Salud y Familia

¿Quiere tener buena salud?, eliga lo natural

La medicina tradicional y las terapias alternativas tienen sus propias características, pero buscan un mismo objetivo: lograr  la salud integral de las personas; por lo que no es adecuado compararlas o decir que una es mejor que otra.

Por Cristian Dávila

La medicina alternativa es una herramienta útil para prevenir y tratar enfermedades.
La medicina alternativa es una herramienta útil para prevenir y tratar enfermedades.

Actualmente muchas personas recurren a los tratamientos naturales para atenuar algunas dolencias o para complementar tratamientos farmacológicos. “Afortunadamente ha cambiado nuestra visión frente a la salud y ahora prestamos más atención a la prevención. Esta se puede lograr con el naturismo y la homeopatía”, explicó ayer el naturópata Francisco Quiñónez García, de Alternativa Biológica, durante El Consultorio, que se transmite por www.prensalibre.com.

Beneficios

La medicina natural busca la inmunomodulación, que es la regulación del sistema inmune mediante la producción de anticuerpos, mientras que algunos fármacos se enfocan en la inmunosupresión —anulación de la respuesta inmunológica del organismo—.





“Tenemos que entender que la inmunosupresión puede conducir a más enfermedades y podría dañar otros órganos. Por ejemplo, un antitusivo anula el mecanismo de la tos, aunque esta sea un mecanismo favorable para el cuerpo, porque  ayuda a eliminar sustancias difíciles para nuestro organismo”, dijo Quiñónez. 



Homeópata Francisco Quiñónez, durante El Consultorio. (Foto Prensa Libre, Esbin García)
Homeópata Francisco Quiñónez, durante El Consultorio. (Foto Prensa Libre, Esbin García)


Las terapias alternativas no pueden utilizarse de manera irresponsable.  Se aconseja que un experto en homeopatía prescriba  los tratamientos específicos de acuerdo a cada cuadro clínico en particular. Es decir, utilizadas de manera responsable son beneficiosas para niños, adultos, embarazadas y personas mayores.

“Los naturopátas sabemos cómo utilizar los compuestos naturales y  su dosificación. No es lo mismo usar valeriana en una dilución baja que en una alta. Una sobredosis de extractos de esta podría llevar a un paro respiratorio”, enfatizó Quiñónez.





Aunque estas terapias pueden utilizarse para tratar muchas enfermedades, tienen un efecto especial en aquellas en las que se compromete la parte emocional, como síndrome premenstrual, ansiedad, depresión o estrés.

Mejores defensas

De acuerdo con el homeópata, lo importante es la prevención de enfermedades de manera natural mediante el fortalecimiento del sistema inmunitario.  Se puede recurrir al consumo controlado por un experto de equinácea, eucalipto y propóleo —sustancia que protege las colmenas—. “Estos son los más comunes, pero hay otros menos conocidos como  berro, tomillo, los prebióticos y los probióticos”, agregó Quiñónez.





Las terapias alternativas tendrán mejores resultados si las personas llevan una dieta balanceada y practican actividad física constante.

Opciones poco conocidas





  • Además del propóleo, el eucalipto y la equinácea, existen otros  que aumentan las defensas del organismo.
  • Berro. Es fundamental para la regulación del sistema inmunitario. Se pude comer crudo en ensaladas o tomarlo en licuados. Contiene hierro, calcio, yodo, ácido fólico,  vitaminas A y C.
  • Tomillo. Las infusiones de esta planta previenen enfermedades respiratorias. También puede utilizarse para curar heridas gracias a sus propiedades antisépticas y cicatrizantes.
  • Prebióticos. Son los alimentos que protegen al sistema digestivo de las sustancias fuertes —antibióticos—. Entre estos destacan la papaya, los espárragos y los cereales con fibra.
  • Probióticos. Son microorganismos que activan la flora intestinal y mantienen en óptimo estado el sistema inmune. Se pueden encontrar en algunos yogures.