Mujer ingresa en hospital por problemas renales, muere de coronavirus y familia no sabe dónde la inhumaron

Familia de esquipulteca duda que haya muerto de coronavirus y exige que les digan dónde están sus restos.

La familia de Miriam Yolanda Pacheco Padilla no tiene claro qué fue lo que pasó con ella, pues luego de varios días en el Hospital General San Juan de Dios, falleció, pero no les entregaron sus restos. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández)
La familia de Miriam Yolanda Pacheco Padilla no tiene claro qué fue lo que pasó con ella, pues luego de varios días en el Hospital General San Juan de Dios, falleció, pero no les entregaron sus restos. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández)

La familia de Miriam Yolanda Pacheco Padilla, de 38 años, originaria de El Palmar, Las Peñas, Esquipulas, Chiquimula, vive un tormento al no tener claro qué fue lo que pasó con ella, pues el 24 de abril último fue ingresada en el Hospital General San Juan de Dios por padecimientos renales, pero días después les notificaron que había muerto por coronavirus.

El calvario de la familia de Miriam se ha hecho más extenso, porque no saben qué pasó con sus restos, y lo único que tienen es un certificado de defunción de una persona no identificada, por lo que exigen a las autoridades de dicho centro asistencial que les den respuesta a sus interrogantes, ya que aseguran que ella no estaba enferma de coronavirus, como señala el certificado.

Según el relato de la familia, el 19 de mayo, Miriam habría sido trasladada del Hospital General San Juan de Dios al área de covid-19 de la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico (Unaerc), debido a que padecía de tos, y al día siguiente falleció. Agregan que durante ese tiempo la información sobre su estado de salud era escasa, por lo que decidieron regresar a su casa en Esquipulas.

Sin embargo, la jefatura del Departamento de Hemodiálisis de la Unaerc informó que Miriam sí era paciente de esa unidad, pero que debido a una tos y fiebre que presentaba la remitieron al San Juan de Dios en la fecha antes descrita, pues en el centro asistencial no hay unidad de covid-19.

Elizabeth Sánchez muestra una fotografía de su madre, quien, según médicos del Hospital General San Juan de Dios, murió de coronavirus. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández)

Los parientes añaden que el 4 de junio, personal del San Juan de Dios se comunicó con ellos para informarles que Miriam había muerto y que fue sepultada como XX.

“Queremos que los médicos nos expliquen cómo de la noche a la mañana mi mamá falleció de coronavirus, porque siempre que iba a sus chequeos se protegía con mascarilla y se desinfectaba. Si ella tenía el virus, pues todos nosotros lo tenemos, ya que la trasladamos hasta la capital, y ella iba con esa pequeña tos”, dijo Elizabeth Sánchez, hija de Miriam, quien también exige que le entreguen los restos de su madre, cuyo deceso les fue notificado 15 días después.

Miriam deja en la orfandad a ocho hijos, quienes quedarán a cargo de parientes, pues el esposo, José Sánchez, se encuentra en Estados Unidos, a donde viajó en busca de un mejor futuro para su familia.

“Esto no se puede quedar así, el Ministerio de Salud debe dar una explicación por lo que le sucedió a mi esposa. Ella siempre padecía de los riñones y le daba esa tos”, dijo Sánchez vía telefónica.

La familia asegura que en las estadísticas de covid-19 de Esquipulas no aparece ningún registro de personas fallecidas por ese virus, lo que hace que sus dudas aumenten.

Miriam Yolanda Pacheco Padilla vivía en El Palmar, Las Peñas, Esquipulas, Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández)

Postura

De acuerdo con el Departamento de Comunicación Social del Hospital General San Juan de Dios, el caso de Miriam debe ser verificado, debido a la cantidad de pacientes que se atienden, por lo que ofrecerán detalles más adelante.

También señalaron que en ese nosocomio se implementan los protocolos de manejo de cadáveres de personas víctimas de coronavirus que ha establecido el Ministerio de Salud.

La familia de Miriam Yolanda Pacheco Padilla solo tienen como evidencia de su muerte un certificado de defunción, aunque este no tiene su nombre. (Foto Prensa Libre: Elizabeth Hernández)

Esos procedimientos establecen que un cadáver de ese tipo solo puede permanecer seis horas en la morgue del hospital, y si ningún pariente lo reclama, es enviado a uno de los cementerios asignados para ese tipo de casos.