“Me interesa inspirar a Guatemala”: Bruno Campo habla de su éxito como director de orquesta en Europa

Bruno Campo es un director de orquesta guatemalteco que reside en Europa desde el 2012 y el 8 de marzo último recibió un prestigioso premio en Albania.

Publicado el
Bruno Campo es un director de orquesta guatemalteco que se abre paso por la escena de la música académica europea. (Foto Prensa Libre: Cortesía Bruno Campo)
Bruno Campo es un director de orquesta guatemalteco que se abre paso por la escena de la música académica europea. (Foto Prensa Libre: Cortesía Bruno Campo)

Campo fue honrado con el “Orchestra Award” en la competencia internacional de dirección de la Orquesta de la Radio y Televisión de Albania, en la que hubo alrededor de 300 aplicaciones y 75 jóvenes directores fueron los seleccionados para audicionar. De ellos, cuatro fueron los ganadores.

El premio que recibió el guatemalteco se otorga al director que los músicos de la orquesta eligen. Según Campo el premio incluye varios conciertos en las próximas temporadas oficiales de la orquesta y nuevas oportunidades de expansión en la región europea.

“Es realmente un honor y una felicidad inmensa, escuchar a 70 u 80 músicos de una orquesta de tan alto nivel musical confirmando mi propuesta artística, emocionados comunicando que esa es la forma en la que quieren hacer música y trabajar.  No hay honor más grande que el reconocimiento de los mismos músicos”, comenta el guatemalteco.

“Para mí es el premio con mayor honor porque estamos en tiempos nuevos, en donde las formas de liderazgo están cambiando y el hecho que sean los músicos de la orquesta unánimemente quienes escogen a su cabeza artística representa para mí una confirmación inmensa de la filosofía artística, del análisis profundo de las obras, y de los estudios en que he trabajado duro para consolidar en los últimos años en Europa”, agrega Campo.

Campo comenta que es el primer guatemalteco en haber obtenido ese premio de la Orquesta de la Radio Albanesa, pero apunta que existen otros directores de nuestro país, a quien admira, que han sido honrados con importantes reconocimientos como Ricardo Del Carmen quien ganó el Premio “Dimitri Mitropolus” en Nueva York y el Maestro Igor Sarmientos quien obtuvo un premio similar en Sao Paulo.

El artista considera que su interés y la importancia de exponer los éxitos de los guatemaltecos es el de motivar a las personas, especialmente a los jóvenes, para que alcancen sus sueños. “Me interesa inspirar a Guatemala”, refiere el artista.

“Sé que no se cambia a Guatemala de fondo con un premio de director de orquesta internacional, pero los éxitos de un guatemalteco sirven para inspirar a muchos jóvenes a alcanzar sus sueños y volar alto. Considero que eso ayuda a mejorar Guatemala en el colectivo”, señala Campo.

Lea también: Esta es la orquesta que revaloriza ritmo de nuestras raíces

“Siento una satisfacción profunda de estar desarrollándome a estas alturas de la música clásica. Muchas veces me encuentro siendo el único latinoamericano en ciertos círculos”, señala Campo.

El 8 de marzo último Campo fue honrado en con el galardón “Orchestra Award”, cuyo ganador es elegido por los músicos de la Orquesta de la Radio y Televisión de Albania. (Foto Prensa Libre: Cortesía Bruno Campo)

Trayectoria

El guatemalteco comenta que desde los 14 años se definió su vida como director cuando la Fundación Música y Juventud liderada por Isabel Ciudad-Real, junto a un grupo de maestros venezolanos, le dieron la oportunidad de dirigir una pequeña parte del concierto de la recién funda “Orquesta Nacional Juvenil de Guatemala” que luego se convirtió en la orquesta “Jesús Castillo”, liderada por el Maestro Igor Sarmientos.

“En 2006 la Municipalidad de Guatemala me apoyó en la idea de fundar la Escuela Municipal de Música que alcanzó a unos 2 mil 500 jóvenes y niños hasta el 2012”, cuenta Campo, quien a mediados de ese año decidió profundizar su formación como director de orquesta y se mudó a Austria.

En ese país estudió en la Universidad de las Artes de Graz, bajo el legado del Maestro Nicolaus Harnoncourt y paralelamente recibió clases magistrales en Siena, Italia, con Gianluigi Gelmetti y Daniele Gatti; además se formó con David Zinman, conductor honorario de la Orquesta de la Tonhalle de Zurich, Suiza y recientemente en Budapest con el Maestro Peter Eötvös, especialista en música contemporánea.

“Ha hecho un trabajo excepcional con la Orquesta. Bruno es un músico muy inteligente y talentoso que se muestra muy prometedor en su futura carrera como director de orquesta”, refirió Zinman .

En septiembre último obtuvo resultados positivos en la competencia “Svetlanov”, en Paris, con la Orquesta de la Radio France y en 2017 dirigió frente a la Reina de Dinamarca y el cuerpo diplomático Europeo durante  el concierto de inauguración de “Aarhus, capital Europea de la Cultura 2017”.

“A partir de eso mi carrera como director se ha expandido mucho en la región”, afirma el guatemalteco, quien actualmente reside en Múnich, Alemania.

“Campo es un joven y talentoso director de orquesta que muestra una gran promesa. Estaba bien preparado y su trabajo fue notable”, Daniele Gatti, ex director de orquesta de la Royal Concertgebouw Orchestra, de Ámsterdam.

Notas relacionadas

>Bruno Campo es uno de los artistas guatemaltecos que brilla en el extranjero

>Fuimos a la exposición de Tamayo y encontramos estas razones para visitarla

>Músicos quetzaltecos salen a escena en el Festival Internacional de Jazz Guatemala 2019