DE LA SOMBRA a la luz

El miedo, la opresión, la muerte, pero también el consuelo y la esperanza están presentes en la danza Extractos de Sahumerio, que se presentó la noche del jueves recién pasado, en la Galería the 9.99, zona 1 de la capital.

"En tanto   vivimos con el alma rota, aquí nos acechan y nos espían",  se lee en esta obra de  Ruiz.
"En tanto vivimos con el alma rota, aquí nos acechan y nos espían", se lee en esta obra de Ruiz.

Esta puesta en escena es el complemento de la exposición 30 años de silencio, de la artista visual Isabel Ruiz, que se exhibe desde abril hasta el 30 del presente mes, en el mencionado centro artístico.

La danza está inspirada en la obra pictórica de Ruiz, de los años 1986-88, y presentada por primera vez por el Taller Coreográfico Contemporáneo, con el título Sahumerios, en el Teatro Hugo Carrillo del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, en aquellos años cuando la violencia política golpeaba fuerte al país.

No callar

“El título de la exposición no alude al silencio de Ruiz, artista que ha dedicado su carrera profesional a expresar su descontento por la situación política, social y cultural del país”, expresa José López, director de la Galería the 9.99.

Por el contrario, las siete acuarelas que cuelgan de las paredes de la galería son una fuerte protesta al terror político de pasadas décadas y al conflicto armado interno que desangró durante 30 años al país. Ruiz refuerza ese mensaje con versos del poeta Francisco Morales Santos. Piezas de carbón colocadas al pie de las obras simbolizan las aldeas arrasadas por el Ejército de Guatemala.

En escena

Iluminados solo con una luz cenital y con fondo de la obra musical Comala, del mexicano Jorge Reyes, los actores Tonibelle Che, Víctor Ellington, Benjamín Arévalo y Josué Castro despertaron sentimientos y emociones entre los espectadores. “Al principio tiemblan, como símbolo de una sociedad con miedo que se derrumba, que cae, pero que no se deja hundir, que trata de levantarse, de crecer, ayudándose unos a otros”, explica Lucrecia Gómez, directora de la obra.

Las escenas siguientes representan a torturados y asesinados que desaparecieron envueltos en costales, y a una madre que contradictoriamente da a luz no a un niño con vida, sino calaveras y muerte. Esta es la coreografía original creada por Carlos Andrade, quien asistió a la presentación de la danza el 23 de abril último, fecha en la que Isabel Ruiz cumplió 70 años de vida.

Esperanza

“Aunque la obra fue escrita hace casi 30 años, el tema sigue vigente”, dice Tonibelle Che. “Es contar un poco de la historia de Guatemala, de cómo hemos transitado por épocas de horror y de oscuridad, opresión y violencia”, agrega.

La obra no acaba ahí. Gómez, quien actuó en la obra en 1988, señala que ese año la puesta en escena culminó con calaveras esparcidas en el suelo. “En ese tiempo los huesos de los asesinados estaban bajo tierra; hoy se levantan por medio de las exhumaciones efectuadas en diferentes pueblos. Sahumerio significa dar aroma a algo para purificar, limpiar, sanar, es hora de sacudir la casa de todo lo malo que nos persigue”, refiere.