Conozca el universo literario de Juracán

La serie de libros Batz, impulsada por la editorial quetzalteca Lluvia de Ideas, pretende acercar a niños y niñas con valores culturales y medioambientales desde sus historias animadas.

La serie de libros  consiste en ficciones animadas que se inspiran de la cultura maya. (Foto Prensa Libre: Cortesía Lluvia de Ideas)
La serie de libros consiste en ficciones animadas que se inspiran de la cultura maya. (Foto Prensa Libre: Cortesía Lluvia de Ideas)

“La abuela Ixmukaneé usando varios tipos de grano, su arte y conocimiento creó a los hombres de maíz, pero antes tuvo que aprender muchas cosas, porque hasta los creadores y creadoras tienen que comprender el mundo antes de cambiarlo.”

Así empieza Las ocarinas de la abuela Ixmukaneé, uno de los cinco libros de la serie Batz, ahora disponible en Amazon, y la cual fue publicada por la editorial quetzalteca Lluvia de Ideas en octubre de este año.

La serie de relatos inspirados en la cosmovisión y cultura maya se desprende del denominado Universo de Juracán; una creación donde prevalece la protección medioambiental y de valores, así como coexisten héroes, heroínas y algunos personajes antagónicos.

Ixmukaneé, Q’uq’umatz, Ixkik’, Camazotz, y Juracán son algunos de los interpretes de este mundo literario pensado para niños y niñas de 5 a 8 años, y que fue ideado por la mente de Ernesto Pacheco.

Pacheco, quien lleva 18 años vinculado a la gestión cultural en Quetzaltenango, cuenta que con esta propuesta se abrió paso en el mundo de la literatura hace tan solo un par de años y que hasta 2020 se concretó, así como la editorial Lluvia de Ideas que dirige y en la que se publica el Universo de Juracán.

Ernesto explica que empezó el Universo de Juracán en 2018, luego de escribir un poema inspirado en el personaje que una amiga suya había creado.

Portada del primer libro de la serie Batz, lanzada por la editorial quetzalteca. (Foto Prensa Libre: Cortesía Lluvia de Ideas)

Aquellos versos se convirtieron en una historia donde aparecía Juracán -figura de la cosmovisión maya atribuida a los vientos fuertes- y que decantó en nuevos relatos que motivaron la creación de la editorial Lluvia de Ideas, misma que fue complementada con la Lotería de leyendas, iniciativa que Pacheco ya había trabajado.

Dos años después de la invención del Universo de Juracán, Ernesto comparte que la primera serie de libros pudo ser concretada durante los meses de pandemia, ya que el confinamiento sirvió “como excusa” para acelerar el proceso de creación de los relatos para niños y niñas.

De esa cuenta Lluvia de Ideas se estrena en el mundo de las editoriales con la primera serie de libros denominada Batz, y que es narrada de manera cronológica en los siguientes títulos:

  • El sueño de Juracán (2017)
  • Q’uq’umatz: El secreto del chocolate (2018)
  • Las ocarinas de la abuela Ixmukaneé (2020)
  • Ixkik’: La madriguera bajo el gran Yaxché (2020)
  • Camazotz: El reto de los guerreros Tucur (2020)

Trasfondo literario

Pacheco comparte que este nuevo universo surgió de su inspiración por la cosmovisión maya y la tradición oral de la que se desprenden muchas historias.

Aunque las historias son ficciones basadas en relatos como algunos incluidos en el Popol Wuj, Ernesto toma distancia de su narrativa, pues “no son suyos”. En su lugar, toma algunos elementos y los manifiesta en una propuesta contemporánea que se mezcla con temáticas de ciencia, arte y medio ambiente.

“Buscamos una serie de inspiración, pero retornando a las ideas de los pueblos originarios. Queremos llegar a chicos y chicas, imbuyéndolos de mucho contenido cultural propio de Mesoamérica”, agrega el autor.

En cuanto a las características de los personajes que aparecen en las historias destacan nombres inspirados de otras historias como Ixmukaneé, la iniciadora del universo y quien tiene el poder de creación.

Está Q’uq’umatz, que tiene conocimientos científicos, artísticos y tecnológicos; Juracán, una fuerza natural que se convierte en tormenta para llevar mensajes de la naturaleza, o Ixkik’, una chica que se enfrenta a personajes antagónicos.

Más allá de la inspiración cultural, el proyecto literario también responde a vivencias personales de su creador. Ernesto cuenta que algunas historias se basan en el rol que han tenido personas importantes para él como su abuela, a quien homenajeó en Las ocarinas de la abuela Ixmukaneé.

El diseño de los libros en la serie Batz se inspiran en la riqueza natural de Mesoamérica. (Foto Prensa Libre: Facebook Ernesto Calderón)

En el caso de las aventuras de Ixkik’, el autor se inspiró en su hija. “Este proyecto es muy cercano a mí como persona. Nunca había escrito de esta manera”, cuenta Pacheco.

El propósito de los cuentos en la serie Batz -y por consecuente en las venideras ediciones del Universo de Juracán- es didáctico. Dentro de los libros, que tienen 14 escenas ilustradas en 20 páginas, se busca acercar a los pequeños lectores con valores solidarios, ecológicos y de aprendizaje.

“El cuento es de las herramientas pedagógicas mas poderosas. Son una alternativa para colarse a  un mundo de nuevos actores donde, con pocos párrafos, se pueden obtener historias que pueden introducir a conceptos, valores y elementos que los formadores buscan”, establece Pacheco.

Uno de los aspectos que complementan el proyecto literario de Lluvia de Ideas es su diseño gráfico y animación, a cargo del estudio Discordia Hermanos, integrado por los jóvenes diseñadores Kenri Gómez, César y Ricardo Ixcot.

Para Kenri, quien fue el primero en acompañar el proceso creativo del Universo de Juracán, involucrarse en esta plataforma ha sido un crecimiento tanto personal como profesional.

El joven comparte: “Da mucha satisfacción ver cómo se plasman estos cuentos que aportan al acercamiento de niños con aspectos de la cosmovisión maya”.

Gómez enfatiza que además del aporte cultural y literario, la serie de libros es propicia para empezar a cambiar paradigmas como el racismo o el clasismo presentes en el país.

Planes a futuro

Este 2020 marcó la publicación de los primeros cinco micro-cuentos en la plataforma Amazon en su versión Kindle, donde se pueden adquirir internacionalmente desde el pasado 28 de octubre. “Quisimos probar cómo lo ven las personas fuera de Guatemala”, cuenta Pacheco.

Aunque los relatos se encuentran en versión digital, su autor comparte que pretenden buscar apoyo de instituciones para llevar el material a un formato físico. El próximo año se planifica entrar al mercado escolar.

Además de buscar una implementación tecnológica -como aplicaciones para medir la lectura y ampliar la realidad de las historias con sonido- los integrantes de la editorial publicarán una serie escrita por mujeres.

En cuanto a los planes que restan del año, para finales de noviembre se espera lanzar la serie Batz con una traducción a inglés y en un futuro al k’iche’.