22 voces que forman la identidad de La Antigua Guatemala

Un recorrido por las experiencias cotidianas de las personas que dan forma e identidad a la Antigua Guatemala, a propósito de la fiesta patronal que se celebra el 25 de julio.

Publicado el
El rostro del día a día en Antigua Guatemala se compone de distintas miradas, perspectivas y oficios. (Fotos Prensa Libre: Autores de la nota y entrevistados)
El rostro del día a día en Antigua Guatemala se compone de distintas miradas, perspectivas y oficios. (Fotos Prensa Libre: Autores de la nota y entrevistados)

Para entender la importancia de Antigua Guatemala no bastan solo libros de historia o relatos. Para tener una mejor idea de lo que ha sido allí, en nuestra ciudad colonial por excelencia, es necesario recorrerla y vivirla.

Ubicada a 41 km de la capital, la comuna da la bienvenida a sus visitantes con relatos que pueden escuchar en cada cuadra, frente a cada vestigio colonial y sobre cualquiera de los miles de adoquines que han permanecido allí desde que fue establecida como la tercera capital de Guatemala.

Hoy, a más de 480 años de su fundación, los vecinos de Antigua Guatemala no se ponen de acuerdo en definir qué significa en verdad ser antigüeño. Hay quienes lo explican con una sola palabra, otros se explayan para definirlo y algunos no encuentran las palabras.

Sea cual fuere el intento por describir la experiencia de vida en la ciudad colonial, lo cierto es que no sería lo mismo sin sus vecinos, ni estos sin el contexto de la primera.

Es por eso que, en homenaje a dichas vivencias, y a propósito del 25 de julio, fecha en se celebra al patrón de la comunidad, Santiago Apóstol, les llevamos a conocer 22 de las voces que hacen vibrar y brillar a Antigua Guatemala.

Blanca Alquijay Molina, Vendedora de periódicos

Si hay alguien que ha logrado palpar la historia es Blanca Alquijay Molina, de 58 años. Desde niña aprendió el oficio de vender prensas por parte de su madre, y en la actualidad es una de las 25 personas que se dedican a esa labor en el casco urbano de Antigua Guatemala. Alquijay asegura que es un “orgullo” permitir a las personas conocer más de las noticias a diario, sobre todo en la ciudad colonial, un lugar que gusta por su paz y una amplia variedad de bibliotecas y museos.

Foto Prensa Libre: Alejandro Ortiz López

Mario Chiquitó, Custodio del Cerro de la Cruz

Quienes no han subido el Cerro de la Cruz no han ido a Antigua Guatemala. Así bromean varios vecinos de la ciudad colonial, entre ellos el ingeniero agrónomo y administrador del Cerro de la Cruz, Mario Chiquitó, quien desde hace décadas trabaja en la protección de áreas ecológicas.

Asegura que contar con este espacio ha sido vital para la comunidad del lugar, porque ofrece otra perspectiva del paisaje y permite que las personas estén en contacto con la naturaleza, a la vez de que pueden crear conciencia sobre la importancia en la conservación de los recursos del terreno.

Chiquitó cuenta que durante su labor en el Cerro de la Cruz se han efectuado proyectos de reforestación y cuidado del terreno con el apoyo de la municipalidad local. Mediante diferentes iniciativas se busca embellecer el parque y convertirlo en otro de los grandes sitios turísticos de Antigua Guatemala.

Foto Prensa Libre: Alejandro Ortiz López

Alfredo Cabrera, Pintor de fachadas

Para Alfredo Cabrera la pasión debe estar presente en todas nuestras labores. A diario, este vecino lo pone en práctica cada vez que toma una brocha y decide pintar con colores que embellecen las fachadas de los inmuebles en Antigua Guatemala.
Dice que las tonalidades significan mucho. Asegura sentirse impactado por el alba y los atardeceres y el colorido de la geografía que le rodea.

“Una vez un sacerdote dijo que Antigua Guatemala era como la antesala al cielo y yo creo que es cierto. Es un regalo vivir y trabajar aquí”, expresa, al agregar que es necesario que se cuiden los inmuebles de la ciudad colonial, para que tanto vecinos como visitantes puedan seguir disfrutando de ese paisaje.

Foto Prensa Libre: Alejandro Ortiz López

Carlos Benancio Pinto, Guía de turismo

Por más de 45 años Carlos Benancio Pinto se ha dedicado a mostrar el país a visitantes de distintas partes del mundo. Su labor como guía de turismo se desarrolla, en su mayoría, en Antigua Guatemala, donde nació hace 51 años.

Relata que trabajar en este municipio le ha permitido conocer más sobre el proceso histórico de su contexto y revalorizar muchas de las tradiciones y de las formas de interacción del lugar.

Estas nociones han llevado a que el guía de turismo sea crítico con la forma en que se aprecia Antigua. A su consideración, deben hacerse esfuerzos para regular el desorden que a veces surge por las fiestas y la vida nocturna en el casco central de la ciudad colonial.

Foto Prensa Libre: Alejandro Ortiz López

Ramiro efraín zamora, Trabajador de obra pública

Durante los últimos dos años Ramiro Efraín Zamora ha laborado en la Municipalidad de Antigua Guatemala apoyando en el mantenimiento de varias obras; entre ellas, las del espacio público.  Zamora comparte que para él la experiencia ha sido gratificante puesto que su trabajo, así como el de sus compañeros, es clave para aportar al ornato y la prestancia de la ciudad que es Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Foto Prensa Libre: Alejandro Ortiz López

Gabriel Gómez, Artista plástico

Hace 16 años Gabriel Gómez empezó a dar las primeras pinceladas de una vida en el arte. Descubrió que tenía el don de imaginar escenas con pigmentos luego de ser invitado por un amigo suyo a una exposición en Antigua Guatemala. Después de tener un buen recibimiento, decidió encauzar su camino para recrear todo lo que veía, en particular la ciudad colonial.

Sus pinturas suelen acompañarle a diario y los turistas extranjeros son los principales interesados en comprarlas . Cuando se le pregunta qué piensa de la ciudad colonial, Gabriel responde que es una obra gigante. “Es maravillosa. También es una bendición poder pintarla. Desde donde me pare, veo arte”, manifiesta.

Foto Prensa Libre: Alejandro Ortiz López

Sergio Leonel Quintanilla Montúfar, Pregonero mayor

Uno de los personajes más conocidos en la vida cultural y artística de Antigua Guatemala es Sergio Leonel Quintanilla Montúfar. Sus actuaciones en el grupo de teatro Los Pregoneros —el cual fundó hace 40 años— le han valido un lugar en la difusión educativa de la ciudad colonial.

Mediante sus interpretaciones como pregonero —antiguo oficio mediante el cual se anunciaban eventos en las ciudades— ha buscado reforzar la idiosincracia y los valores que, según dice, se han perdido allí. En sus obras de teatro se abordan pasajes históricos de la construcción social del país desde sus inicios en esa ciudad. Refiere que uno de sus deseos es construir más conocimiento e inspirar a que las personas a que conozcan sobre su historia.

Foto Prensa Libre: Cortesía Sergio Leonel Quintanilla Montúfar

Guillermo España, Bombero Voluntario

Ser bombero es una vocación, así lo afirma Guillermo España, quien desde los 11 años inició su carrera en una brigada infantil en Antigua Guatemala. “En el 2012, me gradué de bombero de tercera clase, y cinco años después entré en la Junta Directiva como secretario. Ahora fui reelecto como jefe de la Octava Compañía de Bomberos Voluntarios”, relata.

Lo que los caracteriza como cuerpo de bomberos de Antigua Guatemala es la cantidad de personal y unidades que tienen para atender emergencias en lugares aledaños como Escuintla, Chimaltenango, Amatitlán y la capital. Cuentan con aproximadamente 68 bomberos, divididos en la estación de Antigua y la de Ciudad Vieja.

“Lo que más me gusta de acá es que las personas protegen su patrimonio, velan por su seguridad y tranquilidad. Además, son muy agradecidas”, afirma. Para el joven de 28 años es importante resaltar que Antigua no es solo el casco urbano, sino las aldeas aledañas, ahí es en donde está su gente.

Foto Prensa Libre: Andrea Jumique

Ernesto Monroy, Mesero

El buen servicio al cliente es una de las características que realzan en la ciudad colonial. Para el joven, es su trabajo desde hace cinco años, con el que ha conocido a personas de diferentes partes del mundo y que han dejado en él un aprendizaje. Originario de Antigua, para el joven esa ciudad significa la oportunidad de tener a su familia y a su trabajo en un lugar muy noble y alegre.

Foto Prensa Libre: Cortesía Ernesto Monroy

Guillermo Sicán, Ebanista

La elección de a qué dedicarse en la vida no es sencilla. Este fue el caso de Guillermo Sicán, quien comenzó ayudando a su padre con trabajos de albañilería, pero no le gustó por el daño que causa la cal en las manos.

Entonces, decidió probar con la carpintería, y comenzó en una fábrica de ataúdes. “Yo quería algo más diverso, en donde pudiera crear diferentes cosas, por lo que renuncié y conseguí trabajo en una carpintería en Antigua. Me encantó. Estuve 25 años y aprendí a hacer todo tipo de muebles y a conocer los materiales”, relata.

Sicán, de 72 años, ha dedicado más de cinco décadas de su vida a la elaboración de muebles, y hoy le sigue sorprendiendo las características de la madera. Lo que más se trabaja acá es cedro y caoba, que son más resistentes”, afirma.

Actualmente se dedica a la restauración de muebles en Casa Popenoe.

Foto Prensa Libre: Andrea Jumique

Luis Castillo, Director Del Museo De Arte Colonial

Originario de la capital, ha estado al frente del resguardo, conservación y divulgación del arte colonial desde hace tres años. Para él es un orgullo ser guardián del patrimonio de los guatemaltecos, ya que “Antigua es una ciudad mística que irradia cultura a toda la región”. Su objetivo es que más personas se interesen por el arte del país.

Foto Prensa Libre: Cortesía Luis Castillo

Pablo Enrique España, Artesano

El barro es el material que le permite al joven de 32 años continuar con el legado de su padre, Cruz Enrique España. Él elabora diversos tipos de aves y reafirma que todos “llevamos un artista adentro, solo hay que dejarlo salir”. Ser originario de San Felipe de Jesús representa ser parte del grupo de artesanos que da vida y enaltece a las tradiciones y color de Antigua Guatemala, así como la herencia familiar.

Foto Prensa Libre: Andrea Jumique

Pedro Rafael Petzera, Barista

El café de Antigua es conocido por su versatilidad, pero al joven de 24 años lo que más le impresiona es cómo puede generar trabajo en muchas personas, desde quienes lo siembran, lo cosechan, lo transportan y lo preparan.

Esto lo motivó a conocer más de este mundo desde hace seis años. Para Pedro Rafael, ser barista en Antigua Guatemala es conocer el mundo a través de las personas y del café.

Foto Prensa Libre: Cortesía: Rafael Petzera

Saúl López Siquibache, Músico

El misticismo es lo que hace que las tradiciones de Cuaresma y Semana Santa en Antigua Guatemala sean únicas, según el joven de 35 años director de bandas de procesión. Ha participado en cortejos procesionales de Jocotenango, Escuela de Cristo y Jesús de San Felipe. “El reto es transformar las marchas fúnebres no solo es una interpretación, sino que el devoto disfrute la calidad interpretativa de las mismas”, afirma.

Foto Prensa Libre: Cortesía Saúl López

Gerardo Leech, Fundador de la Casa del Jade

Es el fundador y presidente honorario de la Casa del Jade, la cual fundo el 9 de julio de 1977, la empresa se destaca por los diseños que ha trabajado con un material ancestral, que ha servido para mostrar comercialmente la industria de la joyería guatemalteca. Gerardo Leech, nació en Chicago, Estados Unidos, pero desde que llego a Guatemala, su pasión por hacer crecer su negocio de joyería lo motivo a innovar en sus creaciones. Es una de las personas más reconocidas en Antigua Guatemala por su trayectoria y forma de ser.

Foto Prensa Libre: Marysabel Aldana

Fray Carlos Martínez, Fraile de las Obras Sociales del Santo Hermano Pedro

Es Fraile franciscano de las Obras Sociales del Santo Hermano Pedro, encargado del área de salud de la institución, ha trabajado en el Hogar Virgen del Socorro. Las obras sociales es una institución sin fines de lucro, que ayuda a los guatemaltecos en consultas médicas, tratamientos y cirugías. Fray Carlos Martínez, es salvadoreño y con su carisma se ha ganado el corazón de los pacientes, quien buscan una ayuda médica en las obras.

Foto Prensa Libre: Cortesía Obras Sociales del Santo Hermano Pedro

Marco Antonio López López, Vendedor de helados

Con 28 años de vivir en Antigua Guatemala, Marco, ha desarrollado el gusto de vender helados artesanales, él compra los ingredientes y los vende en el parque central. El oficio lo comenzó hace cinco años, cuando en medio de una necesidad económica, decidió emprender su negocio, actualmente se dedica a vender uno de los postres favoritos de los visitantes a la ciudad colonial. Con este negocio el lleva el sustento a su familia.

Foto Prensa Libre: Marysabel Aldana

Ruth Noemí, Vendedora de artesanías

Desde las 7 horas de cada día, Ruth Noemí, sale de su casa en San Antonio Aguascalientes, para la Antigua Guatemala, con el fin de vender sus artesanías a los visitantes, ella labora a partir de las 8 y culmina a las 17, para retornar a su vivienda.

Ella lleva más de 30 años de vender las artesanías que hacen en su comunidad, para ganarse el pan diario. Hay días que es un poco más difícil vender por las condiciones climáticas, pero los días en los que mejor le va, son los martes y miércoles, porque hay más personas para ofrecer sus productos y que se los compren, a diferencia de fin de semana, en los que no le va tan bien por la cantidad de visitantes que hay, que aprovechan a pasear, pero no a comprar.

Foto Prensa Libre: Marysabel Aldana

Alfonso Puluc Pérez, Restaurador de ruinas

Una de las cosas que ha Alfonso le gusta de su trabajo es transportarse en la historia, con su trabajo de restaurador de ruinas, reconoce que tiene la responsabilidad de cuidar del patrimonio de Guatemala. Él tiene aproximadamente 10 años de dedicarse al cuidado de los inmuebles, además comparte su pasión por imitar los trazos que se utilizaban en la antigüedad. Es originario de Sacatepéquez y vive en Antigua Guatemala.

Foto Prensa Libre: Marysabel Aldana

Pedro Alejandro López, Herrero

Durante 17 años, Pedro López se ha encargado de moldear y realizar decoraciones en hierro, él aprendió el oficio imitándolo y con ello ha podido alimentar a su familia. Es originario de Antigua Guatemala y con su trabajo ha realizado decoraciones en diferentes lugares de Guatemala, donde se quiere apreciar la belleza de la ciudad colonial y copiar un poco su estilo.

Foto Prensa Libre: Marysabel Aldana

María de los Ángeles Cruz, Hotelera

Con 17 años de experiencia en el ámbito de hotelería, es reconocida por la amabilidad con la que recibe a los visitantes, además, ha logrado mantener dos de sus hoteles, pese a las dificultades que enfrento durante la pandemia. A los 9 años, llego a vivir a Antigua Guatemala, ahora es uno de sus lugares favoritos, para ella de las maravillas de la ciudad colonia, está la diversidad personas que se encuentran, desde artistas, pintores y personas reencontrando su camino.

Foto Prensa Libre: Cortesía María de los Ángeles Cruz

Fernando Martínez, Promotor artístico

Es promotor de cultura en Antigua Guatemala, se ha caracterizado por su entusiasmo en obras de teatro en la ciudad colonial, es fundador del Aguacatón, un espacio para presentar cine y espectáculos, que reúne más de 100 largometrajes. Además, ha sido el vinculo para que actores internacionales conozcan La Antigua Guatemala y fomentan la cultura del país.

Foto Prensa Libre: Marysabel Aldana