Conozca 7 remedios caseros para alta presión arterial

La presión arterial alta es una afección peligrosa que puede causar problemas al corazón o demencia, entre otras. Con estos remedios caseros podrá controlar la hipertensión.

El ajo tiene propiedades antioxidantes y protectoras de los vasos sanguíneos que disminuye la presión arterial. (Foto Prensa Libre: Pam de Butler en Pixabay).
El ajo tiene propiedades antioxidantes y protectoras de los vasos sanguíneos que disminuye la presión arterial. (Foto Prensa Libre: Pam de Butler en Pixabay).

La presión arterial es la fuerza de la sangre al empujar contra las paredes de las arterias.  Cada vez que su corazón late, bombea sangre hacia las arterias. Por lo que al hablar de “presión arterial alta” significa que esta fuerza, con el transcurso del tiempo, es lo suficientemente alta para causar problemas de salud, como una enfermedad cardiaca, según Mayoclinic.

La presión arterial se puede elevar sin una causa previa conocida, por algunas enfermedades como las endocrinas y renales; también por el consumo de algunos fármacos o por el consumo de tabaco, abuso de alcohol, estrés, sobrepeso, entre otras.

El estilo de vida cumple una función importante en el control de la presión alta. Algunas recomendaciones son cuidar su peso corporal, hacer ejercicio, reducir el consumo de sodio, llevar una alimentación variada y balanceada, dejar de fumar, entre otros.

Sin embargo, también hay remedios caseros con los que podría controlar la presión arterial alta.

Agua de ajo

También puede optar por comer el diente de ajo en sus comidas. (Foto Prensa Libre: postchiangmai0 en Pixabay).

El ajo es un alimento que ayuda a disminuir la presión arterial, gracias a sus propiedades antioxidantes y protectoras de los vasos sanguíneos. Además, estimula la producción de óxido nítrico, que facilita la circulación de la sangre y disminuye la presión sobre el corazón.

Para prepararla, coloque un diente de ajo en un vaso con agua y déjelo reposar toda la noche. Luego, tómese esa agua en ayunas, a la mañana siguiente. El ajo puede consumirlo en alguna comida.

Té de alpiste

El alpiste es un alimento que posee propiedades vasodilatadoras, por lo que ayuda a disminuir la presión arterial.

Para prepararlo, coloque en una olla dos cucharadas de alpiste, una raja de canela y dos vasos de agua. Déjelos hervir por 5 minutos. Luego, permita que repose por 10 minutos y sírvalo. Puede tomar 2 tazas al día.

Té de hojas de perejil

Lo ideal es que las hojas de perejil sean frescas, para tener mejores resultados. (Foto Prensa Libre: Kai Reschke en Pixabay).

Las hojas, semillas y raíces del perejil son utilizadas para preparar varios remedios naturales, ya que la planta tiene alto contenido en calcio, vitamina C, magnesio, hierro, zinc, proteínas, entre otros. Por ello controla la hipertensión al ser diurético, mejora la digestión, combate la retención de líquidos, previene la anemia, entre otros.

Coloque tres cucharadas de perejil fresco en una taza y deje reposar durante 10 minutos. Cuele y beba máximo 3 durante el día. Esta bebida no es recomendable para mujeres embarazadas.

Té de Jamaica

El té de Jamaica o también conocido como agua o fresco de Jamaica tiene muchos beneficios para la salud. Entre ellos, hidrata al organismo, suprimiendo las toxinas por medio de la orina. También tiene alto contenido de vitamina C, purifica los riñones. Disminuye la presión arterial alta y reduce los niveles de colesterol.

Para prepararlo, necesita 2 gramos de flor (o lo que agarre en un puño) y una taza de agua hirviendo. Deje reposar por 10 minutos, cuélelo y beba una o dos veces por día. Lo recomendable es dejar un intervalo de 8 horas entre una taza y la otra.

Té de lavanda

La lavanda tiene propiedades relajantes, por lo que se usa también en aromaterapia. (Foto Prensa Libre: RitaE en Pixabay ).

Una taza de té de lavanda ofrece varios beneficios a la salud, como prevenir lo cólicos menstruales, ayuda a estimular el sueño, mejora los trastornos del estado de ánimo como ansiedad, depresión y fatiga. Además, ayuda a combatir las infecciones intestinales, la fiebre y la hipertensión.

En una taza de agua coloque ½ cucharada de flores de lavanda y déjelo reposar por 5 minutos.

Té de valeriana

Este es otro té relajante que ayuda a disminuir la presión alta. Estas raíces contienen propiedades calmantes que ayudan a mejorar la circulación sanguínea. Además, es comúnmente usada en personas que tienen ataques de ansiedad.

Coloque una raíz de valeriana en una taza de agua hirviendo. Deje reposar por máximo 10 minutos y cuele. Beba dos o tres tazas por día.

Jugo de arándano

Los arándanos también pueden comerse en el desayuno o como refacción. (Foto Prensa Libre: LC-click en Pixabay).

Los arándanos ayudan a disminuir la presión arterial, además tienen propiedades antioxidantes. Contienen importantes cantidades de potasio y magnesio, minerales que ayudan a regular los procesos antiinflamatorios. Con estos nutrientes reducen el riesgo de padecer hipertensión y ataques cardiacos.

En la licuadora coloque una taza de arándanos azules, medio vaso de agua y el jugo de un limón. Licúelo hasta tener una mezcla homogénea y tómese el jugo una o dos veces al día.