Padres son capturados por segunda vez por arriesgar a su bebé mientras ingerían licor

Autoridades reportaron la captura de un hombre y una mujer en Olopa, Chiquimula, ya que ambos se encontraban en estado de ebriedad y pusieron en riesgo a su bebé de 8 meses; según vecinos, es la segunda ocasión que la pareja fue capturada por la misma situación. 

Archivado en:

Chiquimula

Se trata de Margarita Romero Hernández, de 30 años, y Constantino Castillo Vásquez, de 37, cuya detención se llevó a cabo el jueves último en el barrio El Calvario, donde en brazos cargaban a su hijo.

” href=”https://www.prensalibre.com/ciudades/escuintla/pareja-quemo-las-piernas-de-una-nia-que-no-permitia-ser-ultrajada” thumbnail_id=”1729820″ /]
Ambos fueron detenidos, luego de que vecinos los denunciaran ante la Policía Nacional Civil (PNC), pues el menor estaba en riesgo por el estado en que estos se desplazaban.

Agentes de la PNC informaron que trasladaron a la pareja hacia el Juzgado de Paz local, mientras que el niño quedó al resguardo de la Procuraduría General de la Nación (PGN). 

Primera vez

La pareja fue detenida el 25 de mayo pasado por la misma situación en el barrio Cielito Lindo, Olopa. En esa ocasión el menor tenía 14 días de nacido.

No deje de leer: Denuncian violación de mujer con problemas mentales en cementerio de Uspantán

En esa oportunidad un juez los dejó en libertad y le entregó el niño a la pareja.

Juez decide

Claudia Morales, delegada de la PGN, informó que es evidente que el bebé está en riesgo; además, investigarán el caso. En tanto, un juez determinó que el niño quedara al resguardo de unos familiares.  

“Nosotros como padres tenemos la obligación de proteger a nuestros hijos y no arriesgarlos ante ninguna situación de peligro. Como institución veremos que el niño reciba protección, porque ellos -los niños- son el futuro de Guatemala”, manifestó Morales. 

Para leer más: Capturan a dos sujetos cuando recibían dinero a cambio de devolver motocicleta robada

Repudian lo sucedido

“Da pena que un juez les devuelva el hijo a una pareja que se nota que son alcohólicos y quizás hasta puedan vender a su bebé por algún dinero para el alcohol. La PGN tiene que actuar y exigirle al juez que coloque al menor en un hogar o darlo en adopción en alguna familia responsable”, argumentó Sandra Díaz Cruz Alfaro, vendedora.

“Las autoridades tienen que investigar si el niño está alimentado o si sufría algún maltrato físico y psicológico, de ser así serían pruebas suficientes para quitárselos”, externó el agricultor Luis López Medina. agricultor.

Contenido relacionado

>Redes sociales facilitan el hallazgo de bebé secuestrada en Escuintla

>Vecinos pagan fianza de hombre que robó pan

>Cómo un hijo de las víctimas se enteró del accidente en Salcajá por WhatsApp

0