Verificamos por usted: ¿El Estado no invirtió dinero en la construcción de hospitales temporales?

Giammattei aseguró que los hospitales para atender casos de covid-19 se construyeron únicamente con donaciones del sector privado, pero esto es falso. En total, el Estado ha invertido más de Q755 millones para este fin.

Publicado el
Guardar Compartir
Los hospitales temporales recibieron donaciones del sector privado, pero también el Estado invirtió en su implementación. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Verificado por
Los hospitales temporales recibieron donaciones del sector privado, pero también el Estado invirtió en su implementación. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En una declaración púbica, el presidente Alejandro Giammattei aseguró que el gobierno no gastó ni un centavo en la construcción y equipamiento de los cinco hospitales temporales de covid-19, ya que todo fue donado por el sector privado. Sin embargo, según reportes contables, la inversión del Estado para esta finalidad superó los Q700 millones.

Lo anterior evidencia que lo dicho por el mandatario es falso, puesto que cada hospital temporal fungió como un centro de costo y contaba con un presupuesto propio.

Si bien el sector privado realizó donaciones para el equipamiento de los centros asistenciales, a la fecha el gobierno no ha transparentado cuál fue la cantidad de los aportes hechos por empresas, dijo Zulma Calderón, defensora de la salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

Lea más
Estos son los perfiles cuestionados que ha contratado una dirección legislativa

“En vez de estar negando los aportes que el Estado asignó de su presupuesto, debiera haber esfuerzos considerables para rendir cuentas y transparentar cuánto fue lo que invirtió el sector privado en los hospitales”, dijo Calderón.

Calderón recuerda que varios hospitales, pese a las donaciones recibidas, tuvieron problemas en su funcionamiento porque el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) se retrasaba con la renta de las instalaciones y no pagaba la nómina del personal médico en tiempo. Lo anterior evidencia que las capacidades administrativas del MSPAS no respondieron con eficiencia a la crisis.

“No sé yo de alguna empresa haya dicho: yo voy a pagar salarios. Eso se pagó de presupuesto nacional. Es imposible montar servicio de salud sin que se cuente con recurso humano necesario.

 


¿De dónde salió la información?

El pasado 25 de mayo, durante el evento Invest in Guatemala, The Apparel and Textile Investment Summit, el presidente Alejandro Giammattei aseguró que en 2020, cuando se presentaron los primeros casos de covid-19, se reunió con el sector privado y les expuso los rezagos del sistema de salud pública. A partir de esa reunión, según el mandatario, empresas donaron equipo y construyeron hospitales para atender la pandemia, sin que el gobierno tuviera que erogar un centavo. “Senté al grupo de empresarios privados de Guatemala y les hice ver que teníamos 50 años de retraso en la salud pública, que no teníamos hospitales, que no teníamos respiradores, que no estábamos listos. Quiero decirles que el sector privado nos proporcionó los equipos, nos construyeron hospitales, no tuvimos que gastar ni un centavo”, afirmó el mandatario en su intervención.

¿Cuál es el  contexto?

El sector privado sí realizó aportes para la implementación de los hospitales temporales de covid-19, aunque el MSPAS no ha aclarado cuál fue el valor de todo lo donado. Un caso particular es el del Hospital de Santa Lucía Cotzumalguapa, en Escuintla, puesto que se construyó sobre un terreno que donó el Centro Guatemalteco de Investigación y Capacitación de la Caña de Azúcar, cuyas medidas son de 9 mil 987 metros cuadrados y su valor de Q2 millones 258 mil. La Asociación de Azucareros de Guatemala (Asazgua) dijo en un comunicado que donó equipo y mobiliario de Q7.64 millones, pero el MSPAS no transparentó cuánto se aportó de presupuesto público. Esto último fue una recomendación que realizó la Defensoría de la Salud de la Procuraduría de los Derechos. Pese a estos aportes, el MSPAS no atendió con eficiencia la crisis. Durante las olas de contagios, fue recurrente ver a pacientes tendidos en el piso a la espera de una cama, otros que esperaban por oxígeno y otros que murieron debido a la falta de atención. Se estima que el gasto de bolsillo en medicamentos en los hospitales temporales, con excepción del de Quetzaltenango y Santa Lucía, fue de Q3 mil a Q10 mil, según al PDH. Asimismo, hubo temporadas donde el personal médico pasó entre dos a tres meses con salarios pendientes. Esto ocurrió en todos los hospitales temporales.

Por esto sabemos que es
falso

Según reportes del Sistema Informático de Gestión (Siges), en los últimos tres años los cinco hospitales temporales de covid-19 contaron con presupuestos que van desde los Q34 millones hasta los Q386 millones. Durante los últimos tres años, los cinco hospitales han devengado Q755 millones 704 mil 642, de acuerdo con el Siges. Actualmente el hospital con más recursos es el del Parque de la Industria, con Q104 millones 67 mil 531. Le sigue el de Escuintla, con Q90 millones y el de Quetzaltenango, con Q78 millones. Al consultar a la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia (SCSP) sobre los argumentos de Giammattei, respondió que hubo donaciones del sector privado para el funcionamiento de los hospitales y reconocieron que se han requerido de otras inversiones para equiparlos y remozarlos. En virtud de lo anterior, se evidencia que la afirmación del mandatario careció de sustento. Karin Slowing, analista de salud pública, comenta que el presidente busca reforzar la premisa de que el sector privado es el único capaz de brindar servicios en el país, pero lo que hay de fondo es una incapacidad administrativa para responder con medidas correctas a crisis como la pandemia. Por su parte, la defensora de salud de la PDH comenta que la responsabilidad del buen funcionamiento de los servicios de salud es del Estado y esta no puede delegarse a ningún otro sector. “Hay que tener claridad que la responsabilidad de responder a la situación de la emergencia por la pandemia es del Estado y de nadie más. El hecho que se dieran donaciones para el funcionamiento de hospitales es un plus y se debería rendir cuentas de ello. En nuestros informes recomendamos que se aclarara qué era donación y qué era comprado con el presupuesto del Estado”, dijo Calderón.

0