Consuelo Porras: “De aquí no sale nada sin que yo lo supervise”

La Fiscal General y Jefa del Ministerio Público, Consuelo Porras, sostiene que la Feci tiene todo su apoyo y valora el trabajo de Juan Francisco Sandoval, además asegura que es prematuro pensar en reelegirse.

PL Plus
Consuelo Porras, fiscal general del Ministerio Público. Foto: Esbin García
Consuelo Porras, fiscal general del Ministerio Público. Foto: Esbin García

María Consuelo Porras Argueta ocupa el cargo de jefa del Ministerio Público desde el 17 de mayo de 2018. Es una abogada que asegura contar con un expediente profesional lo suficientemente completo para ocupar altos cargos como operadora de justicia y ser independiente en su trabajo.

En la sede del MP, en el barrio Gerona, zona 1, se observan decenas de carteles que promocionan la cobertura nacional de la Fiscalía, lo que para Porras es uno de los logros más importantes de su gestión. Le queda un año en el cargo, y además de las agencias municipales, dice que son las mediciones internas las que avalan su trabajo.

A Porras se le señala de reaccionar con lentitud a escándalos de corrupción, de trabajar con el consentimiento del Organismo Ejecutivo —fue electa por Jimmy Morales y Alejandro Giammattei elogia su gestión—, pero ella asegura que no es la fiscal “que critican en las redes”.

En esta entrevista afirma que lidera la lucha contra la corrupción y que las estadísticas de sus resultados superan las gestiones de los fiscales generales anteriores.

Ahora que se alcanzó la cobertura nacional, con las agencias municipales, ¿qué paso sigue para hacerlas efectivas y eficientes?

Estamos descongestionando casos en las fiscalías distritales porque conocían casos graves y menos graves, por lo que el sistema colapsó, debido a la cantidad de mora recibida en mi administración, que rebasaba el millón 266 mil.

La virtud de estas agencias municipales es que se van a dedicar con exclusividad a conocer delitos menos graves que constituyen aproximadamente un 50% de las denuncias recibidas a nivel nacional, mientras que las fiscalías distritales van a conocer del 100% que venían conociendo, la mitad de los casos. Eso implicó su descongestionamiento.

Hicimos una evaluación de la implementación de las primeras 55 agencias, en donde se estableció que conocieron un 85% de los casos recibidos, ese porcentaje ya hubiera estado acumulado en las fiscalías distritales.

Coordinamos con la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para que ampliaran la competencia a los jueces de Paz y que desde los municipios pudieran resolver todos los delitos menos graves.

Todo el trabajo está siendo supervisado por los fiscales distritales. La jerarquía hará que ellos tengan toda la supervisión del trabajo de esas agencias.

Se menciona que parte del éxito de la cobertura nacional se desvió al apoyo económico de donantes. ¿De dónde provienen y a cuánto ascienden estos fondos?

La ayuda que nos dan es técnica. No hemos manejado ni un solo centavo de la cooperación.

En la creación de las agencias, los gastos como arrendamientos o salario lo cubre el MP, pero ellos nos pueden proveer los estudios para su lanzamiento.

Nos apoyan desde consultores, toda la parte técnica y algunos equipos que nos donan. Muchas actividades las realizamos con Usaid, INL, la DEA, con ICE. También tenemos cooperación de Canadá, España y otros cooperantes.

¿Cuánto presupuesto necesitan para que funcionen las agencias municipales? ¿Están solicitando alguna ampliación en el Congreso?

Con el mismo presupuesto, obviamente, se hizo la inclusión de la creación de la cobertura nacional. La parte de planillas y arrendamientos están incluidos dentro del POA institucional del año. Se requerirá un poquito de aumento de presupuesto para el año entrante para el pago de servicios como agua o luz. No somos las personas que no pedimos aumento sin previamente demostrarlo.

Ha dicho que el MP lidera la lucha contra la corrupción. ¿Qué casos podría mencionar para respaldar esa declaración?

En mi administración se suspendió el apoyo que se tenía de Cicig. La Feci no estaba creada dentro de la estructura del MP porque fue creada por un convenio con Cicig.

Por lo que fue implementada dentro del esquema institucional. Desde esa primera acción, para mí, está toda la intención de la lucha contra la corrupción en Guatemala, porque si no simplemente hubiera dejado todo al aire.

También implementé la Unidad de Apoyo Técnico, en donde se creó este equipo de trabajo, con investigadores criminales, analistas criminales y financieros; investigadores operativos y personal administrativo. Ningún caso quedó sin procurarse cuando se fue la Cicig. Como ya dependía esta unidad del MP, se le puede exigir. En cambio a la Cicig no se podía porque definitivamente era un apoyo.

Comenzamos a ver que los resultados que está dando la Feci son superiores comparados a cuando la Comisión estaba acompañando. ¿Por qué? Porque ahora los investigadores y analistas son nuestros. Yo les puedo exigir que agilicen los casos. Estructuras desarticuladas en 12 años de la Cicig fueron 54, un promedio de cuatro por año. En mi período fueron 25, un promedio de ocho por año. Personas condenadas fueron 327 en 12 años, en promedio por año fueron 27. Y nosotros hemos tenido 256 personas condenadas, promedio por año de 85 personas. Los números no mienten. El Ministerio Público tiene su capacidad para trabajar. ¿Qué pasó en mi gestión? Me quedé sola, sola. Hemos logrado decir que tenemos la capacidad. Prueba de eso es el premio. No quiero que me lo den a mí, que se lo den a las personas que están trabajando en los casos. Acuérdese que la titular de la acción penal soy yo, no hay vuelta de hoja. Aquí no sale nada sin que yo realmente lo supervise, y la única que realmente puede intervenir en la Feci soy yo. Semana a semana me siento con el fiscal Juan Francisco Sandoval para ver todos los casos.

Consuelo Porras, fiscal general del Ministerio Público. Foto: Esbin García
Consuelo Porras, fiscal general del Ministerio Público. Foto: Esbin García

¿Cómo evalúa el trabajo del fiscal Juan Francisco Sandoval, ya que es una de las figuras que más sobresalen en la lucha contra la corrupción?

A mí me agrada que tenga esas miradas, porque reconocen el trabajo del MP. Acuérdese que soy la titular del MP. El hecho de que haya buenas miradas para mis fiscales me complace de sobremanera, y me entristecería si hablaran mal de ellos, porque yo respondo por todo el equipo fiscal. Que reconozcan su trabajo quiere decir que sí estamos trabajando sobre la base de lo que nos mandata la Constitución y la Ley. Me siento muy satisfecha del trabajo de los fiscales.

¿Qué opina sobre la preocupación que han mostrado funcionarios estadounidenses sobre la seguridad del fiscal Sandoval?

El dispositivo de seguridad que le he asignado al fiscal Sandoval es el mayor de todos los fiscales del Ministerio Público. Tiene muy fortalecido su esquema de seguridad. Constantemente estoy pidiendo a la Unidad de Evaluación que le estén haciendo sus estudios de riesgo, para que me digan si necesita algo más.

Además, como constantemente me reúno con él, le pregunto si tiene alguna necesidad, si ha recibido alguna amenaza, para servirle de la mejor forma posible. Siempre estoy preocupada por la seguridad, no solo de él, también de los demás fiscales y auxiliares.

¿Cuál es la estrategia para que estos casos sean ganados y se obtengan sentencias condenatorias?

En todos los casos nosotros nos sentamos con los fiscales a revisarles los expedientes, para saber que están fortalecidos, que llevan las tres plataformas estructuradas: la fáctica, que son los hechos a imputar; la probatoria, que son las pruebas que fortalecerán las imputaciones, y la jurídica, que es el encuadre a la ley y a los hechos y a las pruebas.

Todos los casos tienen que ser revisados, porque así lo dice la ley. Les decimos qué puntos deben sumar para no tener ningún problema en la base con ningún juez. Pero recuérdense que a veces, llevando la prueba, los jueces absuelven. Pero hay medios de impugnación.

¿El MP ha recibido denuncias de la Comisión contra la Corrupción y de qué manera las han trabajado?

Sí, cuando alertan que hay comisión de algún delito, inmediatamente lo envían al MP y empezamos la investigación. Hay reuniones constantes con el comisionado para informar sobre avances en los casos que remite.

¿Cómo va el desarrollo de los casos en donde ordena investigación por oficio?

Todos los procesos avanzan considerablemente. Los tiempos de cada caso dependen de muchas circunstancias. Por ejemplo, dependemos de muchas instituciones que nos generan información y que nos la dan. Estos datos sugieren que solicitemos otra investigación para completar.

Al tener toda la información se traslada a la Dirección de Análisis Criminal y Financiero para que analice. Nuestras investigaciones, así lo ha dicho el licenciado Sandoval, no están sujetas a plazos políticos ni mediáticos, sino que a plazos legales.

Las capturas con solicitud de extradición a EE. UU. por narcotráfico aumentaron este año. ¿Cómo avanzan las investigaciones para desarticular estas estructuras y por qué en Guatemala no hay casos abiertos de personas extraditadas?

Trabajamos con agencias de Estados Unidos. Recién me reuní con un grupo de la DEA en Miami, en donde compartimos el trabajo de Guatemala y están complacidos por nuestro trabajo. Ahí establecemos estrategias de acción conjunta para lograr las extradiciones con fluidez. En materia de narcotráfico, lavado de dinero y extinción de dominio trabajamos a nivel internacional.

La violencia contra la mujer y la niñez son de los delitos más denunciados en el MP. ¿Cuál fue el criterio para acondicionar el Maimi en La Verbena, tomando en cuenta que es una zona roja?

Hicimos una búsqueda de muchísimos inmuebles que nos pudieran dar la cobertura, porque tenemos, al unísono, trabajando más de 16 instituciones. No era fácil conseguir el inmueble que nos pudiera dar esta gran cobertura.

En segundo lugar, se nos cedió un terreno y teníamos que construir. Necesitábamos Q16 millones. Tocamos las puertas para ver quién se podía sumar a la construcción, pero realmente no hubo respuesta porque ellos —cooperantes— ayudan sobre la base de lo que ya está. Allí funcionó Intecap y desocuparon, porque parece que se les venció el período de usufructo que tenían y quedaron libres las instalaciones.

Vimos la posibilidad de este inmueble, y con los arquitectos analizamos que nos daba cobertura para todas las instituciones, y dijimos que era el lugar más indicado.

Reforzamos el lugar. Hay una subestación de la PNC casi enfrente. Pedimos seguridad perimetral e iluminación a la alcaldía auxiliar y pedimos que pasara un Transurbano. Nos aseguramos de que tuviera las condiciones más favorables y procuramos que dentro de las instalaciones hubiera servicio de comida para los trabajadores y los usuarios, para evitar que estuvieran entrando y saliendo.

Consuelo Porras, fiscal general del Ministerio Público. Foto: Esbin García
Consuelo Porras, fiscal general del Ministerio Público. Foto: Esbin García

¿Cómo va la ejecución de los fondos otorgados por medio del préstamo del BCIE?

Ese préstamo viene exclusivamente para el trabajo de la tercera torre del MP, en el sitio contiguo al edificio. Más o menos tendrá la misma estructura. Ya vinieron los arquitectos, está todo encaminado porque hay que hacer el evento de licitación internacional manejado por el BID. Tenemos un porcentaje para la modernización informática institucional. Como también tenemos cooperación, estamos complementando lo que haga falta al nuevo sistema informático, al cual le cambiaremos nombre. Ya no será el Sicom. Hemos estructurado un nuevo sistema y se llamará Astrea. Estamos a unos días de poderlo implementar.

¿Qué opina de la percepción que existe de la independencia del MP, tomando en cuenta la cercanía con el expresidente Jimmy Morales y los elogios a su trabajo de parte del mandatario Alejandro Giammattei?

Nunca tuve cercanía con el expresidente. Mi expediente habla por sí solo. Son ustedes más que testigos, por ser medios de comunicación. Siempre punteé lo mejor en todas las comisiones de postulación. Es decir que los méritos son personales. Habla por sí mismo todo mi recorrido, es una cantidad fuerte de años en donde me he desenvuelto en una cantidad de instancias. Llegué hasta la alta Corte como magistrada suplente.

Se los digo con absoluta humildad, tengo los méritos suficientes para llegar a cualquier puesto. Con el actual presidente no tuve el gusto de conocerlo antes de que llegara a la Presidencia. A mí me lo trajo el vicepresidente a presentar. Que él reconozca mi trabajo es otra cosa, eso es un reconocimiento como cualquiera de nosotros podemos reconocer el trabajo de cualquiera. El señor presidente reconoce el trabajo del Ministerio Público, pero me menciona porque yo soy la titular.

¿Cómo piensan fortalecer la buena percepción hacia el trabajo del MP comparado con la aceptación que tenían las administraciones anteriores?

En principio manejo el aspecto real, las mediciones. Estamos comparando las gráficas de mediciones y nos han hecho mediciones a través del flujograma de justicia criminal, en donde en blanco nos dicen que en 10 años el Ministerio Público no había alcanzado la eficiencia y eficacia que alcanzó desde 2018. ¡Más claro no canta el gallo! ¿Qué quiere decir eso? Que en 10 años el MP no había alcanzado esta eficiencia.

La percepción es de los ojos que quieren ver de este color el horizonte, pero no es una realidad. Otra de las cosas que me pone en blanco y negro frente a la medición es que en 24 años el MP solo había alcanzado el 16% de cobertura. ¿Qué me pueden decir de la percepción? El que no quiera verlo que no lo vea. ¿A quién han encuestado para la percepción del MP? A las personas que siempre atacan, a ellos no los puedo convencer.

¿Piensa renovar su gestión?

Con absoluta honestidad me parece muy prematuro. Las preocupaciones que tenemos son bastantes y estoy enfocada en lograr el 20 por ciento de nuestro Plan Estrátegico, porque ya logramos el 80 por ciento, para poder decir: “deber cumplido”.


0