Fobia social ¿A qué se debe?

La mayoría de la gente siente temor e inseguridad al hablar en público.

Los síntomas frecuentes son manos temblorosas, latidos rápidos del corazón o una sensación de mariposas en el estómago.

Esta clase de ansiedad es temporal y una vez que se resuelve la situación, se recupera la tranquilidad.

Sin embargo, cuando los síntomas son tan severos que trastornan las relaciones interpersonales y la vida diaria hasta el punto de que la persona se siente enferma y preocupada, es probable que sufra de fobia social.

Este padecimiento consiste en un persistente temor a las situaciones sociales o a desempeñarse en ellas. La fobia social es bastante frecuente; se sabe que representa el tercer trastorno psiquiátrico más común en América, y la buena noticia es que existe tratamiento.

Según los especialistas, aunque la recuperación no ocurre de la noche a la mañana, con el tratamiento correcto los pacientes pueden mejorar. Por eso, es importante afrontar el problema y buscar la orientación necesaria con un profesional.