Rápidos y furiosos

“No importa si solo sabe timonear, aquí le damos el certificado de que sabe manejar. La diligencia le cuesta Q1mil 200”, indica el Oso, quien busca clientes en la 14 calle y 6a. avenida de la zona 1, a unos 30 metros del Ministerio de Gobernación (Mingob), en la Ciudad de Guatemala.

Archivado en:

Accidentestránsito

En este lugar operan una serie de oficinas de trámites que ofrecen esta clase de servicios, pero las hay en todo el país.

Quienes acuden a estos locales requieren, entre otras cosas, la certificación de conducir, necesaria para obtener la primera licencia, la cual es emitida por el Departamento de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC).

Para recibir este documento lo único que se requiere es pasar un examen —teórico y práctico— de conducción, pero en Guatemala, a diferencia de otros países, si se tiene dinero, cualquier persona, independientemente de sus habilidades al manejar, obtiene el certificado.

“El trámite en Maycom es personal, por la foto, la huella digital, el DPI y los datos personales”, explica el Oso.

Esta manera tan sencilla e ilegal de obtener la primera licencia puede ser la causa de que en Guatemala se registre un alto número de accidentes viales.

“Ocupamos el cuarto lugar en percances de tránsito en Latinoamérica, y cada 90 segundos, en promedio, se infringe la ley por exceso de velocidad”, aseguró Édgar Méndez Morales, director del Departamento de Tránsito en una entrevista a Prensa Libre (marzo 2014).

Hay muchas escuelas de manejo autorizadas, así que quien no sabe conducir puede inscribirse en una de estas y no incurrir en una ilegalidad. Estas cobran alrededor de Q700, afirma Gustavo Pardo, comunicador del Departamento de Tránsito.

Negligencia

A principios del 2014, una conductora en estado de ebriedad atropelló y le causó la muerte al mago Jorge García Murga, lo cual fue el punto de partida para que su familia fundara el movimiento Acción Mago Murga, que pretende formar conciencia social sobre los accidentes.

Ligia García y García, su representante, considera que todo el sistema institucional y legal favorece la alta cifra de percances viales en el país. “El problema no es tanto la facilidad para obtener una licencia, sino lo imposible que resulta que se la puedan cancelar a un piloto infractor”, afirma García.

Explica que la única forma de retirar una licencia es por una orden de juez, sin embargo, si a la persona se le acusa de homicidio culposo, la pena es de cárcel y no le pueden imponer dos castigos.

La sanción por esta falta es de dos a cinco años, conmutables, y en el caso de lesiones culposas, la pena oscila de uno a tres años, conmutables.

Según García, estos erróneos procedimientos favorecen a que haya reincidencia. “El Ministerio Público no investiga casos como estos, ni en las primeras 48 horas, vitales; y en el Organismo Judicial la pena se suspende o se conmuta. Hay total desinterés y negligencia”, afirma.

Más exigentes

En Chile para obtener una licencia de conducir particular —autos, motos o motonetas— se requiere ser mayor de 18 años, con excepción 17, y haber concluido la educación básica. Además, los solicitantes se someten a un examen teórico y práctico y una prueba psicotécnica, indica el sitio de la Biblioteca del Congreso de dicho país.

En Estados Unidos, cada uno de sus estados tiene sus propios requisitos y procedimientos. En Florida, por ejemplo, los menores de 16 o 17 años solo pueden conducir en horarios estipulados.

Alta velocidad

El Departamento de Tránsito de la PNC asegura que tiene identificados los factores que provocan más accidentes de tránsito. El primero es el abuso de velocidad y le siguen el uso del teléfono celular, maquillarse y el consumo de alcohol.

De acuerdo con los monitoreos de esta entidad, la CA-1 Occidente es la ruta donde más suceden percances debido a la alta velocidad que desarrollan, específicamente, los autobuses extraurbanos.

Para esta Semana Santa organizaciones civiles como Acción Mago Murga, Embajadora Flor de María, organización que surgió a raíz de la muerte de la niña Flor de María Morales en un accidente de tránsito, y otras personas individuales reunidas en APASIT, en coordinación con el Departamento de Tránsito, pondrán en marcha la campaña “Yo quiero volver”, con el afán que la mayoría regrese a casa sin novedad.

Estadísticas
Según el Observatorio Nacional de Seguridad del Tránsito, estos fueron los números de los accidentes viales en el país en el 2014.

  • 5 mil 673 accidentes viales; mil 464  fallecieron y  7 mil 541 quedaron  lesionados.
  • Las cifras de percances tuvieron una leve alza en los últimos tres meses del 2014, incrementándose los viernes, sábado y domingo en horas de la noche.
  • 16 accidentes, en promedio, ocurrieron cada día. La media de muertes fue de  4  y 21 de  lesionados.
  • 41% de los hechos diarios fueron colisiones.
  • 7 mil 934 pilotos estuvieron involucrados en accidentes automovilísticos. El  94%, hombres de 18 a 25 años.
  • 1 millón de motocicletas circularon  en  el país (35.1%), automóviles (23.1%) y picops (19.6%).
  • 2.7 millones parque de automotores durante el  2014. El 46% circuló en el departamento de Guatemala.