Retalhuleu

El reciclaje se ha convertido en una alternativa económica para la familia Mejía Mazariegos

Desde hace ocho años la familia Mejía Mazariegos, originaria de San Sebastián, Retalhuleu, se ha dedicado a reciclar y comercializar desechos inorgánicos, labor que contribuye con el medioambiente y se ha convertido en su principal fuente de ingresos.

Por Rolando Miranda

Los esposos Efraín Mejía y Gladis Mazariegos trabajan juntos en la recolección de materiales reciclables. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Los esposos Efraín Mejía y Gladis Mazariegos trabajan juntos en la recolección de materiales reciclables. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

Los siete miembros de la familia Mejía Mazariegos trabajan en la recolección de los materiales, que después clasifican y venden a consumidores.

El jefe de la familia, Efraín Mejía, contó que la idea de reciclar surgió al percatarse que cada día habían más latas, periódicos, botellas de plástico y vidrio tiradas en las calles, por lo que poco a poco su esposa, hijos y nietos se unieron a la labor.

“El éxito del negocio es levantarnos temprano para salir a las calles a recolectar productos reciclables, esto nos ayuda a la economía del hogar y a cuidar el planeta. Hay vecinos que ya se han involucrado a este proyecto y les compramos el producto reciclable que nos llevan”, expresó Mejía.

Mejía añadió que otro de las razones por la que se dedicó a reciclar es que en San Sebastián es difícil encontrar empleo formal. Además, sus hijos y nietos estudian y necesitan de su apoyo.

Gladis Mazariegos, esposa de Efraín, refirió que cuando iniciaron fue difícil porque apenas les alcanzaba para comer, y poco a poco fueron encontrando a personas que compraban los materiales y de esa manera mejoraron.

La familia Mejía Mazariegos recolecta plásticos, latas, metales y cartón. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
La familia Mejía Mazariegos recolecta plásticos, latas, metales y cartón. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

“Aunque este trabajo es bonito, nos arriesgamos a ser arrollados por vehículos; sin embargo, sabemos que es nuestra única fuente de ingresos y debemos hacerlo", expresó Mazariegos, quien destacó que esa labor los ha unido como familia.

Mazariegos dijo que entre los productos reciclables que recolectan los reutilizan en su hogar, como ropa, plásticos y con las latas hacen manualidades para decorar.