Libramiento de Chimaltenango: Vendedores colocan puestos de comida y autoridades niegan responsabilidad

Comerciantes aseguran que se retirarán de la orilla de la carretera cuando el balneario Los Aposentos vuelva a abrir.

Vendedoras aseguran que regresarán al balneario Los Aposentos, donde vendían originalmente, cuando abra sus puertas. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Vendedoras aseguran que regresarán al balneario Los Aposentos, donde vendían originalmente, cuando abra sus puertas. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Vendedores instalaron puestos de comida a la orilla de los kilómetros 53 y 54 del libramiento de Chimaltenango para agenciarse de fondos porque no han podido trabajar desde que el balneario los Aposentos fue cerrado para evitar a causa de la pandemia del coronavirus.

Automovilistas se detienen para comprar e incluso comer allí elotes locos, asados o cocidos, ya que están de temporada, pero implica vehículos a la orilla de la carretera o en terrenos aledaños.

“No tenemos ingresos de una mensualidad, simplemente vivimos de nuestro negocio. Tenemos hijos que mantener, tenemos deudas que tenemos que pagar y teníamos que buscar un trabajo, desempeñar un trabajo” dijo Aura Marina Calan, representante de las vendedoras.

Sus clientes se parquean a la orilla, para hacer sus pedidos, lo que puede llegar a ser peligroso pues se puede generar tráfico e, incluso, algún accidente.

Libramiento Chimaltenango
Con la colocación de las ventas a la orilla de la carretera, los automóviles paran, generan tráfico y podrían haber accidentes. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

“Aquí nosotros les ofrecemos mesas distanciadas, tenemos sillas para tres personas, máximo cuatro. Tenemos gel y agua pura para lavarse las manos, estamos preparados” agregó Calan.

Según Calan, cuando el balneario Los Aposentos abra sus puertas regresarán sus ventas a ese lugar y dejarán libre la orilla del libramiento.

Nadie es responsable

El alcalde de Chimaltenango, Carlos Simaj, negó que tenga alguna responsabilidad respecto a la ocupación de los vendedores y menos para desalojarlos.

“El ente rector del libramiento es el Ministerio de Comunicaciones, desde el momento en que se construyó hay una prohibición de poder poner cualquier tipo de negocios, sin embargo, hay unos terrenos particulares o privados. Considero que la responsabilidad legitima sería del ministro de comunicaciones para que pueda venir a desalojarlos y entrar en un diálogo con las personas” mencionó Simaj.

El Ministerio de Comunicaciones no dio ninguna postura al respecto, así como la Constructora Nacional, SA (Conasa), la empresa que hizo el libramiento. Representantes dijeron que es un tema delicado, pero le compete la municipalidad.

Libramiento Chimaltenango
Ninguna de las autoridades asume la responsabilidad de la colocación de las ventas informales en el libramiento de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Esbin García)