Rechazo a frutas y verduras por miedo a contagio agobia a agricultores de Patzicía

Agricultores de Patzcía, Chimaltenango, reportan pérdidas  y piden asistencia del Gobierno.

Algunos agricultores de Patzicía, Chimaltenango, dejan las cosechas en el campo porque no tienen dinero para pagar jornales. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)
Algunos agricultores de Patzicía, Chimaltenango, dejan las cosechas en el campo porque no tienen dinero para pagar jornales. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

El panorama en los campos agrícolas de Patzicía, Chimaltenango, es desalentador, pues grandes cantidades de vegetales se pudren o secan, porque la demanda decayó por la emergencia sanitaria del covid-19, ya que muchas personas creen que los productos están contaminados.

Patzicía, ubicado a 70 kilómetros de la capital, produce vegetales para varios países de Centroamérica, principalmente El Salvador, pero el cierre de fronteras también impacta de forma negativa en esa actividad, lo que pone en vilo a agricultores que no saben cómo afrontar la crisis.

 

En ese municipio, el 75 por ciento de la población se dedica a la agricultura y con sus productos también abastecen la mayoría de los mercados de los 16 municipios del departamento y gran parte de la capital, por lo que las verduras se cortan a diario para que lleguen frescas a los clientes.

Productos afectados

Los sembradíos de brócoli, cebolla, lechuga, zanahoria, remolacha, repollo, arveja, tomate, güicoy y fresa son los más afectados por la crisis, incluso, en algunos de ellos, los agricultores se han visto obligados a enterrar el producto porque no lo cosecharon a tiempo y se pudrió, pues tampoco tenían los fondos necesarios para pagar los jornales que se requieren en esa actividad.

 

 

“Tengo 40 años de cultivar y lastimosamente ahora nos llegó esta enfermedad —covid-19— y estamos en serios problemas, porque eso afecta nuestra economía, ya que nuestro producto no está saliendo como siempre. Tenemos grandes pérdidas económicas y apenas la estamos pasando, por lo que invitamos a las personas a que vengan a comprar nuestros productos”, dijo el agricultor Francisco Gabriel.

Agregó que les preocupa que ya se aproxima la próxima siembra y los campos siguen ocupados por grandes cantidades de vegetales que no han sido cortados.

Agricultores de Patzicía, Chimaltenango, aseguran que sus productos se pierden por la falta de mercado, pues las personas temen contagiarse de coronavirus. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

 

Agregó que no pueden detener la producción, porque de lo contrario en los próximos días habrá desabastecimiento en los mercados y, según dijo, eso complicaría más la situación para la población en general.

 

Armando Muum, otro agricultor afectado por la crisis, dijo que para la producción de los vegetales se aplican medidas higiénicas para garantizar que los productos que consumen los guatemaltecos estén libres de contaminación.

Añadió que ante la situación ponen a disposición gran variedad de verduras en los campos de producción, por lo que invita a la población a que los apoye, pues muchos de ellos ya no pueden pagar salarios o créditos en los bancos.

 

“Le pedimos al presidente Alejandro Giammattei que intervenga para que se abran las fronteras y que nuestros productos pasen, mientras que a los alcaldes que dejen pasar a los comerciantes hacia los mercados, porque la enfermedad no va en las verduras”, dijo Muum.

 

El agricultor agregó: “sabemos que en algunos lugares están pasando penas por conseguir alimentos y eso es porque de nuestro municipio no está saliendo el producto. Me preocupa esta situación, porque tengo cuatro hijos que trabajan conmigo en el campo y le tengo que pagar a 10 personas que trabajan conmigo”.

 

Impacto generalizado

Timoteo López, vendedor de productos agrícolas, asegura que la falta de mercado para las verduras tiene efecto generalizado; por ejemplo, en su caso ha dejado de vender insumos que se utilizan en el campo, porque los agricultores están siendo cautos en las inversiones, debido a la incertidumbre que hay en el país.

 

“Nos encontramos en una situación bien difícil, porque ya varias parcelas se pudrieron y otras se secaron porque los dueños ya no pudieron venderlo y para no gastar en el corte mejor lo dejaron ahí”, refirió López.

Varios agricultores de Patzicía, Chimaltenango, luchan por mantener sus cultivos, por lo que esperan que la crisis pase pronto. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Piden apoyo

Autoridades ediles de Patzicía están preocupadas por el impacto que la falta de consumo de vegetales a escala nacional e internacional tenga en la economía del municipio, pues este es agrícola al cien por cien, por lo que analizan las estrategias que implementarán para atajar la crisis.

César Ajsivinac, síndico primero de la municipalidad de Patzicía, comentó que trabajan con quienes continúan con la producción agrícola, para garantizar que las pérdidas que registren no sean significativas y puedan recuperarse en la próxima cosecha.

Agregó que la principal preocupación es que la mayoría de la población depende económicamente de la agricultura, por lo que si la situación no se normaliza a la brevedad habrá complicaciones en los hogares del pueblo.

“Le pedimos al Gobierno que nos apoye con facilitar el transporte de las verduras y hortalizas que se producen aquí. Seguiremos trabajando para encontrar la salida a este problema”, agregó Ajsivinac.

Rechazo

Un grupo de comerciantes de Esquipulas, Chiquimula, fue puesto en cuarentena, luego de que la tarde del jueves último tuvieran contacto con proveedores de verduras y frutas de Patzún, Chimaltenango, donde se reportaron casos comunitarios de coronavirus, informaron autoridades locales.

El camión cargado con verduras no ingresó a la ciudad como medida preventiva; sin embargo, los proveedores contactaron a sus clientes vía telefónica para que llegaran por el producto al km 219 de la ruta de Esquipulas a Honduras, donde cargaron sus picops. Por lo anterior, las autoridades locales dicidieron poner en cuarentena al grupo de comerciantes.