Vodka con metanol, la bebida alcohólica adulterada que tomé en mis vacaciones y me dejó ciega

Después de pasar una noche de bar en bar junto a sus dos amigas en Zante, Grecia, Hannah Powell no paraba de vomitar. Se sentía exhausta. Era agosto de 2016.

Powell no se dio cuenta de que había perdido la vista sino hasta el día siguiente, cuando encendió la luz de la habitación de su hotel y aún así no conseguía ver nada.
Powell no se dio cuenta de que había perdido la vista sino hasta el día siguiente, cuando encendió la luz de la habitación de su hotel y aún así no conseguía ver nada.

Pero no se trató de una resaca común y corriente.

La joven de 23 años había bebido un vodka que, sin su conocimiento, había sido mezclado con metanol.

Esta sustancia hizo que sus riñones dejaran de funcionar y la dejó ciega.

Powell solo se dio cuenta de que algo estaba mal cuando se despertó en la habitación de su hotel creyendo que las luces estaban apagadas.

“Sugerí abrir las cortinas y mis amigas me dijeron que ya estaban abiertas, pero no me di cuenta de lo que estaba pasando”, le dice a la BBC.

“Pensé que estaban bromeando, así que me levanté y encendí la luz. Ahí fue cuando entré en pánico, cuando me di cuenta de que no podía ver nada”.

Confusión

Powell, oriunda de Middlesbrough, en el noreste de Inglaterra, fue trasladada a un hospital en la isla antes de que la transfiriesen a uno más grande en la Grecia continental.

Powell pasó tres semanas en un hospital de Grecia antes de regresar a Reino Unido (HANNAH POWELL)

Estaba tan confundida que, en su delirio, pensó que la habían secuestrado.

“No sabía por qué no podía ver. Pensé que tenía algo alrededor de los ojos o en mi cabeza. Recuerdo contestarle algo a mi papá en el teléfono”, relata.

“Él me decía que no me preocupara, que estaba viajando para aquí pero la línea se cortaba. Recuerdo que me escondí el teléfono bajo la axila porque pensaba que me lo iban a sacar”.

Envenenamiento

Las pruebas en el hospital confirmaron que Powell sufría envenenamiento por metanol.

En un bar, le habían servido vodka no regulado mezclado con esta sustancia tóxica.

Sus amigas -que habían bebido lo mismo que ella- sufrieron calambres estomacales y vómitos pero no efectos a largo plazo como ella.

Powell y sus dos amigas consumieron el mismo vodka (HANNAH POWELL)

“Aparentemente, las mafias lo preparan en los bosques y lo venden barato a los bares, que rellenan sus botellas con eso”, explica Powell.

“Entonces si tú eres un cliente, piensas que estás comprando un vodka Smirnoff legítimo, pero no es así. Lo ponen en las botellas de Smirnoff, botellas reales, por eso no tienes motivos para pensar que no es auténtico”, agrega.

“Eso hace que a los bares les dure más. Ellos no tienen que servirte lo normal, te pueden dar mucho menos por que es mucho más fuerte. Pero es muy peligroso”.

El regreso

Powell regresó a su casa unas semanas después y tuvo que acomodarse a su nueva situación.

Como sus riñones aún no funcionaban, tuvo que pasar 18 meses en diálisis hasta que su madre pudo donarle uno.

Con el tiempo, dejó de ver todo completamente negro y empezó a ver imágenes borrosas.

Powell recuerda que la intoxicación le provocó calambres estomacales y vómitos (HANNAH POWELL)

 

Ahora espera poder tener un perro guía para hacerse más independiente.

“Solía levantarme habiéndome olvidado que había perdido la vista”, le dice a la BBC.

“Me preparaba para salir y me daba cuenta de que no podía encontrar mi maquillaje, mi plancha para el pelo… abría la caja de sombras y veía solo una caja negra, cuando en realidad está llena de diferentes colores”, recuerda.

“Son esas pequeñas cosas…, como hacerse una taza de té. No podía encontrar nada, me tropezaba mucho con las escaleras. Estaba bien todo el día y luego me caía una vez en la escalera y eso ya me ponía mal”.

Responsabilidad

Han pasado casi tres años desde esas vacaciones, pero nadie se ha responsabilizado por lo que pasó.

Powell cree que todavía se sigue vendiendo este tipo de alcohol en lugares de vacaciones como Zante.

Powell dice que sus amigos y su familia han sido un gran apoyo en estos últimos tres años (HANNAH POWELL)

 

“Nadie quiera asumir responsabilidades, yo no esperaba que lo hicieran, pero creo que alguien debería hacerlo”, afirma.

“O el bar sabía que vendía alcohol adulterado o alguien lo preparaba. De cualquier manera, eso no tiene nada que ver conmigo y yo no lo hubiese tomado si hubiese sabido”.

Vida normal

Powell dice que desde que perdió la vista, está decidida a hacer una vida normal.

Va al gimnasio, al cine, de compras y celebra el cumpleaños de sus amigos como los demás.

La ONG RNIB la está ayudando a volver a trabajar.

“Mi hermana fue genial. Me ayudó un montón con el maquillaje. Me ayudó también a coordinar mi ropa según los colores, ya que yo no los puedo distinguir”, dice.

“Salgo con mis amigos, más que nada para ir tomar el té o al cine. Me gusta ir al cine, quedarme quieta y ver si puedo ver un poco más”,

“Y aunque no pueda ver, escuchando puedo entender lo que pasa en líneas generales”.

Mantenerse positiva

Powell cuenta que siempre tiene algo en lo que enfocarse para mantenerse positiva. Este año, planea irse a vivir sola.

Espera regresar a Zante algún día, ya que no puede recordar mucho del tiempo que pasó así y quiere ver si una visita le despierta la memoria.

Powell recibió un riñón de su madre, Christine (HANNAH POWELL)

“Lo último que quería es no animarme a hacer nada. Mi mamá se preocupa mucho si le digo que voy al gimnasio, Incluso ahora se pregunta cómo voy a ir o si puedo ver los autos que vienen”, dice.

“No puedo ver todos los autos que vienen, pero la alternativa es quedarme sentada en la casa. Soy joven y no quiero acostumbrarme a quedarme en la casa porque entonces no me animaría a salir”, asegura.

“Todavía me tropiezo y trastabillo, pero eso ya no me molesta”.

0