Mujeres en Ingeniería: curso incentiva a continuar carreras científicas

Durante septiembre se llevó a cabo el curso “Mujeres en Ingeniería”. Adolescentes afirman que es una oportunidad para reafirmar su vocación y crear más espacios para las mujeres.

Publicado el
mujeres en ingenieria uvg
Por medio de proyectos científicos buscan incentivar a adolescentes a continuar estudios universitarios. (Foto Prensa Libre: cortesía UVG).

El Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG), con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos, por tercer año consecutivo, lanzó en agosto la convocatoria para el curso Mujeres en Ingeniería el cual buscaba promover que niñas y adolescentes continúen estudios universitarios relacionados a ingeniería o carreras científicas. Este se llevó a cabo durante septiembre, con la participación de 396 mujeres.

Como en las convocatorias anteriores, entre todas las aplicaciones recibidas, los organizadores seleccionarían a 300 adolescentes para recibir una beca y participar en el taller Mujeres en Ingeniería. Sin embargo, debido a que el ciclo escolar se lleva a cabo en línea y el curso sería recibido por medio de la plataforma Zoom, decidieron darle la oportunidad a más adolescentes, por lo que en total aceptaron a 396.

“Debido a que el curso sería en línea vimos que podíamos recibir a más niñas y armamos más kits, los cuales se entregaron semanas antes de comenzar, donde se incluían materiales para realizar los proyectos de cada lección. Las clases fueron dos veces por semana, durante una hora tuvimos conferencias de mujeres que se dedican a carreras científicas, por ejemplo, invitadas de la NASA y del Instituto Tecnológico de Massachusetts”, comentó la ingeniera Mayarí Pérez, coordinadora de Makerspaces de UVG.

Debido al Covid-19, el curso y las exposiciones fueron en línea. (Foto Prensa Libre: cortesía UVG).

Aprendizaje activo

Algunos de los temas que se abordaron fueron fabricación, energía, mecanismos y sostenibilidad. El curso incentiva el aprendizaje actico, el cual combina las lecciones teóricas y retos prácticos para llevar a cabo en casa. “Eso fue de lo que más me gustó. Las pláticas de las mujeres que conocimos estaban muy bien explicadas y los proyectos que hicimos reforzaron lo que aprendíamos de ellas. También comprendíamos mejor sus logros”, dice Mía Borrayo Quan, quien cursa sexto primera y forma parte de Mujeres en Ingeniería.

Borrayo Quan comenta que desde pequeña le ha interesado resolver problemas científicos, armar y desarmar cosas, por lo que el curso le permitió tener nuevas experiencias y conocer más acerca de la ingeniería, una carrera que podría estudiar cuando llegue a la universidad.

Entre los proyectos que llevaron a cabo estuvieron crear una turbina eólica, en las sesiones de manufactura utilizaron un hilo dental, debían desarmarlo en diferentes piezas e identificar el proceso con la lección aprendida. En la sesión de motores y engranajes fabricaron un autómata – máquina que imita la figura y los movimientos de un ser animado.

Reafirmar la vocación

Para Luisa Karina Bal, quien cursa quinto bachillerato en mecánica automotriz, Mujeres en Ingeniería fue una oportunidad para reafirmar su vocación. Conocer más acerca de la ingeniería, la experiencia de otras mujeres que lograron romper estereotipos de género porque se consideran que son espacios solo para hombres y, sobre todo, dedicarse a lo que más les apasiona fue lo mejor del curso.

“Cuando nos dieron los lineamientos y los nombres de quienes nos darían pláticas me interesó cómo son los proyectos para volar hacia Marte, el trabajo que se hace desde la ingeniería para llevar la cámara a ese planeta y observarlo, el funcionamiento de las herramientas que usan, entre otras cosas. Sentí que estaba viendo cómo poner en práctica lo que he estudiado”, menciona Bal.

Luisa Karina Bal muestra su proyecto autómata. (Foto Prensa Libre: cortesía Luisa Karina Bal).

Luisa Karina Bal, originaria de San Juan Comalapa, Chimaltenango, considera que este tipo de proyectos, que buscan acercar a las mujeres a carreras científicas, son importantes de replicar y dar a conocer para que más niñas y adolescentes vean que sí hay oportunidades de desarrollo en todas las áreas y carreras de estudio. “Nuestro compromiso, quienes participamos, debe ser ayudar a más mujeres a buscar sus espacios, sin importar a qué se quieran dedicar. Incentivarlas a que sean curiosas y que se animen a estudiar y participar en lo que más deseen. Además, las incentivo a que pierdan el miedo a buscar oportunidades en áreas en donde todavía las dominan los hombres. Nosotras podemos ser el cambio”, afirma Bal.

La ingeniera Mayarí Pérez explica que el éxito del curso se debe a que los temas son explicados por mujeres, así como las conferencistas. De esta forma se demuestra a las estudiantes que sí pueden lograr lo que se proponen, lo cual hace que Mujeres en Ingeniería sea más cercano y logren identificarse con las historias que conocen. Algunos de los estereotipos que se tienen hacia la ingeniería y ciencia es que se debe tener gusto y ser bueno en matemáticas, además que son solo para hombres. Sin embargo, en los talleres se demuestra que lo anterior no es cierto y también es un campo para las mujeres.