Así trabaja el robot de 300.000 dólares que automatiza el reciclado de basura

Clasificar 67 millones de toneladas de vidrio, plástico y papel es un trabajo sucio, mal pagado y abrumador. Por eso, AMP Robotics, creada por Matanya Horowitz, quiere cambiar ese proceso.

En un centro de reciclaje de RDS de Virginia, en Roanoke, dos robots con forma de araña de 300 libras (más de 130 kilos) clasifican una fila interminable de basura. La pierna delgada de un robot, que se basa en la visión por computadora para detectar materiales reciclables, arranca un trozo de plástico azul de una cinta transportadora, mientras que el otro agarra un trozo de una vieja botella de agua. Luego, la máquina coloca esos bits en contenedores de clasificación utilizando una pinza de vacío.

Para las más de 600 instalaciones de reciclaje del país norteamericano, que procesan unos 67 millones de toneladas de desechos, estos robots de piernas largas de AMP Robotics son una respuesta a los cuellos de botella actuales que enfrenta la industria.

Incluso antes de que llegara el Covid-19, AMP Robotics estaba comenzando a ganar tracción. Pero a medida que las cajas de las entregas a domicilio se acumulaban en los centros de reciclaje y la contratación de personal, que ya era una propuesta difícil, se hacía aún más compleja a medida que los trabajadores temían enfermarse, el negocio de AMP floreció.

“Es repetitivo y no ergonómico, y estás rodeado de cosas insalubres como agujas hipodérmicas”, dice la fundadora y directora ejecutiva de AMP, Matanya Horowitz. “Con el Covid, además de lo dicho antes, la gente dice: ‘¿Realmente quiero poner mis manos en este material que tal vez proviene de la casa de una persona infectada?’”

Matanya Horowitz de AMP Robotics

AMP, que tiene su sede en Louisville, Colorado, vendió o alquiló 100 de sus robots con inteligencia artificial desde 2017 a más de 40 instalaciones de reciclaje en América del Norte, Europa y Japón. No son baratos: con un costo de hasta US$ 300,000 (o alrededor de $ 6,000 al mes para arrendar), pero esos centros de reciclaje están apostando a que el considerable gasto de capital dará sus frutos con menores costos de empleo y mayor eficiencia.

Forbes estima que los ingresos de AMP este año alcanzarán los US$ 20 millones, el doble de sus US$ 10 millones para 2019. Y hay mucho espacio para el crecimiento: el reciclaje es un mercado de US$ 6.2 mil millones (ingresos) en los EE. UU.

Gracias a su promesa tecnológica como a su rápido crecimiento, AMP apareció en la lista Forbes de empresas de inteligencia artificial a seguir, y en la lista Survivors and Thrivers de 25 empresas pequeñas que se destacaron durante la pandemia.

AMP recaudó US$ 23 millones en fondos de riesgo y Forbes US estima que alcanzó una valoración de US$ 100 millones con su última ronda, en noviembre de 2019, liderada por la principal firma de capital riesgo Sequoia.

AMP Robotics founder Matanya Horowitz talks robotics, AI in recycling - Waste Today

Matanya Horowitz, el gran creador de AMP Robotics, es un hombre barbudo y calvo que solo tiene 33 años y habla con asombro infantil sobre la automatización. Se enamoró de los robots que veía en los dibujos animados de Transformers Voltron mientras crecía en Boulder, Colorado.

Su padre, Isaac, profesor de ingeniería en la Universidad de Colorado, era reconocido en el campo por su trabajo en la teoría del control, un concepto basado en las matemáticas detrás de la planificación y la reacción al medio ambiente que se utilizaba en ese momento para aviones de combate y productos químicos. plantas.

Horowitz realizó una maestría en ingeniería eléctrica en la Universidad de Colorado Boulder en tal solo cuatro años y, después de la universidad, se mudó a California y completó un doctorado centrado en la planificación de rutas robóticas en Caltech.

Mientras estuvo allí, Horowitz quedó cautivado por la tecnología emergente de aprendizaje profundo, que permite que los robots vean las cosas de la misma manera que los humanos a través de la visión por computadora. Mientras que otros jóvenes roboticistas buscaban tecnologías más llamativas, como automóviles autónomos o drones autónomos, Horowitz notó el monótono campo del reciclaje. Se dio cuenta de que la industria, lenta en adoptar nuevas tecnologías, presentaba una gran oportunidad para utilizar tecnología de vanguardia sin tener que competir con Google o Lockheed Martin. También se sintió atraído por el uso de la robótica para disminuir la cantidad de desechos que no se reciclan y mejorar el medio ambiente.

AMP Robotics Raises $16 Million Series A Led by Sequoia Capital, Joining Alphabet-backed Sidewalk Infrastructure Partners and Leaders in Sustainable Investing ? AMP Robotics

Para aprender sobre el reciclaje, Horowitz pasó los fines de semana conduciendo hasta las instalaciones de reciclaje en Los Ángeles. Durante estos paseos, le sorprendió la cantidad de trabajo que se requería para clasificar la basura y lo desagradable que era. “Hay un montón de basura con pañales encima, y alguien está tratando de sacar una manguera de jardín de esta cosa y algo les cae encima”, recuerda. Ese dolor, pensó, lo convirtió en una industria que esperaba ser llevada a la era moderna con la automatización.

En el otoño de 2014, Horowitz dejó su investigación postdoctoral en Caltech y regresó a su Colorado natal para comenzar AMP Robotics, llamado así por su objetivo tecnológico de “manipulación y percepción autónomas”. Para entonces, los robots de reciclaje “se les había ocurrido a casi todo el mundo”, dice Horowitz. Pero la idea solo pudo hacerse realidad después de que las velocidades de procesamiento informático más rápidas abrieran el potencial del aprendizaje profundo para transformar los robots de fabricación de automóviles existentes para una gama de nuevos casos de uso basados en cintas transportadoras.

En alianza con Forbes Colombia.