Dustin Hoffman es acusado de acoso sexual hacia una menor de edad

El actor Dustin Hoffman fue acusado este miércoles de cometer acoso sexual en 1985 contra de la escritora Anna Graham Hunter, que en ese entonces tenía 17 años de edad.

En 1985, el actor Dustin Hoffman acosó sexualmente a una mujer de 17 años de edad, según Anna Graham Hunter (Foto Prensa Libre: servicios).
En 1985, el actor Dustin Hoffman acosó sexualmente a una mujer de 17 años de edad, según Anna Graham Hunter (Foto Prensa Libre: servicios).

Durante la grabación de Death of a Salesman, una película para televisión, Graham Hunter era becaria dentro de la producción donde Hoffman la tocó y le habló inapropiadamente. 


“Una mañana fui a su camerino para preguntarle qué quería desayunar; él me miró y me sonrió, tomándose su tiempo”. Después dijo un comentario ofensivo sexualmente. “Su grupo se echó a reír. Sin palabras, me fui. Después fui al baño y lloré”, afirmó la escritora en una entrevista con The Hollywood Reporter.

Hunter detalló el supuesto maltrato que recibió por parte de Hoffman en un diario que envió a su hermana por entonces. La joven pasó cinco semanas junto al actor durante el rodaje de aquella cinta.

“Hoy, cuando acompañaba a Dustin a su limusina, me agarró los glúteos cuatro veces. Le reprendí cada vez, le golpeé fuerte y le dije que era un viejo verde”, escribió la mujer, quien asegura que recibió órdenes expresas por parte de los responsables de la película de aceptar el comportamiento de Hoffman.

En concreto, le dijeron que debía “sacrificar” algunos de sus valores por el bien del proyecto.

“Fue un depredador, yo era una niña y esto fue acoso sexual”, manifestó Hunter.

En un comunicado, Hoffman respondió a la denuncia de Hunter y lamentó el episodio.

“Tengo el mayor de los respetos por las mujeres y me siento horrible de que cualquier cosa que haya podido hacer la haya puesto en una situación incómoda. Lo lamento. No refleja quien soy”, indicó el doble ganador del Óscar por Kramer vs. Kramer y Rain Man.

Las alegaciones se divulgan en un momento convulso para la industria audiovisual estadounidense, que vive inmersa en una gran polémica tras el enorme escándalo que rodea a Harvey Weinstein, uno de los productores más poderosos de Hollywood.

Decenas de mujeres han acusado a Harvey de presuntos comportamientos sexuales abusivos y supuestas violaciones.