Elecciones mudas, terrestres y espurias

Opinión

Elecciones mudas, porque el 95 por ciento del tiempo, ¡oh democracia! los candidatos no pueden aparecer en ningún programa de radio, televisión, foro, debate, documental, video, etc, abordando temas que le incumben al demos —pueblo— porque al tenor de los vacíos de la actual revisada, modificada y desordenada Ley Electoral y de Partidos Políticos pueden ser descalificados por “campaña adelantada”.  En su afán de evitar los excesos de los candidatos del pasado, las autoridades electorales botaron al bebé con todo y el agua, dejando un vacío peligroso, agazapado detrás de la “mentecilla” discrecional.

Congreso allana el camino a impunidad

Opinión

Así como el marero cree que en cada acto de extorsión se sale con la suya o el gatillero considera haber tenido su mejor día cuando asalta a un guatemalteco, así también los diputados, de la peor legislatura de nuestra historia, creen haber obtenido un triunfo con la aprobación de una amnistía a quienes recibieron recursos mediante un procedimiento ilícito para financiar sus campañas electorales.

El Congreso sube la incertidumbre

Opinión

La desesperación, ante el inexorable avance de la justicia y del proceso electoral 2019, provoca zozobra en el sector oficial, desde donde se multiplican los esfuerzos por consolidar alianzas para edificar un muro de impunidad, aunque esto implique violentar la legalidad. De seguir adelante, sin mayor obstáculo, esto le saldrá caro a todos: políticos, empresarios, académicos, así como espectadores indiferentes.

Partidos en la mira por financiamiento electoral ilícito

Opinión

El financiamiento electoral ilícito le está pasando la factura a la partidocracia nacional. Por ese delito ya desaparecieron el Partido Patriota (PP) y Libertad Democrática Renovada (Líder). En espera se encuentra el oficialista Frente de Convergencia Nacional (FCN) y Encuentro por Guatemala (EG). Falta ver qué sucederá con la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), de cuya solicitud de cancelación ya no se tuvo conocimiento, pese a la denuncia contra su ex secretario general, Orlando Blanco, por ese delito en la campaña electoral del 2015. Pero es obvio que no solo sobre esos partidos existen dudas acerca de la forma en que han recibido fondos para cubrir sus campañas. La falta de un control efectivo por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE) permitió en el pasado que el dinero fluyera en grandes cantidades y que a la postre incidiera en el pago de favores cuando los candidatos accedían al poder.

Se tambalea la partidocracia

Opinión

Si faltaba alguna pieza para trastornar aún más el panorama político preelectoral, el anuncio de la fiscal general, Consuelo Porras, de tramitar ante el Tribunal Supremo Electoral la cancelación del partido Encuentro por Guatemala (EG) hace precisamente eso: ampliar la incertidumbre sobre las próximas elecciones generales, luego de que dicha agrupación fuera denunciada por financiamiento electoral ilícito.

Se debe transparentar financiamiento electoral

Opinión

Nadie con dos dedos de frente debería oponerse al fortalecimiento de las instituciones y menos a aquellas llamadas a jugar un papel fundamental en el robustecimiento de la democracia, aunque la politiquería, la corrupción y el flujo de recursos oscuros hayan desvirtuado esa esencia.

Se debe investigar a todos los partidos

Opinión

Si se acepta como válida la idea de ser la política guatemalteca una verdadera cloaca de acciones inmorales e ilegales, y además se ve al Ministerio Público como la institución estatal cuyo fin es investigar todos los casos, se deben apoyar las acciones para investigar el financiamiento ilícito, pero al mismo tiempo exigir una tarea similar en la totalidad de los partidos. En realidad, no se escapa ninguno porque fueron fundados y funcionaron o funcionan dentro de la lógica de la impunidad o, al menos, de la ignorancia de las leyes respectivas. Los principales focos de interés del MP, con la ayuda de la Cicig, deben ser aquellos convertidos en partidos oficiales, o contendientes llegados a segunda vuelta electoral, así como a los dirigentes, fundadores, caudillos, pero también a quienes otorgaron los fondos.