La alimentación de un cachorro recién nacido en el hogar

Cuando se recibe una camada en casa, hay que tomar en cuenta que en algunos casos las madres no darán de mamar a sus crías, por diferentes razones; por ello, vale la pena conocer ciertos consejos para evitar problemas en los cachorros.

Los perros recién nacidos pueden alimentarse con productos especiales. <br _mce_bogus="1"/>
Los perros recién nacidos pueden alimentarse con productos especiales.

Recibir una camada de cachorros no tiene por qué ser una tarea complicada, pero sí ciertas precauciones, sobre todo en la alimentación, ya que en algunos casos, la madre no le brindará el alimento necesario.

Cuando esto sucede, se pueden utilizar productos para dar alimento a los nuevos cachorros. Uno de los principales errores es darles leche de vaca, ya que esta no es adecuada para perros pequeños, porque tiene demasiada lactosa y no cuenta con los nutrientes de la leche materna.

Se debe consultar con el médico veterinario sobre las leches en polvo, especiales para perros. Estas son las mejores opciones ya que detalla las dosis y cantidades exactas a utilizar.

Si no se encuentra este tipo de leche, se puede hacer una mezcla de leche de vaca, yemas de huevo, nata y miel, para lograr un alimento fortificado.

Para dar la leche al cachorro es necesario utilizar un biberón especial, adecuado al tamaño del recién nacido; estas se venden en cualquier tienda de mascotas. Utilizar una jeringa o goteros, también puede funcionar. La temperatura ideal de la leche debe ser de unos 38°C.

Cuando los perros están recién nacidos suelen comer más de tres veces al día, por eso requerirá un esfuerzo de los amos para alimentarlos, esto implica levantarse por las noches, mañanas y estar pendiente en las tardes.

En los primeros cinco días de vida, se alimentan ocho veces diarias, cada tres horas. A los 15 días,  comen seis veces al día, cada cuatro horas. Después de las dos semanas, se alimentan cuatro veces al día, cada seis horas.

Con información de www.aprenderesgratis.com