Importadores de vehículos quitan bloqueo luego que acordaran continuar con el diálogo

Importadores de vehículos bloquearon durante siete horas y por segundo día consecutivo el tránsito en la ruta Interamericana; este martes el bloqueo fue en el km 49 en El Tejar, Chimaltenango, y el lunes pasado en el kilómetro 56 de la misma ruta.

Importadores de vehículos bloquean el paso en el km 48 de la ruta Interamericana. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Importadores de vehículos bloquean el paso en el km 48 de la ruta Interamericana. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

El lunes último, integrantes de la Gremial de Importadores de Vehículos Usados impidieron el paso en esa vía durante unas ocho horas, donde vertieron arena que trasladaron en camiones.

Los inconformes se oponen a un incremento en el pago de impuestos para la importación de automotores, quienes acordaron liberar el paso el lunes último y reunirse este martes con diputados de Chimaltenango y autoridades de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

 

Según líderes de la manifestación, en la reunión que hubo este martes en la capital entre autoridades y representantes de los inconformes, se acordó que el diálogo continuará para plantear posibles soluciones a las demandas.

Añadieron que decidieron quitar el bloqueo, por el acuerdo de continuar con el diálogo, aunque no ampliaron más detalles.

Automovilistas afectados

Para quienes intentaron evitar este bloqueo, desde el occidente del país hacia la capital, tenían que utilizar la siguiente ruta: de Chimaltenango a Parramos, seguir a Pastores (ya en Sacatepéquez), Jocotenango, Antigua Guatemala, Santa Lucía Milpas Altas y San Lucas Sacatepéquez para continuar el camino hacia la Ciudad de Guatemala. Este desvío podría significar al menos una hora de camino.

El paso de la Runa Nacional 14 hacia Antigua Guatemala también estuvo bloqueado por la manifestación en el km 49 de la ruta Interamericana.

Mientras tanto, las personas afectadas por el bloqueo buscaron alternativas de transporte para llegar a su destino, pues usaron mototaxis, que les cobraron Q10 por cada uno, o unidades de rutas cortas, en las que pagaron Q2 o Q3 por el pasaje, para ir a Chimaltenango desde el punto del bloqueo.

Para trasladarse a la capital, las camionetas cobraron entre Q7 y Q10 por cada pasajero.

Por el bloqueo se formó triple fila de vehículos con sentido al occidente del país y los automovilistas bocinaron con desesperación para que los dejaran pasar.

Triple fila se ha formado en Chimaltenango, con sentido al occidente del país. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

Al lugar acudieron agentes de la Policía Nacional Civil, como medida de prevención.

 

Contenido relacionado

>Estas son las tres vías principales de la Ciudad de Guatemala que serán reparadas

>Así estarán distribuidas las estaciones del Transmetro en el Anillo Periférico

>Xelajú MC resulta afectado por bloqueo en la ruta Interamericana

2

Marisol Rivas Hace 4 meses

Buenas tardes , tienen mas informacion al respecto . Ya son las 14 hrs y sigue bloqueado el paso

Hector Barrios Hace 4 meses

Las protestas del gremio de importadores de vehículos son un verdadero atentado a la seguridad pública, escribo es porque esta no es una protesta pacífica desde que estos señores decidieron poner enormes promontorios de tierra en la carretera para evitar el paso de vehículos atentando contra la seguridad de vehículos y personas.
Esta protesta son simplemente porque no quieren pagar impuestos de importación de los vehículos que ellos mencionan, esta protesta no es por falta de agua, medicinas, escuelas o por la falta de seguridad de la población.
Cualquier pago de impuesto sobre los vehículos que importan al país, es trasmitido automáticamente al comprador final del vehículo.
Porque las autoridades correspondientes no actúan con mano dura en contra de estos vándalos, que está haciéndole daño a gente que nada tiene que ver con sus negocios y sus ganancias en el negocio de importación de vehículos.
Ojala el señor ministro de gobernación envié a la PNC los desaloje y los ponga en la cárcel por atentar en contra de la seguridad pública.