#GobiernoAExamen: Mal estado de la red vial, el lastre que marca al CIV

Cartera logra en 2021 mejorar la ejecución presupuestaria del año anterior, pero esto no se refleja en el estado de las carreteras.

Publicado el
Guardar Compartir
Dos ministros han pasado por el Ministerio de Comunicaciones durante la administración de Alejandro Giammattei. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Dos ministros han pasado por el Ministerio de Comunicaciones durante la administración de Alejandro Giammattei. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Ministerio de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda (CIV) cerró el año pasado con una ejecución presupuestaria del 90.53 por ciento, muy por encima de 69.59% que obtuvo en 2020, sin embargo, el mayor porcentaje de gasto no necesariamente se ha visto reflejado en un mejor estado de red vial o en la construcción de nuevos proyectos que hagan al país más competitivo y amigable para el tránsito.

Después de Salud y Educación, el CIV es el tercer ministerio que más recursos recibe y el que, por su naturaleza, tiene la particularidad que es de los pocos cuyo presupuesto está más inclinado a la inversión que al funcionamiento.

Entre 2020 y 2021, la cartera tuvo un presupuesto de Q7 mil 695 millones solo para la inversión, de los cuales ejecutó Q6 mil 158 millones. En este tiempo la cartera ha sido dirigida por dos ministros, el diputado oficialista Josué Edmundo Lemus —que tras dejar el puesto retomó su curul en el Congreso— y Javier Maldonado, quien era viceministro de Edificios Estatales y Obras Públicas.

Pero la gestión de Lemus y Maldonado recibió una nota promedio de 45 puntos por parte de los tanques de pensamientos que evaluaron para Prensa Libre los primeros dos años de Gobierno. Es el segundo ministerio peor evaluado, obtuvo una calificación muy por debajo del promedio de las 14 carteras —59.93—.

LEA TAMBIÉN:
#GobiernoAExamen: Mingob ha logrado mantener hacia la baja los homicidios, pese a rotación de ministros

El clamor por mejores carreteras es de transportistas y población en general. El año pasado fueron recurrentes las manifestaciones en Jutiapa de pobladores que reclaman la mejora de la ruta CA1 oriente o carretera a El Salvador.

Esta semana también hubo protestas y bloqueos en varios puntos de la CA1 occidente, ruta Interamericana, en Huehuetenango, por el mal estado de la mayoría de la ruta que conduce hasta La Mesilla, frontera con México.

También hay reiteradas quejas por el mal estado de esta ruta en el tramo que lleva de Tecpán, Chimaltenango, a Los Encuentros, Sololá, que comenzó a repararse hasta hace poco.

Asimismo, hubo muchas críticas por la fallida construcción del viaducto en San Lucas Sacatepéquez, obra que demandan la población y sectores económicos de Antigua Guatemala y del occidente de país, la cual se señala de mala planificación porque tuvo que ser suspendido cuando ya se habían iniciado los trabajos. Actualmente ya se construye, pero ya no en la ubicación original.

Y estos reclamos son solo por problemas en las rutas internacionales, que son las más importantes para el país.

 

Análisis

A criterio del Instituto de Análisis de Investigación de los Problemas Nacionales (Ipnusac), en los primeros dos años de la actual administración, el CIV se caracterizó por ser uno de los ministerios que “mayores problemas de transparencia presenta” y que mantiene a la red vial en “abandono”.

Además, señaló que aún no se ha reconstruido la infraestructura que resultó dañada a finales del 2020 por el paso de las tormentas ETA e Iota; y que, de manera general, “un buen porcentaje de los proyectos no presenta una pre inversión adecuada”.

Es una cartera “muy cuestionada por una deficiente gestión, y reducida transparencia en el manejo de los recursos. Los ciudadanos siguen padeciendo un Ministerio que está ausente en la solución”, de los problemas de infraestructura del país, concluye Ipnusac.

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de Fundesa, dijo que cuando el CIV estuvo bajo la dirección de Lemus su enfoque fue más en las rutas departamentales y caminos rurales, por ejemplo, se terminó la reparación de la ruta 7W que une a Quiché con las Verapaces, lo cual fue positivo.

Ahora, subraýo, con la llegada de Maldonado a la dirección del Ministerio se espera que se prioricen los 41 proyectos de infraestructura de la iniciativa Guatemala no se detiene, que incluye obras en las rutas que unen a Puerto Quetzal, Escuintla, con Puerto Santo Tomás de Castilla, en Izabal, y en las carretas que van a las fronteras con México y El Salvador.

Zapata destacó que el CIV, este año, comenzará a priorizar los primeros 16 proyectos de dicha iniciativa.

Respecto a la gerencia del Ministerio y la rendición de cuentas, consideró que los procesos han sido transparentes, pero lo que les afecta es la falta de un marco institucional que permita mayor eficiencia en la institución y una mejor planificación de los técnicos de la Dirección General de Caminos (DGC).

El director ejecutivo de Fundesa añadió que, para optimizar el actuar del CIV es preciso mejorar los procesos internos de gestión de estos equipos técnicos de la DGC. “Es preocupante porque hay mucha rotación dentro de ellos y no hay claridad de cómo focalizar los procesos en temas de gestión administrativa. Falta fortalecer las capacidades internas”, dijo.

Desde el 9 de enero, Prensa Libre hizo una solicitud de comentarios a la oficina de comunicación del CIV, pero hasta el cierre de esta nota no se había recibido respuesta.

 


0