Artistas especiales brillan y cautivan en el escenario

Con las palabras Volar sin alas, para demostrar que es posible superar limitaciones físicas, artistas con capacidades diferentes celebraron los 20 años de actividades de la fundación Artes Muy Especiales Guatemala, con la gala musical Alas de Libertad, anoche, en la gran sala del Teatro Efraín Recinos, del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

Habilidad y destreza muestran en  gala musical artistas con  capacidades diferentes.
Habilidad y destreza muestran en gala musical artistas con capacidades diferentes.

En la gala participaron más de 70 artistas, de los cuales 40 tienen capacidades diferentes, como paraplejia, síndrome de Down, discapacidad auditiva o visual. Sus actuaciones llenaron de alegría, sentimiento y ternura el escenario, y recibieron repetidos aplausos.

“Celebramos la vida y el arte, pero sobre todo rendimos homenaje al talento y esfuerzo de estos artistas”, dijo Sonia Peter, directora de Artes Muy Especiales.

El espectáculo

La obra narró la historia de la mencionada fundación y el propósito de su creación y funcionamiento. El trabajo escénico estuvo dirigido por el teatrista Fran Lepe.

El telón se abrió para dejar ver a un grupo de bailarines, de los cuales la mitad bailaba con evidente energía en silla de ruedas. El cantante Álvaro Aguilar, interpretó su conocida canción Mujer, a dúo con Julio Galicia, cantante no vidente, mientras la acróbata aérea Alejandra Fiallo descendía desde el techo al escenario en un lienzo blanco.

Seguidamente, Noris Barrios interpretó su canción Si pudiera, mientras dos bailarinas se movían en el escenario. Las potentes voces de los cantantes no videntes Edwin Solís y Rolando Morales interpretaron la canción La gloria eres tú. Momento emotivo se vivió cuando Napoleón Robleto cantó Vivir el amor, al mismo tiempo que Rita Benítez, bailarina con síndrome de Down, y Alejandra García, con discapacidad auditiva, realizaban suaves movimientos de ballet. Después la alegría se desbordó con la presentación del grupo de bailarinas de flamenco con discapacidad auditiva y la música de Los Miseria Cumbia Band.

Actuaron, además, como invitados José Castillo, Juan Fernando Estrada, Cecy Alburez, Compañía I Dance, Estudio Gitano, Elda Vásquez y Gaby Moreno, con una grabación.

Ejemplo de vida

Víctor Enrique Álvarez, de 32 años, es integrante del grupo de baile en silla de ruedas que se presentó anoche. Trabajaba como electricista y soldador, pero desde el 2009 no puede mover las piernas como consecuencia de una bala perdida que recibió en la cintura al quedar en medio de un tiroteo.

Álvarez, ahora en silla de ruedas, se desempeña como instructor de baile. “La discapacidad solo está en la mente; no se vale decir no puedo”, expresó.

“Yo hago acrobacias, bailo, juego basquetbol y me valgo en lo posible por mí mismo, no puedo seguir lamentando lo que pasó; un par de piernas no es toda en mi vida”, dice con evidente ánimo mientras limpia de su frente el sudor después de su actuación.

Artes muy especiales

Nació con el propósito de  desarrollar las aptitudes artísticas de personas con capacidades diferentes.

En Guatemala, fue fundada en 1994 por iniciativa del artista visual Walter Peter Koller, ya fallecido, y su esposa Sonya Brenner de Peter.

Afiliada a la organización Very Special Arts. con sede en  Washington, DC.

Imparte talleres de canto, guitarra, piano, percusión, danza creativa, baile en silla de ruedas, poesía, teatro, mimos, arte manual y pintura de pie y boca.

Dirigida a personas con  escasa oportunidad económica y social.