Desarrollan “torniquete farmacéutico”  que reduce el sangrado interno en 60 por ciento

Un equipo de científicos australianos desarrolló un tratamiento que actúa como una especie de “torniquete farmacéutico” y es capaz de reducir la hermorragia interna hasta en un 60 por ciento, informaron el miércoles medios académicos.

Una mezcla de medicamentos produce un coágulo viable para detener la hemorragia interna.
Una mezcla de medicamentos produce un coágulo viable para detener la hemorragia interna.

“No se trata de un componente sintético como los que se usan para tapar un neumático desinflado, es un medicamento terapéutico que protege el cuerpo y previene que adelgace la sangre, al permitir así que se forme un coágulo viable para reducir el sangrado”, comentó Geoffrey Dobson, investigador de la Universidad James Cook.

El tratamiento inocula por vía intravenosa una pequeña cantidad de un compuesto de adenosina, lidocaína y magnesio  (ALM, en inglés) durante 60 minutos, seguido de un goteo estabilizador durante unas cuatro horas.

“El fluido ALM (…) circula por el cuerpo, reactiva el corazón, eleva sutilmente la presión arterial, protege el corazón, el cerebro y los órganos y desacelera el sangrado al tapar las filtraciones”, explicó Dobson en un comunicado remitido por la universidad.

El Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos aportó unos US$532 mil 349 al equipo científico para continuar con su trabajo, que contribuiría a tratar sangrados abdominales en escenarios de guerra o ataques terroristas.

“Se trata de dar el mejor tratamiento médico en combate de una manera que se pueda ganar tiempo en el campo de batalla”, agregó Dobson, que trabajó junto a su compañero Hayley Letson.

El tratamiento también podría ser utilizado en ambientes rurales, tropicales y remotos, así como en países de bajos ingresos, indicó la Universidad James Cook en su comunicado.  Dobson explicó que “puede ayudar a contrarrestar las hemorragias posparto que causan la muerte de 150 mil mujeres cada año”.