Automovilistas narran “calvario” vivido por bloqueo de 24 horas en ruta al Atlántico

Permanecer detenido bajo una calor sofocante, sin comida y sin agua, es la experiencia que le tocó vivir durante casi 24 horas miles de automovilistas que desde la noche del martes fueron afectados por un bloqueo en el km 201 de la ruta al Atlántico, en Los Amates, Izabal. 

Este grupo de turistas europeos caminó 10 km para encontrar negocios donde vendieran agua fría, pero estaban cerrados o solo tenían agua al tiempo, la cual estaba caliente por el intenso calor. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
Este grupo de turistas europeos caminó 10 km para encontrar negocios donde vendieran agua fría, pero estaban cerrados o solo tenían agua al tiempo, la cual estaba caliente por el intenso calor. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

El calvario sufrido por los viajantes, entre los que se incluían adultos, menores, comerciantes y turistas, se extendió más de lo esperado.  Pobladores de Los Amates, quienes protestaban por los cortes de energía eléctrica de Energuate, no desistieron del bloqueo que comenzó desde el martes en la noche.


Lidia Espino, viajaba de San Luis Petén hacia la capital. Es guatemalteca, pero desde hace 20 años reside en Estados Unidos. Fue a pasear a Petén junto con uno de sus hermanos, pero nunca imaginó que viviría una pesadilla.

“Nos tocó quedarnos a dormir en la palangana del picop, pero no pude descansar porque  habían muchos zancudos y teníamos miedo a ser asaltados”, narra Espino, quien asegura que durante su vida “nunca había vivido una experiencia así”.

Añadió que se dirigía hacia la capital puesto que su vuelo partiría al día siguiente hacia Estados Unidos, pero que no podía caminar una larga distancia para trasbordar puesto que tiene un problema en uno de sus pies, que le impide caminar largas distancias.

Lea también: Familia de niño fallecido durante bloqueo de Codeca pide justicia

En medio de la oscuridad, sin ventas en los alrededores, puesto que los negocios estaban cerrados por la falta de energía eléctrica, los afectados caminaron kilómetros para tratar de encontrar algo de comer o beber. Los pocos negocios que hallaban solo tenían agua caliente por el intenso calor que a eso del mediodía alcanzó los 36 grados centígrados, e incluso, llegó a los 40 por la evaporación del asfalto en carretera.

Al ver que el problema no tendría una pronta solución, el transportista Arnoldo Sosa optó por colocar una hamaca bajo el furgón del tráiler que manejaba para intentar dormir, lo cual no logró por los zancudos.

Por una donación

Danilo Mejía contó que viajaba hacia Antigua Guatemala, Sacatepéquez, porque le iban a donar una silla de ruedas a su hermano que padece de una enfermedad que le impide movilizarse.

Lea también: Pérdidas económicas y estrés generan bloqueos carreteros

Narró que tuvo que caminar 12 kilómetros hasta Los Amates en busca de agua.

Los que conseguían debían optimizarla al máximo puesto que era incierto cuánto tiempo más tardaría el bloqueo.

Con niños

Valmer Ayala narró el “calvario” que le tocó vivir con su familia. Tuvo que esperar 18 horas en carretera.

Viajaba en compañía de sus dos hijos y su esposa de Puerto Barrios, Izabal, a la capital, pero a las 22 horas del martes último se encontró con el bloqueo. Debieron dormir en el vehículo mientras sus  hijos le pedían agua, lucían deshidratados y faltos de energía. Por momentos la desesperación lo invadía y, al igual que muchos, caminó kilómetros en busca de agua.


Un grupo de turistas europeos tuvo que caminar 10 kilómetros para transbordar. Todos terminaron deshidratados, por lo que fueron atendidos por socorristas en el centro de Salud local.

Lea también: Menor de 12 años habría abusado sexualmente de niña de 3 en Puerto Barrios

En el lugar, Carlos Gómez, piloto de una empresa que traslada turistas, manifestó que perdió el viaje que tenía previsto hacia el aeropuerto y llevar a un grupo de personas a Río Dulce, Lívingston, Izabal.

“Solo invertí en el combustible y quedé en medio del bloqueo, es un retroceso para el país este tipo de acciones, que por querer solucionar problemas para unos afectan a otros”, añadió.

La Cruz Roja instaló un puesto de socorro en Morales para brindar asistencia a cientos de pasajeros que viajaban en nueve buses procedentes de la capital a Petén, pues quedaron varados por más de 12 horas.

Un socorrista detalló que al menos cien personas requirieron de atención, porque presentaban signos de deshidratación y problemas estomacales, pues muchos no comieron durante un tiempo prolongado.

El transporte de carga también se vio afectado, pues miles de furgones quedaron atrapados por el bloqueo.

El piloto Rubén Aguilar expresó que debido al bloqueo el combustible se le terminó, pues debía de mantener encendido el tráiler para congelar el producto que transportaba.

“No es justo que paguemos nosotros los platos rotos de otros, las autoridades deben emitir sanciones, tanto a los manifestantes como a la empresa que los ha dejado sin energía, provocando que ellos se manifiesten”, agregó.

“Hay gente aguantando sed niños pasando lo mismo, camiones cargados con ganado, mucha gente detenida y somos ajenos al problema”, indicó Alberto Meléndez, quien viajaba a la capital.

Esperan acuerdos

Líderes comunitarios de Los Amates, quienes promovieron el bloqueo, se reunieron en busca de una mesa de diálogo con las autoridades y representantes de la empresa Energuate; sin embargo, esperaron durante ocho horas y solo las autoridades se hicieron presentes, lo que agravó la situación.

César Fajardo, gobernador de Izabal, informó que el viernes sostendrán una reunión con el ministro de Energía y Minas, representantes de Energuate y líderes comunitarios para establecer una ruta de diálogo.

“Las pérdidas por el bloqueo son evidentes, son acciones que debemos dejar en el pasado; sin embargo, la necesidad de ser escuchados los llevó -a los pobladores- a tomar esa decisión, nosotros vamos a mediar para que no vuelvan a ocurrir este tipo de acciones”, agregó Fajardo.

“Lo que Energuate ha hecho con nosotros es ilegal, no puede negar el servicio a quien ha cumplido con sus cuotas de forma regular, ellos deben de emplear otro tipo de mecanismos para solucionar sus conflictos, exigimos a las autoridades que tomen las sanciones que corresponden, porque todo lo que aconteció fue responsabilidad de ellos”, dijo un líder comunitario que pidió no ser identificado.

Restablecen energía

Energuate informó que en horas de la noche del miércoles brigadas de la empresa, en compañía de integrantes de la sociedad civil y fuerzas policiales, normalizaron el servicio a más de seis mil clientes del área urbana.

Mynor Amézquita, vocero de Energuate, enfatizó que parte de las negociaciones fue que las comunidades en donde se han detectado anomalías en las conexiones eléctricas continuarán sin el servicio hasta que regularicen su situación con la distribuidora.

Un trailero descansa en una hamaca debajo del furgón que transportaba. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

“Energuate se encuentra en total disposición de continuar con mesas de diálogo, con el objetivo de normalizar el servicio en todas las localidades de Los Amates”, añadió.

Sin energía

Las comunidades de Los Amates que permanecerán sin energía son Chapulco, Switch Molina, Las Viñas, Seminola, Canán, Chapulquito, Mixco, Agua Caliente, Tepemechines, Buena Vista y Nueva Francia.

De acuerdo con Astrid Franco, auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos en Izabal, los bloqueos son una reacción a la falta de respuesta del Estado, lo que provoca que las personas salgan a las calles a manifestar.

Franco indicó que ha acompañado los procesos para la búsqueda de soluciones en el tema de energía en Los Amates, y que se han sentado las bases para un diálogo formal, donde haya voluntad de las partes.

Contenido relacionado

> Maestros bloquean carreteras en demanda de homologación de pacto colectivo
> Muerte y bloqueos en Nicaragua, por protestas en contra del Gobierno
> Caos vehicular generan bloqueos en Solola

Los comentarios están cerrados.

9