Datos censales deben orientar políticas

Editorial

También resulta interesante comparar las cifras finales del censo con las proyecciones que se tenían con base en la medición de 2002. Las estimaciones apuntaban a una cifra hipotética de 17.6 millones de habitantes, con lo cual la cantidad oficial anunciada es un millón 300 mil personas menor, lo cual se puede atribuir a la migración, sobre todo de guatemaltecos que se van indocumentados a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades. Así también es llamativo que el Registro Nacional de las Personas reportara a septiembre 20.2 millones de guatemaltecos registrados, aunque cabe recordar que este dato no diferencia a migrantes.

Importancia de datos censales

Opinión

Unas de las responsabilidades de los estados modernos es recolectar, organizar, conservar, analizar y conocer información específica sobre la población que tiene que gobernar. La demografía analiza cuantitativamente a la población y el instrumento principal para hacerlo es el Censo Nacional. Por medio del censo podemos conocer cuántos somos, qué tenemos y cuánto necesitamos. Guatemala no hacía un censo desde el 2002, que se realizó en una forma precipitada por motivos políticos, al buscar aumentar el número de diputados de cara a las próximas elecciones. Es por ello que casi nadie considera confiables esos datos. Debieron pasar 16 años para hacer  el censo.

Debe establecerse el tamaño de la burocracia

Opinión

A las puertas del Censo de Empleados Públicos del Organismo Ejecutivo, a cargo del Instituto Nacional de Estadística (INE) y la Oficina Nacional del Servicio Civil (Onsec), el Gobierno enfrenta un desafío para poner en marcha un ejercicio diagnóstico sobre la creciente cantidad y calidad de los trabajadores estatales, como informó Prensa Libre el lunes.

Censo de población: la calidad importa

Opinión

Un censo de población es la acción estadística de mayor envergadura que lleva a cabo un Estado. Implica un enorme despliegue de esfuerzos y de recursos financieros y humanos, por lo que hacerlo bien es imperativo. Normalmente, los ciudadanos nos percatamos del censo si el censista llegó —o no llegó— a nuestra casa. La mayoría desconoce que la calidad de los resultados depende de que haya detrás todo un proceso sistemático de aseguramiento de calidad que tiene que comenzar desde la planificación, continuar durante el levantamiento de la información y prolongarse al llamado “período postcensal”, donde se verifica, evalúa, rectifica y certifica toda la información y los procesos implementados.

Censo y demografía, cuestión antropológica

Opinión

En el proceso censual no solo existe la interrogante sobre la cantidad de guatemaltecos, sino  las características demográficas de la población: edad, sexo,  tipo de vivienda, lugares con mayor densidad, ocupación, nivel educativo y económico, entre otras, lo cual a su vez puede ser la base para  la  planificación de políticas nacionales, ya  que en la actualidad los datos con que se trabajan son inexactos y antiguos.