Conozca detalles de “La Llorona”, la nueva película de Jayro Bustamante (sin spoilers)

El jueves 12 de marzo se estrenará “La Llorona”, la tercera película de Jayro Bustamante, en los cines del país. Acá le contamos algunas curiosidades del proceso de producción del filme.

María Mercedes Coroy es la protagonista de "La Llorona". (Foto Prensa Libre: .unifrance.org).
María Mercedes Coroy es la protagonista de "La Llorona". (Foto Prensa Libre: .unifrance.org).

A partir del jueves 12 de marzo estará en cines la tercera película del director Jayro Bustamante, La Llorona, con la que reinterpreta la leyenda de Guatemala y reflexiona acerca de las heridas que dejó el Conflicto Armado Interno.

De acuerdo con el cineasta Jayro Bustamante, con este filme, da por terminado su tríptico de filmes acerca de los insultos que causan discriminación en el país: “ser indígena, con Ixcanul; pertenecer a la comunidad LGBT, con Temblores y ser comunista con La Llorona”.

“Si Guatemala es un país al que no le agradan los derechos humanos, que preferimos renunciar a ellos para no compartirlos con otros, entonces acá puede pasar de todo. Si no hay derechos humanos permitimos corrupción, permitimos las barbaridades que hemos vivido años atrás. Así nació esta película, considerando que la madre tierra está cansada de llorar a sus desaparecidos”, comentó el productor en la presentación del filme a los medios de comunicación.

La Historia

La Llorona narra la historia de Alma, una mujer indígena que fue asesinada cuando veía cómo sus hijos eran ahogados durante un ataque militar a su pueblo. 30 años después, en Guatemala se lleva a cabo el juicio por crímenes de lesa humanidad y el general Enrique es enjuiciado, pero resulta absuelto tras declararse nula su sentencia. Luego, los fantasmas del pasado, por los hechos que cometió, lo atormentan, entre ellos Alma, quien se mezcla con el mundo de los vivos para buscar justicia por sus hijos y por el pueblo indígena.

En esta película, el cineasta mezcla varias historias. Para Bustamante abordar lo que sucedió durante el conflicto armado interno es importante para que la historia no se repita. Aunque ya hay audiovisuales que hablan al respecto, con este filme se tiene una oportunidad para retomarlo. “Como guatemaltecos, nuestro trabajo es tocar el tema, probar de diferentes formas, hasta que logremos evolucionar nuestra sociedad”, opinó.

La Producción

La producción estuvo a cargo de Jayro Bustamante y Gustavo Matheu, quien expresó que uno de los retos más grandes que tuvieron fue crear una estructura de producción que pudiera soportar el ritmo con el que se estaba haciendo el material y, luego, con la fuerza con la que se estaba moviendo en otros países. “La película se compuso de una forma muy rápida, por eso el año pasado se estrenaron las dos, Temblores y La Llorona”, acotó.

El cineasta guatemalteco Jayro Bustamante durante la presentación de “La Llorona” a los medios de comunicación. (Foto Prensa Libre: Andrea Jumique).

El 95 por ciento de la película fue grabada en una sola locación, que corresponde a la residencia del embajador de Francia en Guatemala, Jean-François. Además, Bustamante comentó que en esta ocasión contaron con actores de apoyo, no de extras, quienes estuvieron cada uno interpretando un personaje, que consiste en hijos de desaparecidos o de sobrevivientes.

“Otro reto fue trabajar con los actores de apoyo porque eran varios y había que saber manejarlos en un mismo espacio. Si bien es cierto que estábamos haciendo una película, no nos podíamos olvidar que estábamos en la casa del Embajador de Francia. Entonces, había que tener mucho cuidado y estrictos controles de seguridad. Pero todo fluyó bien, gracias a la pasión y tiempo que cada uno dio”, argumenta Matheu.

Elenco

La película contó con la actuación de María Telón y María Mercedes Coroy, quienes se dieron a conocer con la película Ixcanul. Coroy continuó su carrera de actriz realizando su primer filme en Hollywood Bel Canto junto a la actriz Julianne Moore en 2017. También está Juan Pablo Olyslager y Sabrina de la Hoz, quienes participaron en Temblores. Al elenco de La Llorona se unió Julio Diaz, quien interpreta al general Monteverde y Margarita Kénefic, actores de teatro.

Julio Diaz, Sabrina de la Hoz, María Mercedes Coroy, Jayro Bustamante y Margarita Kénefic -de izquierda a derecha-. (Foto Prensa Libre: Andrea Jumique).

Para Margarita Kénefic, La Llorona, además de ser una obra de arte, tiene una función importante en el proceso de reconciliación en el país. “Tenemos que abordar con valor, salud y fortaleza nuestro futuro y evitar que esos errores vuelvan a ocurrir”, dijo la actriz.

María Mercedes Coroy dijo que, para ella, el filme se basó en historias propias de su familia. “Cada uno de los temas que tocamos surgen de una familia. Yo recordé las historias que contaban los abuelos en tiempos de lluvia a la orilla de la fogata, siempre las guardé y las tenía, ahora me sirvieron para contar las cosas que ha vivido parte de mi familia”, dijo.

El elenco mencionó que, por medio de talleres actorales, tanto Jayro Bustamante como un actor mexicano los ayudaron a interpretar su personaje y a interiorizar sus sentimientos cuando no compartieron los mismos que su papel, así como a exteriorizar lo que se necesitaba para cada escena. De acuerdo con Sabrina de la Hoz, quien interpreta a Natalia, hija del general Monteverde, las emociones que les provocó la historia las tenían presentes desde antes de grabar, por lo que era importante ser sincero y poder expresar lo que verdaderamente sentían.

Margarita Kénefic interpreta a Carmen, la esposa del general Enrique. (Foto Prensa Libre: Andrea Jumique).

La actriz recuerda que para construir su personaje entrevistó a varias personas, ya que su papel se caracteriza por la incertidumbre de haber nacido en una familia que está en un lado de la historia -los militares- pero que sabe que existe el otro -la guerrilla- y cómo hacer que uno de los dos sea la verdad.

“Considero que, para todas las personas que están con la incertidumbre de cuál lado de la historia es la verdad, lo mejor es informarse. Saber la versión de ambos y lo que realmente pasó hace que tenga un criterio propio y con argumentos”, dijo.

Para Julio Diaz, quien da vida al general Enrique, y tiene una carrera como actor de teatro, uno de los principales retos que tuvo fue que en el cine el actor tiene que ser más equilibrado, más “tibio” con sus emociones. Ahora tuvo que ser discreto, con una actuación más reposada, en cambio en el teatro se muestran más los sentimientos.

“Mi personaje se caracteriza porque debe mantenerse muy neutral, no debe denunciarse. Debe mantener la línea de equilibrio, ese fue el reto, porque había estado acostumbrado al teatro”, comentó.

Julio Diaz da vida al general Enrique Monteverde, quien es atormentado por los fantasmas de su pasado. (Foto Prensa Libre: Andrea Jumique).

Banda sonora

La película cuenta con la canción La llorona de los cafetales, interpretada por Gaby Moreno, quien le hizo arreglos especiales a la letra para que reflejara la historia que narra la película. El equipo de producción de la canción fue Andrea Bravo en dirección musical, Javier Mazariegos en producción, Luis Martínez en composición, entre otros.

Bustamante comenta que desde el inicio de la producción tenía claro que quería usar la canción de la Llorona para cerrar la película, por lo que buscó alguna versión que no se basara solo en el despecho amoroso, pero no encontró. Sin embargo, Andrea Bravo, quien también forma parte de La Casa de Producción, tuvo la idea de crear una versión propia del filme, en la que se reescribiera la letra y la melodía, con instrumentos mesoamericanos y artistas guatemaltecos.

Según Bravo, desde que el director le comentó la idea que tenía con la canción “soñaba con la música y con cómo debía sonar cada instrumento, porque quería contar la historia de la película por medio de una melodía”, por lo que se animó a compartir la idea con Bustamante.

En la canción usaron instrumentos mesoamericanos, como la marimba, el tun y la chirimía. Los últimos dos son más rítmicos, por lo que son utilizados en los pueblos para manifestarse. “Esa característica era maravillosa para la película, porque ese ritmo que emiten se usó como manifestación del mensaje que se envía con la historia. El tun y la chirimía también suenan en alguna escena”, dijo Bravo.

La producción de la canción fue en una semana, ya que la película estaba bastante avanzada por lo que no podía esperar mucho tiempo el tema. Además, Gaby Moreno tenía pocos días disponibles debido a una gira musical en Estados Unidos. La letra, la artista la escribió en un día, aproximadamente. Se utilizó una estrofa de la canción original que es de Luis Martínez y un poema de Raúl Nájera.

“Todo coincidió muy bien y se nota en el resultado final. Cada instrumento está puntualmente bien colocado, en donde la chirimía le responde a la voz de Gaby Moreno. Solo con escuchar la canción ya se entiende la historia”, relató Bravo. El videoclip de La llorona de los cafetales se estrenó el pasado 17 de febrero y la protagonista es María Mercedes Coroy.

El sonido de la película estuvo a cargo de Eduardo Cáceres y la música fue supervisada por Herminio Gutiérrez. Bustamante comentó que en esta película confirmaron que el cine es audiovisual, y el valor auditivo es igual de importante que el valor de la imagen, por lo que con dedicación lograron recrear sonidos que apoyan la historia.

Además, esta ocasión es la primera vez que el cineasta trabaja todo el sonido de una de sus películas en la región, ya que, en las anteriores, terminó de arreglarlo en Francia. “Eso también nos enorgullece, demostrar el fortalecimiento que estamos teniendo como región cinematográfica”, expresó.

Vestuario

Los personajes se caracterizan también por su vestuario, el cual fue elegido cuidadosamente para que reforzaran la historia, por ejemplo, los trajes originarios de las personas indígenas que se observan en el juicio del general Monteverde, así como la vestimenta de la familia del militar, que los visualiza como una familia de clase alta.

Los elementos de vestuario de las mujeres indígenas fue estudiado y elegido por los directores y el departamento de arte. (Foto Prensa Libre: unifrance.org).

Bustamante explicó que, en el cine, cada elemento tiene un significado específico y que por medio de ellos se transmite información. “La semiótica es importante y como cineasta, lo peor que puede pasar es colocar un elemento que tiene un significado diferente al que se quiere transmitir. Por eso dedicamos tiempo para investigar y hacer pruebas de vestuario. Incluso, vestimos el agua que se ve en la película. El color que se proyecta no es el natural, tuvimos que trabajarla para poder dar un mensaje con ella”, relató

En la película hay elementos visuales que complementan las historia, que se relacionan al mundo acuático de la Llorona, que están asociados a las multitudes que lloran, pero que no son escuchadas o son ignoradas. En su conjunto, el filme envía un mensaje fuerte e importante para la mayoría de espectadores.