A más de dos meses de la inundación en Campur, Gobierno aún analiza qué acciones tomar

Poblador narra las dificultades que afrontan cientos de familias afectadas por el paso de las tormentas Eta e Iota.

Una vista aérea de Campur muestra los daños causados en la población por las tormentas tropicales. (Foto Prensa Libre: Carlos Humberto Coc)
Una vista aérea de Campur muestra los daños causados en la población por las tormentas tropicales. (Foto Prensa Libre: Carlos Humberto Coc)

Carlos Humberto Coc Carchá, poblador de Campur, San Pedro Carchá, Alta Verapaz, le describió a Prensa Libre y Guatevisión la difícil situación que viven tras el paso de las tormentas Eta e Iota.

A 66 días de que esa localidad se inundó por completo, las familias ya están regresando a sus viviendas debido a que el nivel de agua ha bajado, pero su forma de vida se ha tornado difícil.

“Estamos viviendo entre escombros, y algunos ya comenzamos a limpiar nuestras casas después del lodazal que dejaron las inundaciones”, dice Coc.

Explicó que son más de 900 familias y que sobreviven gracias a la ayuda de algunas organizaciones, pero asegura que las entidades estatales los han abandonado.

“Estamos sin ninguna noticia de lo que hará el Gobierno con nosotros, al principio vinieron a ofrecernos mucho, pero que venga una comisión casa por casa, nada todavía”, expresó.

El poblador explica que al principio estuvo funcionando un comedor estatal en el lugar, pero después de 15 días se retiró.

La época fría afecta aún más a los pobladores de Campur. (Foto Prensa Libre: Carlos Humberto Coc)

“Estamos sobreviviendo de las puras donaciones. Gracias a Dios la gente no nos ha abandonado”, agrega.

Coc explica que esta época de frío ha sido particularmente difícil para la población; sin embargo, agradece donaciones particulares de colchones y frazadas.

El líder comunitario Erick Cu Caal, dijo a principios de enero que las viviendas de Campur quedaron bajo unos 12 metros de agua y que unas 900 casas estaban completamente destruidas porque el material con las que fueron construidas no aguantó esas condiciones.

“La gente está regresando porque el Gobierno Central no ha dicho si es habitable o no, no hay ningún pronunciamiento oficial, entonces lo que están haciendo algunas de las 431 familias inundadas es regresar” agregó Cu Caal entonces.

El agua afectó el techo y cimiento de las viviendas. (Foto Prensa Libre: Carlos Humberto Coc)

Gabinete analiza impacto

La Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia dijo a este medio que el próximo martes se presentarán los resultados de la evaluación de pérdidas y daños en el país por las tormentas tropicales.

“Lo primero es tener bien clara la magnitud de los daños, y el gabinete específico de reconstrucción está trabajando con base en el informe para hacer la propuesta de reconstrucción”, explicó Patricia Letona, secretaria de esa dependencia.

Lea también: Campur bajo el agua: las razones por las que Eta inundó Alta Verapaz

Dijo que ese plan de reconstrucción es tanto para Campur como para todas las comunidades afectadas por la lluvia.

Letona agregó que posiblemente algunas comunidades necesiten ser reasentadas por el riesgo en que viven y el plan se desarrollará en una forma interinstitucional.

Ejemplificó que el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación ya se encuentra haciendo intervenciones sobre pilones de cultivo, “para que el tema de seguridad alimentaria no vaya a agravarse más” en las comunidades afectadas.

Autoridades no descartan un reasentamiento de las comunidades afectadas. (Foto Prensa Libre: Carlos Humberto Coc)

Agua dificulta evaluación

David de León, vocero de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), dijo que hay un monitoreo constante entre esa entidad y los líderes comunitarios respecto del nivel de agua en la localidad.

“Al observar que ya existe una disminución mucho mayor del nivel del agua vamos a iniciar con un proceso de evaluación de las estructuras de las viviendas, porque como han estado bajo el peso del agua, los cimientos se pudieron haber debilitado”, explicó.

Agregó que en algunos sectores de Campur aún hay viviendas bajo el agua por lo que se dificulta el monitoreo.

Después de la evaluación “los estudios del consejo científico nos dirán si el sector se declara en alto riesgo, lo cual significaría que las personas ya no pueden seguir viviendo en ese lugar”.

En tanto, les recomendó a las familias no volver a sus viviendas por el peligro que eso representa.

Dijo que si, eventualmente se determina que las casas no son habitables, los pobladores entrarán en un programa de ayuda de vivienda.

La conred dice que el nivel del agua ha dificultado una completa evaluación del lugar. (Foto Prensa Libre: Carlos Humberto Coc)