Tres niñas eran maltratadas en bares de Chiquimula

Tres menores de 6, 8 y 10 años fueron rescatadas este jueves de ventas de licor donde eran maltratadas físicamente. Vecinos del sector de la terminal de buses de Chiquimula piden a las autoridades que hagan operativos en ese sector, porque muchas menores de edad trabajan en esos lugares. 

Publicado el
Tres niñas son rescatadas de bares en la zona 1 de Chiquimula, donde eran maltratadas. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Tres niñas son rescatadas de bares en la zona 1 de Chiquimula, donde eran maltratadas. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

Según fiscales del Ministerio Público, durante los operativos, fueron detenidos Wendy Damaris Delgado Flores, de 32 años; Hugo Leonel Díaz Figueroa, 29; Antonio Toma Pu, 25, y Óscar Humberto Pérez García, 24, quienes fueron encontrados en una cantina.


La orden de aprehensión fue girada por el Juzgado de Primera Instancia Penal de Delitos de Femicidio y Otras Formas de Violencia Contra la Mujer y Violencia Sexual de Chiquimula, afirmó el Ministerio Público (MP).

Los cuatro están sindicados de maltrato contra personas de menores de edad y violación en circunstancias especiales de agravación.

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que Delgado Flores es propietaria de un negocio de bebidas alcohólicas de la zona 1 de Chiquimula, lugar en donde fueron halladas las tres niñas, víctimas de maltrato físico.

Autoridades  policiales indicaron que el futuro de las niñas será decidido por un juzgado, que determinará si son internadas en una casa hogar o entregadas a algún familiar.

Sector peligroso

Vecinos de la zona 1 informaron que la PNC y MP deberían organizar un operativo en un callejón de la terminal de buses de Chiquimula porque la mayoría de propietarios de cantinas utilizan a menores, quienes trabajan en un ambiente hostil.

Claudia Morales Alarcón, delegada de la Procuraduría General de la Nación (PGN), aconsejó que si alguien conoce algún caso sobre explotación sexual, maltrato físico o laboral en niños y adolescentes lo denuncie al MP, PNC o a la Auxiliatura de los Derechos Humanos.

“Cantinas, prostíbulos y hasta hoteles son lugares en donde más menores se utilizan para atender negocios, por un salario bajo, o para servicios sexuales. Estos niños y adolescentes son el futuro de Guatemala y no mercancías u objetos que se puedan utilizar para actos inmorales”, opinó la vecina Marcela Flores López.

Contenido relacionado: