“Tenemos que comenzar de nuevo”: Campur continúa bajo el agua y clama por ayuda

A casi un mes de la tormenta Iota, la lluvia no ha permitido que baje el nivel de agua en localidades inundadas.

Archivado en:

CampurInundacionesIota
Habitantes de Campur, San Pedro Carchá, deben movilizarse por lancha, ya que el nivel de agua aún no baja. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Habitantes de Campur, San Pedro Carchá, deben movilizarse por lancha, ya que el nivel de agua aún no baja. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

La lluvia no ha dado tregua en Campur, San Pedro Carchá, Alta Verapaz, y las viviendas continúan bajo el agua después de la paso de la tormenta Iota.

Las balsas y lanchas son el único medio que los pobladores tienen para desplazarse en esa localidad donde las lluvias no han permitido que el nivel del agua baje.

Josiel Caal, quien se dedica a la compra de cardamomo, dijo que Campur continúa inundado, lo que se convierte en una grave dificultad para los pobladores.

“El nivel del agua no ha bajado mucho, más con estas lluvias”, dice Caal, quien recuerda que los accesos principales aún se encuentran bloqueados por derrumbes y cuenta que las lanchas cobran Q5 por transportar a las personas de la localidad.

Federico Co Caal, concejal de la municipalidad de San Pedro Carchá, dijo que están pasando momentos difíciles ya que más de 600 viviendas están inundadas.

Lea también: Nuevo balance por tormentas ETA e Iota da cuenta de más de 2.4 millones de afectados

“Gracias a Dios están llegando algunas ayudas de iglesias, amigos, del extranjero y también la municipalidad está ayudando”, expresó.

“Estamos armando nuestras casitas para poder empezar de nuevo”, dice, en tanto, Mauro Tziul, colaborador del Centro de Salud que atiende a los habitantes de Campur, y quien agrega que lo que necesitan es madera, pues la municipalidad les ha entregado láminas.

Una de las preocupaciones que expresa Tziul es que las lluvias no cesen y que aumente el nivel del agua en los terrenos inundados.

Según datos de las autoridades, las tormentas ETA e Iota dejaron unos dos millones 415 mil 858 personas afectadas.