Harvey Weinstein: así van los casos abiertos en su contra 

Weinstein, descrito por muchas de las actrices de las películas que produjo como un depredador sexual, ha pasado en un año de ser el 'Dios' de Hollywood a estar a un paso de la cárcel, quien sabe si condenado a cadena perpetua.

Hollywood Harvey Weinstein está acusado de acoso y agresión sexual por casi 80 mujeres y se convirtió en el catalizador del movimiento #MeToo. (Foto Prensa Libre: AFP)
Hollywood Harvey Weinstein está acusado de acoso y agresión sexual por casi 80 mujeres y se convirtió en el catalizador del movimiento #MeToo. (Foto Prensa Libre: AFP)

Weinstein era uno de los hombres más poderosos en el mundo del cine norteamericano y como ejemplo de ello una cifra curiosa: es la segunda persona más nombrada en los discursos de los premiados en los Óscar (34 veces), solo superado por Steven Spielberg y empatado con Dios.


Mañana hará un año que The New York Times destapó las denuncias de abusos sexuales contra Weinstein, de 66 años, que acabó despedido de su productora, expulsado de la Academia del Cine, abandonado por su mujer y repudiado por sus colegas; una caída a los infiernos que tocó techo el pasado 25 de mayo, cuando el magnate se entregó en una comisaría de Manhattan.

Criado en Nueva York en el seno de una familia judía, ha vivido toda su carrera cinematográfica de la mano de su hermano Bob, con el que empezó organizar conciertos de rock alternativo cuando aún eran unos muchachos en los años 70.
Con ese dinero, fundaron su primera productora a la que llamaron Miramax en honor a sus padres -Miriam, una secretaria, y Max, un diamantista-, que fue ganando fama hasta que en 1993 la vendieron a Disney, aunque siguieron dirigiéndola.
Gracias a esa lluvia de dinero, Weinstein consiguió su primer “taquillazo”, “Pulp Fiction” de Quentin Tarantino, un amigo fiel que acabó reconociendo que pudo haber hecho más por pararle los pies ya que sabía “lo suficiente” acerca de sus fechorías.
En 2005 abandonó Miramax y fundó una nueva productora junto a su hermano, The Weinstein Company, en la que según los fiscales sometió a un trato “despiadado” a algunas de sus trabajadoras, a las que encargaba buscarle conquistas sexuales y amenazaba con usar sus contactos políticos si se atrevían a hablar.

Harvey Weinstein celebra con sus compañeros luego de haber ganado el Óscar a la Mejor Película, por la cinta Shakespeare in Love, en 1999.  (Foto Prensa Libre: AFP)

Weinstein, que era un importante donante demócrata, lo fiaba todo a sus conexiones, de hecho fue así como intentó parar la tormenta cuando la vio venir. Le escribió a importantes ejecutivos de Hollywood. “Si la industria me apoya, eso es todo lo que necesito”, les dijo.
Pero no lo hicieron. A Weinstein lo abandonaron todos, comenzando por su esposa y madre de dos de sus hijos, la diseñadora Georgina Chapman, que negó saber nada de los abusos de su marido y lamentó haber pecado de “ingenua”.
Su primera esposa, Eve Chilton, a la que conoció en 1986 cuando trabajaba como ayudante para Miramax, pidió a un juez que garantizara la cuantiosa pensión de sus hijas al margen de los líos judiciales de su exmarido, que posee una fortuna de unos 240 millones de dólares, según el New York Post.
Lea también: Este año no se entregará el Nobel de Literatura por un escándalo de abusos sexuales
Weinstein enfrenta por ahora cargos por violación y abuso sexual, y en dos de los casos se contempla el castigo máximo de cadena perpetua, según la Fiscalía de Manhattan.
La institución, que le otorgó a Weinstein libertad provisional luego de pagar 10 millones de dólares, le imputó a finales de mayo tres cargos que abarcaban una violación y abusos contra dos mujeres, a lo que luego se sumó una tercera víctima.
Un gran jurado lo acusa de haber realizado un “acto criminal sexual en primer grado” al practicarle sexo oral forzado a una mujer en julio de 2006.
La actriz Asia Argento fue una de las primeras en alzar la voz en contra de Weinstein. (foto Prensa Libre: EFE)

También le suma dos cargos de “agresión sexual predatoria”, los más graves entre el total de seis que reúne hasta el momento y que están penados en EE.UU. con un mínimo de diez años de prisión y un máximo de cadena perpetua.
Entre sus víctimas está la actriz de origen español Paz de la Huerta, que denunció haber sido violada en 2010, y la aspirante a actriz Lucia Evans, que es quien aseguró haber sido obligada a practicarle sexo oral en 2004.
Varias estrellas que consiguieron zafarse de él aseguraron que sus carreras se vieron perjudicadas por no haber accedido a tener sexo con él.
Sin ir más lejos, la actriz Ashley Judd presentó una demanda contra el productor por haberle arruinado la carrera y es que, según relató, tras rechazarlo en los años 90, el productor movió hilos para vetarla de la popular saga “The Lord of the Rings”.
Hasta la fecha, unas 80 mujeres han alzado su voz contra Weinstein, algunas tras décadas de silencio, y su caso sirvió de mecha para el movimiento #MeToo, que ha ayudado a destapar otros casos de abusos en el mundo del cine, el periodismo o la política. 

Noticias relacionadas

>Este es el video que Harvey Weinstein no quiere que vea  
 
>Esta página Web le dirá en qué películas ha participado alguien con señalamientos de abusos sexuales

>Salma Hayek: la actriz que reveló las amenazas que le hizo Harvey Weinstein