Guatemala

Hogar de Niños Fátima ampliará cobertura y necesita apoyo para seguir con labor en favor de menores

Hogar de Niños Fátima cumple 16 años de atender a menores que han sido víctimas de maltrato, abandono, desintegración familiar o migración. Su próximo paso es su nueva sede en Sololá para ampliar su cobertura en favor de la niñez. 

Por Óscar García

Archivado en:

Ciudades Guatemala
Los menores beneficiados en el Hogar de Niños Fátima reciben atención en distintas áreas para su mejor desarrollo. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).
Los menores beneficiados en el Hogar de Niños Fátima reciben atención en distintas áreas para su mejor desarrollo. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

Protección, atención personalizada y cariño es lo que han recibido durante este tiempo menores en riesgo, cuya situación legal está pendiente de resolver.

El hogar funciona desde octubre del 2002 y mañana estará de aniversario en su sede de la zona 15 capitalina, donde muchos profesionales combinan su conocimiento para atender a 38 menores que han sido víctimas de maltrato, abandono, desintegración familiar o migración.

Los menores reciben atención nutricional, educación, atención psicológica y sobre todo cariño, “necesitan protección y pertenencia, más cuando hay esperanza de tener familia adoptiva o un familiar que se encargue de ellos”, explicó Pedro de

León, encargado de la dirección general del hogar.

El ambiente acogedor se mezcla con la sonrisa de los niños que conviven en el lugar, donde cada área está adaptada para su desarrollo. Toda actividad tiene un orden, pues los menores siguen instrucciones de sus encargados, que están al cuidado de cada detalle.

Los niños permanecen en el Hogar de Niños Fátima mientras solventan su situación legal. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).
Los niños permanecen en el Hogar de Niños Fátima mientras solventan su situación legal. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

De León indicó que el objetivo del hogar es la atención a niños en situación de riesgo, cuyos casos conocen los juzgados de la niñez. “Estos niños tienen a sus familias y están en un proceso de recuperación ante algún problema como violencia, aunque también tenemos huérfanos.

No deje de leer: A sus 105 años, Matilde cumple su sueño y estudia segundo primaria

Dijo que los juzgados investigan qué pasó con los papás cuando los niños estaban en situación de riesgo y vulnerabilidad, también buscan otro recurso familiar que pueda ayudar a los menores.

“Atendemos a los niños con sentido de pertinencia, mientras las autoridades resuelven su situación legal, un proceso de protección dura de seis meses a dos años”, informó De León.

Los menores que tienen padres reciben consejería de parte de dos psicólogas y una trabajadora social. Cuando el niño deja el Hogar por haberse solventado su situación legal, se le da seguimiento con apoyo moral, útiles escolares y alimentos.

Los niños participan en distintas dinámicas para mejorar su autoestima. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).
Los niños participan en distintas dinámicas para mejorar su autoestima. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

“Lo que buscamos es que el niño nunca más esté en una situación de vulnerabilidad”, resaltó De León, quien dijo que, en el 70 por ciento casos, las madres de los niños han sido víctimas de maltrato y la mayoría procede del sur occidente del país.

Nueva sede

De León anunció que para junio del 2019 podría estar terminado el nuevo Hogar de Niños Fátima en la cabecera de Sololá, donde también atenderán a madres víctimas de violencia en su núcleo familiar. “Buscamos que las madres que denuncien tengan una opción de a dónde ir con sus hijos, mientras las autoridades trabajan”, explicó.

Campaña del proyecto

“Lo que para ti es poco para nosotros es todo”, es el lema de la campaña para motivar a que las personas colaboren para lograr construir el nuevo hogar en Sololá, donde ya cuentan con terreno.

Eileen Sandoval, coordinadora de responsabilidad social del Hogar de Niños Fátima, manifestó que ha sido gratificante trabajar con los niños, pues es labor humana y da satisfacción personal.

Para leer más: Así serán distribuidas las estaciones del Transmetro en el Anillo Periférico

“Tenemos que agradecer por la vida, valorar lo que tenemos. Aquí somos tolerantes, pacientes y entender a los menores que vienen de un contexto difícil”, expuso Sandoval, quien añadió que atender a un niño es un sentimiento de ternura y agradecer a Dios por poder ayudar.

Josué Isaac Jurado, de 18 años, estuvo desde los 4 años en el Hogar, donde aprendió a superarse. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).
Josué Isaac Jurado, de 18 años, estuvo desde los 4 años en el Hogar, donde aprendió a superarse. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

Le cambiaron la vida

Josué Isaac Jurado, de 18 años, estuvo desde los 4 años en el Hogar, donde aprendió a superarse y luchar por sus sueños. Ahora cursa segundo básico y afirma que su meta es graduarse de ingeniero civil. Actualmente colabora con tareas del hogar.

“Como jóvenes tenemos que aprovechar las oportunidades que nos da la vida. Gracias a todos lo que nos han ayudado, que Dios los bendiga”, comentó.

Cómo colaborar

Las personas que deseen colaborar pueden ingresar a www.fatima.org.gt/quieroayudar/

También pueden depositar a estas cuentas a nombre de Hogar de Niños Fátima

  • # 24-0013488-2 del Banco G&T Continental.
  • # 455-002580-5 del Banco Industrial.
  • # 3406025501 de Banrural.

Contenido relacionado

>Niños con cáncer confían en que guatemaltecos apoyen la Gran Rifa Únete de Ayuvi

>Fraile franciscano sigue las huellas del Santo Hermano Pedro

>Bomberos narran cómo vieron cerca la muerte, pero la solidaridad los ayudó a sobrevivir