“Hubo amenazas, hubo golpes”: Área de Salud revela detalles sobre agresión a brigadas en Fray Bartolomé de Las Casas

Empleados de Salud agredidos en Fray Bartolomé de Las Casas interponen denuncias por lo sucedido.

Publicado el
Brigadas de Salud fueron agredidas en Fray Bartolomé de Las Casas para evitar la vacunación contra el covid-19. (Foto Prensa Libre: Ministerio de Salud)
Brigadas de Salud fueron agredidas en Fray Bartolomé de Las Casas para evitar la vacunación contra el covid-19. (Foto Prensa Libre: Ministerio de Salud)

El ministro de Salud, Francisco Coma, informó este miércoles 6 de octubre a La Red de la suspensión de vacunación casa por casa en Fray Bartolomé de Las Casas, Alta Verapaz, luego de los incidentes registrados recientemente. Añadió que las víctimas emprendieron las denuncias penales correspondientes por lo sucedido.

Recordó que el equipo de trabajo fue retenido y de alguna forma agredido al destruir los termos y las vacunas contra el covid-19.

“Fueron sujetos a una presión psicológica espantosa”, dijo Coma, quien añadió que mientras se logra consenso con las autoridades locales, decidieron suspender la vacunación casa por casa y modificar la estrategia.

El 4 de octubre, integrantes de dos brigadas de vacunación móviles que llegaron a la aldea Maguilá 1, Fray Bartolomé de Las Casas, fueron agredidos por pobladores que se oponen a recibir la vacuna contra el coronavirus y destruyeron los termos en los que se transportaba el biológico.

Gabriel Sandoval, director del Área de Salud de Alta Verapaz, informó que fueron 18 trabajadores de Salud afectados en la referida aldea y a una de las mujeres los inconformes le cortaron su vestimenta y tuvo miedo de ser violada sexualmente.

Añadió que Maguilá 1 es la principal de una micro región y alrededor tienen otras comunidades.

Recordó que desde que comenzó la vacunación en marzo, comenzaron a ver cierto rechazo, más en las áreas rurales, donde se preveía sería conflictivo el tratar de llevar la vacuna contra el covid-19.

“Reconocimos que uno de los mayores problemas que teníamos era a falta de información a nivel general en todo el departamento, porque también en los cascos urbanos de los municipios se veía cierto rechazo”, manifestó el funcionario.

Indicó que “estaba teniendo más fuerza” la desinformación que ocurre a través de las redes sociales, y “la gente le pone mucha atención a eso”.

Dijo que también falta educación para comprender que este tipo de acciones -la vacuna- son de ayuda y apoyo al ser humano. Señaló que este rechazo a la vacuna no es propio de Alta Verapaz, pues se da en otros departamentos.

Resaltó que al final organizaron una estrategia de comunicación y de promoción para tratar que llegué el mensaje lo “más claro posible” a la población.

Deben hacer promoción antes

Afirmó que quedaron con los equipos de Salud, que previo a llegar a las comunidades a vacunar, se tenía que hacer la campaña de promoción.

Sandoval recordó que en otras comunidades han rechazado la vacuna, pero según él, han respetado la integridad de los integrantes de las brigadas. Explicó que cuando hay rechazo al biológico se levanta el acta respectiva con el conocimiento de las autoridades locales.

“Dentro de las comunidades no es que todos la rechacen -la vacuna-, dentro de esta situación como la que pasó con el personal de Salud, pues no toda la comunidad completa tiene la culpa”, añadió.

Líderes negativos

Agregó: “Quienes levantaron la voz y actuaron de forma violenta en contra del recurso humano de Salud, son líderes negativos y que creen que con violencia van a resolver las cuestiones, hubieran hecho saber de una forma racional y nosotros hubiéramos entendido”.

Tienen información de que algunas personas ya tienen la primera dosis y el detonante contra las brigadas habría sido porque un poblador vacunado tuvo reacciones secundarias normales.

La persona fue evaluada por Salud y según el funcionario, no era para que la situación se tornara como se registró.

“Hubo amenazas, hubo golpes, a una compañera le cortaron su corte, tenían temor de que fueran a ser violadas, hablaban de linchamiento también”, enfatizó.

Dijo que el Ministerio de Salud es una institución de servicio y “nosotros en ningún momento estamos pensando en hacer daño, al contrario, velar por la salud e integridad de las personas”.

A decir del funcionario, el personal operativo es el que sufre estas situaciones negativas, ya que en algunas comunidades les “han sacado machete” o los han retenido por unos minutos.

Advirtió que lo sucedido genera miedo en el personal para vacunar y “nadie quiere ir a un lugar donde va a estar en riesgo su integridad física”.

Lea también: Salud replantea estrategia de comunicación para el área rural para evitar más agresiones contra el personal que vacuna de casa en casa

Ante esto, tienen que replantear cuáles van a ser las estrategias más adecuadas para seguir con la atención a la población y con un compromiso más serio, en el que las autoridades locales brinden “cierta seguridad”.

Dijo que habló con el ministro Coma y le sugirió elaborar actas de compromiso para el resguardo de la integridad física del recurso humano por parte de las autoridades comunitarias y que en el acta aparezcan los nombres de las autoridades locales en caso llegara a suceder algo como lo sucedido.

Afirmó que a los afectados en Maguilá 1 les brindaron ayuda psicológica y teme que algunos podrían renunciar a su labor, lo que complicaría más la situación para la vacunación.