando son digitales, la diferencia es que no tienen sucursales y las cuentas se abren solo utilizando el DPI, escaneando y tomando una foto de la persona”.

Opciones por explorar

El segmento de empresas aún es poco atendido por la Fintech a nivel mundial y las que lo hacen, están creciendo de forma muy agresiva. Por ejemplo, para facilitar pagos de facturas, la recepción del dinero, reducción del tiempo de los cobros; pago de nóminas, etc.

Le puede interesar:
Impuestos: Estas son 7 verificaciones cruciales ante las nuevas auditorías electrónicas de la SAT

También hay Fintech que están creando oferta para lo que se denomina espacios vacíos, como una que se creó en Colombia una para administrar condominios y recibe los pagos, envía notificaciones y organiza el mantenimiento de los apartamentos. Un banco adquirió esa Fintech y ofrece esa aplicación de forma gratuita, pero el dinero es manejado por la entidad.

En Guatemala, con una Fintech se lanzó el pago automatizado de los estacionamientos, lo que fue disruptivo y luego algunos bancos grandes se aliaron para ofrecer un servicio similar, lo que tuvieron que hacer desde fuera.

Los beneficios

El uso de Fintech para empresas o particulares puede generar diferentes beneficios como:

  • Ahorro: Gestiones más ágiles, rápidas y automatizadas ayudan a mejorar la eficiencia empresarial, que conlleva ahorro económico en costos o tiempos.  No solo en cobros o medios de pago, sino en transferencias, gestión de gastos de empleados en viajes, etc.
  • Flexibilidad: Genera nuevos flujos de trabajo más ágiles, con acciones como guardar datos, realizar operaciones con financiamiento alternativo, desde el lugar y en el momento que se desee.
  • Transparencia: La empresa puede gestionar de forma transparente y rápida diversos servicios.
  • Eficiencia: Por medio de la automatización, se logra especialización al ofrecer servicios muy concretos, lo que permite una respuesta rápida y ágil.
  • Análisis: Mejora el análisis de procesos, con información y datos más detallados que se traducen en ventajas competitivas.
  • Internacionalización: Brindan más flexibilidad y mejores soluciones financieras.

Recomendaciones

Maria Zaghi ejecutiva de la Comercializadora de Tecnología del Tec e instructora de la Escuela de la Asociación Bancaria de Guatemala (ABG) hace algunas recomendaciones:

  • Ante el surgimiento de diversidad de Fintech, también es necesario enterarse sobre la compañía o con quien trabaja y tiene alianzas.
  • Usar las Fintech que tienen relación con las entidades bancarias porque ya han sido probadas o verificadas por esas empresas. La idea es evitar caer en estafas o lavado de dinero.
  • El marco legal para las Fintech aún no está muy desarrollado, pero se debe tener en cuenta el alcance de la legislación de bancos y grupos financieros.
  • Cumplir las regulaciones incluyendo la emisión de Facturas Electrónicas en Línea (FEL) o las que tengan autorizadas, según su giro de negocio y régimen.
  • Revisar el SIB Innovation HUB, presentado por la Superintendencia de Bancos (SIB) como un punto de encuentro entre este órgano supervisor, el sistema financiero y las entidades de innovación tecnológica financiera que ofrecen nuevos modelos de negocios, productos y servicios.

 


0