Chespirito: Cuál es la razón por la que todos los personajes del comediante mexicano comienzan con las letras “ch”

El legendario actor y guionista fue el creador de personajes como “El Chavo del 8”, “El Chapulín Colorado” y “El doctor Chapatín”.

Publicado el
A pesar del paso de los años, el legado de "Chespirito" se mantiene gracias a sus producciones de televisión. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
A pesar del paso de los años, el legado de "Chespirito" se mantiene gracias a sus producciones de televisión. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Roberto Gómez Bolaños es considerado como una de las personas más influyentes en la televisión mexicana.

Durante su carrera artística, “Chespirito” desarrolló varios personajes que se volvieron parte de la cultura popular, como “El Chavo del 8”.

Los fanáticos del trabajo de Roberto Gómez Bolaños siempre recordarán al “Chapulín Colorado”, superhéroe mexicano con vestimenta roja y amarilla, al “Doctor Chapatín”, simpático médico que siempre tenía una bolsa de papel en sus manos, y a “El Chavo del 8”, niño que vivía en una vecindad llena de problemas.

Curiosamente, todos los personajes creados por “Chespirito” tenían algo en común: iniciaban con las letras “ch”.

Este dato curioso sembró la duda en muchos de sus aficionados, y luego de muchos años se reveló la impresionante razón de esta situación.

Lea también: Chespirito: Florinda Meza dedica emotivas palabras hacia Roberto Gómez Bolaños a siete años de su muerte

Previo a saltar a la fama, “Chespirito” fue guionista de varias películas, como Angelitos del Trapecio, Vagabundo y Millonario, Fray Dólar y El dolor de pagar la renta.

El talento de Gómez Bolaños era indiscutible, ya que a lo largo de su carrera realizó por lo menos 30 guiones, sin contar los que creó para sus propios programas.

Su calidad en la escritura era tan grande que Agustín Delgado, reconocido cineasta mexicano, lo llegó a comparar con William Shakespeare.

Ante esto, varias personas convirtieron el apellido del dramaturgo inglés en diminutivo y comenzaron a llamar a Gómez Bolaños bajo el apodo de “Shakespirito”.

El reconocido comediante y guionista decidió seguir con esto y adaptó al castellano su nuevo sobrenombre, con el cual fue reconocido internacionalmente por más de 40 años, y lo convirtió en “Chespirito”.

Además: Vicente Fernández: quién será el heredero universal de los bienes del “Charro de Huentitán”

“Me lo puso entre un director y un productor de cine, que fueron los primeros que llevaron a la pantalla grande un argumento escrito por mí, les gustó mucho y me alabaron, me elogiaron, me dijeron que era yo un Shakespeare pequeño, pero yo lo castellanice más y así quedó el nombre”, confesó en su momento Roberto Gómez Bolaños.

Al poco tiempo, “Chespirito” comenzó a crear sus propios personajes, como El Chavo del 8, El Chapulín Colorado, El doctor Chapatín y El Chompiras.

“Chespirito” fue el creador de varios personajes emblemáticos de la televisión mexicana. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Inicialmente, las primeras letras de sus personajes fue coincidencia, aunque con el paso del tiempo el famoso comediante decidió que este sería su sello de identidad y que todos sus personajes comenzarían con “ch”.

De acuerdo a “Chespirito”, su éxito no se dio de la noche a la mañana, ya que fue un largo proceso en donde varias personas lo ayudaron.

Lea más: “Le diría que me enseñe a seguir sin él”: Prometida de Octavio Ocaña revela cómo se siente tras un mes de la muerte del actor

Sergio Peña, productor de televisión, fue la primera persona que apoyó a Gómez Bolaños y lo ayudó a iniciar su camino en la pantalla chica.

“Tengo un programa, se llama Sábados de la fortuna. Tengo dos espacios de diez minutos, te los doy para que hagas todo lo que quieras”, le dijo a “Chespirito”.

A partir de esa oportunidad, y debido al éxito que tuvo el espacio de “Chespirito” en dicho programa, los ejecutivos decidieron darle su propio show al comediante mexicano.

Actualmente, los programas de Roberto Gómez Bolaños han acumulado más de 300 millones de espectadores alrededor del mundo, convirtiéndose en una leyenda de la televisión latinoamericana.