¿Pueden las empresas contribuir a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

estamos consumiendo e impactando el equivalente a 1.5 planetas Tierra, lo que significa que estamos utilizando un 50% más de las capacidades de nuestro planeta para cubrir las necesidades de 7 mil 700 millones de personas y la población sigue aumentando.

PL Plus
Las empresas deben tener cada vez más conciencia sobre el interés que las nuevas generaciones tienen sobre el tema ambiental y el cuidado de los recursos naturales. Foto: Hemeroteca Prensa Libre
Las empresas deben tener cada vez más conciencia sobre el interés que las nuevas generaciones tienen sobre el tema ambiental y el cuidado de los recursos naturales. Foto: Hemeroteca Prensa Libre

En la actualidad, estamos bajo un bombardeo diario de datos e información a través de distintos medios de comunicación que no somos capaces de priorizar, donde a su vez las perspectivas y proyecciones de cambio en los en los modelos de consumo se han acelerado notablemente durante la actual pandemia.

Las nuevas generaciones tienen más consciencia del entorno social y natural, donde las tendencias del mercado cada vez son más exigentes, donde imperan las experiencias únicas de los productos y servicios con la contrastante economía colaborativa.

Los recursos naturales han sido por cientos de años y a lo largo de la historia de la humanidad la principal fuente de desarrollo económico, social y político.

Los cambios económicos han tenido a su vez puntos de cambio asociados a variaciones de vital importancia en los patrones de desarrollo, los cuales han desencadenado cuatro revoluciones industriales que iniciaron a mediados del Siglo XVIII e incluyen: 1) Mecanización debido al paso de la economía rural a la industrial, 2) La producción de bienes utilizando electricidad, 3) Revolución científico-técnica-informática y 4) La actual cuarta revolución industrial denominada la revolución 4.0 o digitalización.

A partir de la primera revolución industrial, la historia de los seres humanos cambia diametralmente, generando acumulación de la riqueza en aquellos países que llevan la vanguardia en tecnología, acceso a los recursos naturales y/o ubicaciones geográficas favorables para el trasiego y transporte de mercancía.


🔔¿Ya recibe, vía Whatsapp, lo mejor que ofrece a diario su suscripción digital PL+? ¡Dese de alta ahora! http://bit.ly/whatsappplplus 🔔


Por otra parte, se inicia una transformación en los entornos habitables, donde se genera una concentración demográfica en ciudades y comunidades, lo que a su vez va aumentando exponencialmente la población mundial.

Es a partir de las revoluciones industriales cuando se empiezan a extraer los recursos naturales de una manera descontrolada de la mano a la demanda poblacional cada vez más grande, donde se requiere invertir en generar alimentos, empleo, sistemas de salud, infraestructura para el desplazamiento, telecomunicaciones, sistemas de educación, entre otros; basándose en patrones de consumo lineales para el cubrir las necesidades poblacionales.

Modelo de consumo actual

Actualmente, estamos consumiendo e impactando el equivalente a 1.5 planetas Tierra, lo que significa que estamos utilizando un 50% más de las capacidades de nuestro planeta para cubrir las necesidades de 7 mil 700 millones de personas y la población sigue aumentando.

En contextos complicados como la actual pandemia, ya existe un rezago importante en la obtención de las metas planteadas a nivel regional con los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el año 2030.

La tasa del desempleo llegaría para el 2020 a un 11% en Centroamérica y República Dominicana con una caída del PIB del 7.7% de acuerdo con la Cepal, afectando los indicadores de mejora planteados con relación a la pobreza extrema y multidimensional, acceso a la educación, salarios dignos y equitativos, protección al medio ambiente, ciudades sostenibles, entre otros aspectos de muchísima relevancia para los países de la región donde se ha realizado que la movilidad física no necesariamente conlleva a la productividad económica tradicional y que se puede mejorar la calidad de vida sin la falsa necesidad de consumir de manera descontrolada a partir de lo que nos ofrecen.

No deje de leer | Cómo Guatemala fue de los principales socios comerciales de Florida en 2020

Las crisis siempre traen algo positivo, por lo que es necesario realizar un punto de inflexión que puede traer oportunidades de mejora donde ahora más que nunca, realizar una transformación transversal tanto organizacional como comunal, desde abajo hacia arriba y a la inversa, eliminando la economía lineal; donde se extrae, transforma, utiliza y desecha; hacia una economía circular, donde impere el uso de materias primas secundarias, gestionando eficientemente los recursos naturales, fomentando la restitución del capital natural donde exista un ahorro en el consumo así como incentivos de innovación tecnológica e impulso de los negocios basados en economías colaborativas.

El cambio en los patrones de producción y generación de riqueza lineal hacia la economía circular genera una transparencia en las operaciones comerciales en todos los niveles económicos, tanto en organizaciones multinacionales como en pequeñas y medianas empresas que tanto impacto positivo producen en nuestros entornos a nivel social y económico.

La rendición de cuentas lograda a través de la transformación organizacional donde se incorporen los tres pilares de la sostenibilidad —ambiente, social y económico— serán la base de las economías y sociedades donde impere la transparencia en las operaciones.

A través de la homologación de los procesos de auditorías de cumplimiento en las estrategias de RSC, certificaciones ambientales y/o galardones voluntarios en las organizaciones y sus cadenas de suministro, logran una transparencia en los procesos productivos generando valor de marca, disminución de riesgos reputacionales así como una mejor adaptación al cambio climático.

Foto: Hemeroteca Prensa Libre
Foto: Hemeroteca Prensa Libre

Conciencia social

Los retos son importantes, sin embargo, las oportunidades de mejora y cambios en los patrones de consumo son vitales donde impere la sensibilización y conciencia por parte de todos los actores sociales, para lograr una transformación real a nivel global donde la huella de consumo cada vez sea menor estimulando la reutilización de materia prima, los diseños sostenibles, optimización de los recursos naturales y tecnológicos donde se evite el desperdicio y las malas prácticas medio ambientales.

El apoyo por parte de las organizaciones empresariales en los distintos sectores productivos al Plan Nacional de Desarrollo K´atun Nuestra Guatemala 2032 formulado por el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y Rural (Conadur) donde se incorporen algunos de los cinco ejes del plan es de vital importancia para ir logrando el cumplimiento de los compromisos adquiridos por Guatemala ante la agenda 2030.

También lea | Por qué los precios de los combustibles se podrían estabilizar en mayo (y qué puede cambiar la tendencia)

Temas relevantes como la reducción de las emisiones de CO2, gestión de los residuos, reportes de sostenibilidad, uso de energías renovables, entre otros corresponden con oportunidades de mejora y gestión prioritarios.

Debido al rezago regional en los cumplimientos de los ODS aunado al contexto actual de la pandemia, nuestros países centroamericanos deben trabajar en conjunto donde el sector empresarial y el gobierno generen, apoyen, operen políticas de cumplimiento normativo ambiental y social creando sinergias donde las empresas incorporen la Responsabilidad Social Corporativa, gestión ambiental, análisis y restructuración del gobierno corporativo entre otras iniciativas que logren beneficiar las comunidades, a sus colaboradores y al medio ambiente, generando entornos más saludables, responsables con su entorno, organizaciones adaptables a los cambios, disminución en los riesgos por reputación así como otros aspectos importantes que deben ser considerados dentro de estrategias de sostenibilidad incorporadas dentro de la estrategia de mercado.

Fuentes:
La pandemia del desempleo
Estudio sobre la contribución de la empresa a la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

***

* María Gomez es socia de Sostenibilidad de Deloitte Costa Rica


0