Muere Stephen Hawking a los 76 años

El reconocido físico británico Stephen Hawking falleció este martes a los 76 años en su casa de Cambridge, informó la familia en un comunicado.

Archivado en:

cienciaStephen Hawking
El físico británico Stephen Hawking en el estreno de la película "La teoría del todo" en Londres, Reino Unido, en 2014. (Foto Prensa Libre: EFE).
El físico británico Stephen Hawking en el estreno de la película "La teoría del todo" en Londres, Reino Unido, en 2014. (Foto Prensa Libre: EFE).

“Estamos profundamente entristecidos porque nuestro querido padre haya fallecido hoy”, declararon los hijos del profesor Hawking, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado. “Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años”, expresaron.

“Su coraje y persistencia, junto a su brillantez y su humor, inspiraron a personas de todo el mundo. Una vez dijo: 'No sería un gran universo si no fuera el hogar de la gente que amas', agregaron.

Hawking nació el 8 de enero de 1942 en Oxford, en Reino Unido, y se convirtió en una de las figuras más influyentes en el mundo de la ciencia por su papel, no solo como teórico y astrofísico, sino también como divulgador.

El prestigioso físico desafió las predicciones de los médicos, que apuntaban que solo viviría unos años después de que le diagnosticaran una forma atípica de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que ataca a las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios y que lo dejó en silla de ruedas. 

“Su valentía y persistencia con su brillantez y su humor inspiró a gente de todo el mundo”, expresó la familia. “Le extrañaremos siempre”. 
Lea también: La tesis doctoral de Stephen Hawking hace colapsar el sitio web de la Universidad de Cambridge
Hawking pasará a la historia, entre otros méritos, como creador de la teoría del “big bang”, término con el que se refirió al origen del espacio y el tiempo, pero también fue un estudioso de los agujeros negros que, según expuso, no son completamente negros ya que emiten radiación.

Su obra “Breve historia del tiempo”, de 1988, recoge buena parte de sus descubrimientos y teorías y ha tenido ventas superiores a los 25 millones de ejemplares.
Además: Diez frases memorales de Stephen Hawking

Hawking reconsideró su propia teoría sobre los agujeros negros en 2004 y expuso una nueva, que cuestiona que sean una especie de pozo sin fondo, como él mismo había mantenido.

En julio de 2015 presentó en la Royal Society de Londres un proyecto de búsqueda de vida extraterrestre.
El físico teórico, nacido en una familia de intelectuales de Oxford el 8 de enero de 1942, fue diagnosticado de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en 1963.

Sentado en una silla de ruedas, desde 2005 sólo podía comunicarse moviendo un músculo bajo su ojo con el que accionaba un sintetizador de voz. 
Le puede interesar: “Por el bien de la humanidad”: Stephen Hawking pide a las potencias mundiales que envíen astronautas a la Luna en esta década

“Una vida normal”

“Traté de llevar una vida lo más normal posible, y no pensar en mi enfermedad o lamentar las cosas que me impide hacer, que no son tantas”, escribió una vez el científico, que utilizaba una silla de ruedas “inteligente”.

Hawking, sin embargo, distaba mucho de ser normal.

En el interior de su cada vez más deteriorado cuerpo había una mente brillante, fascinada por la naturaleza del universo, cómo se formó y cómo podría terminar.
Lea también: La vida en imágenes del científico sin voz

“Mi objetivo es simple”, dijo en una ocasión. “Es entender completamente el universo, porqué es como es y porqué existe simplemente”.

Muchos de sus trabajos se centraron en unir la relatividad (la naturaleza del espacio y del tiempo) y la teoría cuántica (la física de lo más pequeño) para explicar la creación y el funcionamiento del cosmos.

Otras notas de Stephen Hawking

> Stephen Hawking: “No podremos vivir otros mil años sin escapar de la Tierra”

> Científicos lanzan el mayor programa de búsqueda de vida extraterrestre

> Stephen Hawking anuncia un plan para enviar sondas espaciales a las estrellas