Guatemala

Banquetas con ladrillos braille ayudan a la movilidad de no videntes en la ciudad 

Las personas no videntes que caminan en la capital han empezado a experimentar una muestra de inclusión, pues se están construyendo banquetas con ladrillos braille que tienen guías táctiles que advierten de rutas, cruces e intersecciones.

Por Edwin Pitán

Julián Velásquez, persona no vidente , encuentra obstáculos durante su camina por la 4a. avenida, zona 1. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Julián Velásquez, persona no vidente , encuentra obstáculos durante su camina por la 4a. avenida, zona 1. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

En algunos lugares empresas privadas y la Municipalidad de Guatemala impulsan la construcción de este tipo de banquetas. Aunque ya existen pasos peatonales con estas características en cuatro zonas de la ciudad, esa medida aún es insuficiente.

El paso de la calzada Raúl Aguilar Batres por la 29 calle hasta el campus de la Universidad de San Carlos, zona 12, tiene líneas guías en un kilómetro de banqueta. Es una de las vías con mayor aporte de movilidad para personas invidentes.

En algunas vías de la zona 9 y en la 6a. avenida de la zona 10 se cuenta con pasos peatonales con ladrillos braille. Las líneas horizontales advierten a la persona de que camina en una ruta, y los puntos la alertan de cruces o intersecciones.

En la zona 10 ha varias calles y avenidas en las que se construyeron banquetas con ladrillos braille. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
En la zona 10 ha varias calles y avenidas en las que se construyeron banquetas con ladrillos braille. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

En el Paseo de la Sexta, zona 1, hay códigos braille en las banquetas y la Municipalidad de Guatemala busca que las personas no videntes también visiten ese corredor.

Las líneas guías horizontales indican a la persona que la ruta continúa, cuando se detectan puntos se advierte de un cruce. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Las líneas guías horizontales indican a la persona que la ruta continúa, cuando se detectan puntos se advierte de un cruce. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Dificultad

Julián Velásquez, no vidente, tiene 20 años de caminar por la ciudad, habitualmente en la zona 1. Todos los días se moviliza de   la 1a. calle y 4a. avenida al edificio de la Lotería Santa Lucía, 3a. avenida y 9a. calle.

“Es difícil hacer el recorrido. El bastón es de gran ayuda porque me advierte de hoyos y obstáculos, pero hay botes, ventas callejeras y tragantes sin tapaderas”, lamentó Velásquez.

En las estaciones de autobuses las personas no videntes encuentran varios obstáculos. (Foto Prensa Libre: Esbin García
En las estaciones de autobuses las personas no videntes encuentran varios obstáculos. (Foto Prensa Libre: Esbin García

Mientras el bastón metálico de Velásquez se anteponía en la ruta, durante su caminata en la 4a. avenida enfrentó obstáculos en estaciones de autobuses y en banquetas.

“La gente no entiende que nosotros necesitamos las banquetas libres para caminar”, recriminó Velásquez.