Hábitos de higiene bucal indispensable en los niños

La higiene bucal es una práctica que debemos aplicar desde la niñez, para tener una boca saludable y prevenir enfermedades como la caries. Conozca los hábitos indispensables de higiene bucal en los niños.

Publicado el
(Foto Prensa Libre: Servicios).
(Foto Prensa Libre: Servicios).

Muchas veces le damos importancia a tener una bella sonrisa, y adquirimos hábitos de salud bucal. Pero esto, más allá de una cuestión estética, se trata del cuidado de funciones biológicas. Con dientes sanos podemos realizar la masticación y la deglución, que es como inicia el proceso de la digestión.

Además, una dentadura saludable nos permite tener una correcta fonación, es decir, la articulación y pronunciación de palabras, con lo cual podemos comunicarnos de forma inteligible. Entonces, ¿desde cuando debemos iniciar nuestros hábitos de higiene bucal?

De acuerdo con Luz de María Orellana Galván, odontóloga del Centro Dental Kyrios, la higiene bucal debe iniciar desde que nacemos. En el período de lactancia, es recomendable que las madres, con una gaza en el dedo, limpien las encías y los cachetes de sus hijos, después de haberles dado de mamar.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Otra medida que hay que tomar, según Carolina Rodas, odontóloga de Innovadent, es no dejar que su hijo duerma con el biberón, porque esto favorece la aparición de caries en los incisivos.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Asimismo, la higiene debe continuar desde que nacen nuestros primeros dientes, a los seis meses de nacidos, dice Rodas. “Es importante porque estamos poniendo las bases de una dentadura sana para la adultez”, explica.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Para esto, se debe utilizar un cepillo dental pequeño con cerdas suaves y una pasta dental sin flúor “porque, si se traga la pasta, provoca problemas gastrointestinales”, dice Orellana Galván, y agrega que un niño puede utilizar pasta dental con flúor a partir de los dos años, cuando puede escupir.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

¿Y si no cuidamos nuestra higiene bucal?

Cuando no tenemos hábitos de higiene bucal o no tenemos las prácticas adecuadas de limpieza, podemos desarrollar enfermedades a causa de la descomposición de los alimentos y la acumulación de bacterias.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

La enfermedad más común se trata de la caries, que sucede cuando, a partir de los restos de los alimentos, las bacterias generan ácidos que destruyen los tejidos de los dientes. “Los ácidos producidos por la presencia y estancamiento del azúcar, produce ácidos que penetran el esmalte, la estructura más dura del diente”, añade Rodas.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Posteriormente, se hace un agujero que carcome la dentina y, si no se atiende a tiempo, la situación podría complicarse, dice la odontóloga. La caries se manifiesta con manchas oscuras en la superficie del diente; cuando se complica, el niño percibe dolor porque el daño ha llegado al nervio, lo cual causa la pérdida de la pieza dental.

Cuidemos nuestros ‘dientes de leche’

No tener una boca saludable puede influir en distintos aspectos de nuestra vida. Si tenemos la pérdida de piezas dentales y no nos realizamos una restauración protésica, entonces no tendremos una masticación efectiva y tendremos que cambiar nuestra dieta. Además, al no tener una higiene bucal adecuada, tendremos un aliento fétido, lo cual afectará nuestras relaciones sociales.

Muchos padres se despreocupan cuando este es el caso de los niños, porque creen que, al tratarse de ‘dientes de leche’, ‘de todas formas se deben caer’, y deciden extraerlo antes de que llegue la edad en la que tuvo que haberse caído.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

“Los padres muchas veces creen que, por ser dentadura primaria, toda se va a caer; pero, los únicos que se caen son los centrales”, explica Orellana Galván, y agrega que, al no cuidar los dientes de leche, se debe extraer las piezas y se pierde el espacio.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Rodas explica que, cuando se extrae el diente dañado, los demás dientes se corren, llenando el espacio. El problema es cuando nace el nuevo diente, porque no encuentra su espacio y toda la dentadura se tuerce.

Es importante llevar a sus hijos con odontólogos para asegurarse de su salud bucal. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Asimismo, Orellana Galván dice que es a los 6 años cuando sale la primera molar permanente. Si se descuida y sale caries, al no prestarle atención y no tomar la prevención necesaria, será demasiado tarde y habrá que extraerla, y, dado que se trata de una pieza dental permanente, esta no vuelve a salir.

Hábitos indispensables de higiene bucal

Además de las medidas mencionadas a partir del nacimiento, también es importante continuar con otros hábitos que preparan la salud bucal de la adultez.

Lavado y cepillado

De acuerdo con Rodas, es muy importante lavarse los dientes después de cada comida o bebida, especialmente si se trata de azúcar. “Los dientes tienen una película chiclosa que jala la placa bacteriana, la cual es retirado con el cepillo por medio de un raspado o lustre”, explica.

Los niños imitan los hábitos de sus padres. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Además, la técnica de cepillado es muy importante. Los niños suelen distraerse y desconocen cómo hacerlo. Lo recomendable, según Orellana Galván, es acudir con profesionales para recibir una orientación. “Los niños quieren ser independientes y hacerlo solos, entonces se aconseja dejar que lo hagan una primera vez y, la segunda vez, con la supervisión de los padres para asegurarnos de que lo hicieron bien”, añade.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Para cepillarnos los dientes, explica Rodas, debemos aplicar una técnica de barrido. “Masajeamos las encías y luego lustramos el diente”, dice. La manera correcta es cepillar uno por uno: los dientes de arriba se cepillan hacia abajo, los de abajo hacia arriba y los molares, en la parte plana, en forma circular. No olvide cepillar la lengua, donde también se acumulan las bacterias.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Hilo dental

Según Orellana Galván, ya no basta únicamente con cepillarse. Es necesario utilizar hilo dental antes de este paso, y hay adecuados para niños en el mercado. “Hay que pasar el hilo dental en las partes que no vemos para prevenir la aparición de caries entre diente y diente”, agrega Rodas.

Baños de flúor

Otra manera de prevenir la caries, según Rodas, son los baños de flúor. Para ello, se hace una limpieza bucal y se aplica un gel con sabores agradables. “El diente absorbe el flúor y se fortifica, haciéndose más resistente”, explica.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Limpieza dental

De acuerdo con Orellana Galván, es importante que lleve a sus hijos a chequeos y que se realice una limpieza dental cada 6 meses. Para ello, “se coloca un líquido que se va a las fosas, unos orificios que tienen las piezas dentales”, dice, y explica que esta sustancia cubre dichos agujeros y se queda pegada por alrededor de dos años, para que la comida ya no tome ese lugar y así se prevenga la caries.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

 

 

Contenido relacionado:

>Por qué beber té de frutas o jugos puede dañar tus dientes

>¿Por qué tengo mal aliento?

>Seis cuidados dentales para las personas que usan brackets