Así se las ingenian agricultores para abastecer a vecinos y no perder sus cosechas

Agricultores de Huehuetenango instalaron puestos de venta en sus comunidades para evitar aglomeraciones en los mercados para prevenir el covod-19.

Agricultores de Chiantla venden sus verduras en comunidades cercanas ante el cierre de los mercados. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Agricultores de Chiantla venden sus verduras en comunidades cercanas ante el cierre de los mercados. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Irma Raymundo tiene una venta de hortalizas y granos básicos en el mercado de Chiantla, Huehuetenango, pero ante las medidas sanitarias para frenar el avance del covid-19 abrió un puesto de venta en Los Regadillos.

Raymundo explicó que para una familia que vive de la venta del día es complicado dejar de trabajar, y por esa razón decidió abrir un local improvisado en su comunidad.

“Invitamos a la gente para que venga a comprar, es producto fresco y no sin aglomeraciones y lo mejor de todo es que se mantienen los precios del mercado”, dijo la agricultora, quien añadió que tiene a disposición güisquil, lechuga, hierbabuena, perejil, papa, frijol, arroz y chile.

 

Las ventas de verduras en comunidades de Huehuetenango son una alternativa para que los vecinos no saturen los mercados. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

“Queremos ayudarnos y contribuir con nuestra gente, esperamos que esta emergencia del covid-19 pase y todo vuelva a la normalidad, mientras tanto las medidas continúan y nosotros aquí estaremos”, explicó la vendedora.

José Sales, otro comerciante que siguió la iniciativa de Raymundo, expresó que sus vecinos ya no pasaran penas por viajar al casco urbano por verduras.

Sales expuso que la producción de verduras y hortalizas continúa y recomendó hacer su lista de productos para abastecerse en los puestos de venta.

 

Vecinos de Chiantla, Huehuetenango, se abastecen en ventas instaladas en la comunidad Los Regadillos. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Yuri Funes, una vecina de La Quebradilla, Chiantla, asegura que con dificultades encontró transporte para llegar a la cabecera municipal para comprar sus verduras; sin embargo, en el camino encontró ventas de hortalizas y se ahorró el viaje.

Agregó que los precios son favorables y que la idea de tener ventas en las comunidades puede evitar que sigan las aglomeraciones de personas en los mercados, pues ella, por ejemplo, ya no tuvo que llegar al centro del municipio.

 

Vendedores abandonan el mercado de Chiantla y se instalan en la ruta a Los Regadillos. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)