Comunitario

Así fue el traslado de pacientes críticos a los hospitales Roosevelt y San Juan de Dios

Horas después de la erupción del Volcán de Fuego el 6 de junio, Edwin Bravo coordinó el traslado de los pacientes críticos del Hospital Nacional de Escuintla al Roosevelt, así como al San Juan de Dios, donde es director ejecutivo.

Por Andrea Orozco

El doctor Edwin Bravo trasladó personalmente a pacientes críticos afectados por la erupción del volcán de Fuego. (Foto Prensa Libre: Hospital San Juan de Dios)
El doctor Edwin Bravo trasladó personalmente a pacientes críticos afectados por la erupción del volcán de Fuego. (Foto Prensa Libre: Hospital San Juan de Dios)

La alerta amarilla se activó para el sistema de salud pública y Bravo, director del San Juan de Dios, optó por emplear su experiencia como médico de rescate y bombero. Se trasladó al Hospital Nacional de Escuintla para clasificar a los pacientes que debían ser trasladados a la capital.

"Todos los pacientes producidos del evento fueron llevados allá, al nosocomio de Escuintla, de tal manera que, hablando  de los diagnósticos, me di cuenta que ellos ya habían sobrepasado su capacidad de emergencia", dijo.

Bravo decidió trasladar a los pacientes con clasificación roja y amarilla, los primeros necesitan atención urgente para no morir y los segundos deben ser atendidos en no más de tres horas.

¡Usted puede ayudar! Traiga sus víveres al centro de acopio de Prensa Libre

Llegar a la emergencia de Escuintla reveló la magnitud del evento para el médico. "Allá la entrada de la emergencia estaba abarrotada, llena de familias desconsoladas que no sabían de sus familiares. Usted podía ver que eran muchas personas esperando en la emergencia, todos angustiados, muchos no iban porque supieran que su familiar estaba ahí, sino porque estaban desaparecidos y estaban buscando", comentó.

Lea también: Voluntarios ofrecen ayuda psicológica ante el trauma de la tragedia

Bravo señaló que el hospital se presentaba como un "cuadro desconsolador para mucha gente. Como ya no había forma de seguir la búsqueda, lo único que les quedaba era la esperanza de seguir en el hospital".

En total fueron 16 pacientes los que fueron trasladados al San Juan de Dios, entre ellos un niño de 8 años que tiene quemaduras en el 70 por ciento de su cuerpo y un adulto que murió minutos después de ser ingresado.

El estado de los pacientes es crítico, tanto que a dos de ellos se les tuvo que amputar las piernas debido a que las quemaduras llegaron a los huesos.

Al Hospital Roosevelt fueron enviados los niños, ocho en total, tres de ellos que continúan con respiración artificial. Bravo indicó que los menores fueron trasladados para aquel nosocomio porque allí se cuenta con una unidad pediátrica de quemados.

Lea también: Volcán destruyó líneas de distribución de energía

En el Roosevelt hay otros seis adultos. Uno de ellos no ha sido identificado y que tiene quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo.

Para poder trasladar a esta cantidad de pacientes, Bravo se movilizó con tres ambulancias, dos de los Bomberos Municipales y una de la Cruz Roja, y su respectivo equipo; al concluir el primer viaje, se dio cuenta que no sería posible hacer de forma rápida el movimiento. Seguros GyT contribuyó con tres ambulancias más.

"Es un éxito el que pudimos  traer a 16 personas y tener 15 vivos a esta hora", reflexionó el profesional.

Contenido relacionado

>Ubicación del Volcán de Fuego y las comunidades que fueron arrasadas por la erupción

>Aumenta cifra preliminar de muertos por la erupción del Volcán de Fuego

>Reporte aquí personas desaparecidas por explosión del Volcán de Fuego