Consumo de carne de res disminuye en Izabal por casos de rabia bovina

El consumo de carne de res en varios sectores de Izabal ha disminuido de manera considerable, debido a la confirmación de 12 casos de rabia bovina; sin embargo, las autoridades descartan que se trate de un brote masivo.

Publicado el
Unas 20 mil reses se pretenden vacunar contra la rabia en Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
Unas 20 mil reses se pretenden vacunar contra la rabia en Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Mara de Palma, propietaria de una carnicería en el mercado La Revolución, de Puerto Barrios, señaló que los vecinos han dejado de consumir ese producto debido a la falta de información por parte de las autoridades, pues asegura que la situación está bajo control.


Agregó que no hay de qué preocuparse, ya que las carnicerías están certificadas y trabajan con producto de alta calidad que pasa por un riguroso control sanitario antes de llegar a los puestos de venta.

El carnicero Carlos Escobar manifestó que en la semana última se han registrado los niveles más bajos de venta en el mercado de Morales, donde, según cuenta, ya es difícil terminar el producto durante el día, lo que le representa pérdida de tiempo y dinero.
También lea: Aumento de violencia alarma a vecinos de Izabal 
“La rabia bovina siempre ha existido, pero ahora quizás hay más casos que en ocasiones anteriores. Las carnicerías tenemos control para que no llegue carne infectada, porque mantenemos monitoreo de la res que se destaza y se revisa antes de adquirir las piezas”, agregó.

El sector ganadero muestra inquietud por los casos de rabia bovina detectados recientemente y buscan el apoyo de las autoridades, para informarse y que se acelere el proceso de vacunación de reses y personas en comunidades donde fueron registrados los primeros casos.

Según estadísticas del área de Salud, en Izabal hay 28 casos sospechosos de rabia bovina que se encuentran bajo análisis en los laboratorios correspondientes.

Salvador Chacón, presidente de la Asociación de Ganaderos de Izabal, manifiesta que el virus de la rabia bovina no es algo nuevo y que de momento es algo que no debe salirse de control, pues el número de casos identificados es bastante bajo en comparación con la producción de la región.

“Existe una ética entre los ganaderos, y definitivamente si una res está con síntomas o infectada es inmediatamente separada del resto, puesto que de quedarse en el grupo o ser llevada al destace para consumo humano las pérdidas de producción serían mayores”, agregó.
También lea: Tráiler se incendia en impactante accidente en Los Amates
“Se hace un llamado a los carniceros para que compren carne de proveedores autorizados y que sean parte de la Asociación de Ganaderos de Izabal. Y al amigo ganadero, no vender animales enfermos en etapa terminal”, refirió Edwin Mendoza, miembro de la Asociación de Ganaderos.

“No tenemos problemas con la carne. Los animales llegan sanos y vivos al rastro, y cualquier persona puede llegar a constatarlo para verificar que se siguen las normas de seguridad”, Sergio Bolaños, carnicero de Los Amates.

De acuerdo con Álvaro Boche, delegado del Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (Maga), cuatro brigadas de apoyo llegaron al departamento esta semana para investigar casos y apoyar la vacunación de bovinos. A la fecha se han vacunado más de siete mil reses.

“Al detectar sospechas de rabia en una res, la misma no debe ser manipulada. De igual forma, se mantiene control para que el bovino no sea sacrificado para el consumo humano. De esa cuenta, de momento, no hay alerta en el consumo de carne en los mercados de Izabal”, añadió el funcionario.

Karina Reina, veterinaria para sanidad animal del Maga, informó que luego de la confirmación de los casos, junto a las brigadas se efectúan recorridos en todas las fincas ganaderas, para inmunizar las reses con vacuna antirrábica, así como sensibilizar a los ganaderos y sus empleados sobre la seriedad con que debe tomarse la enfermedad y proporcionar la información necesaria para que las personas sepan en qué momento y a quién se debe notificar sobre un posible caso.

Añadió que el Departamento de Vigilancia Epidemiológica Zoosanitaria tiene sospechas de que los animales fueron infectados por murciélagos hematófagos, pero la identificación de nichos y localización de mordeduras puede confirmar las sospechas.

El Ministerio de Salud capacita a manipuladores de ganado y líderes comunitarios para que se evite un contagio y no se propague la enfermedad.
También lea: Investigan mortandad de peces en vertiente cercana al río Motagua
Deisy Díaz, directora del área de Salud de Izabal, dijo que se acelera el proceso para detener el avance de dicho virus, el cual ataca al sistema nervioso central de los animales y causa cambios de comportamiento, locomoción y sensibilidad.

Díaz añadió que por tratarse de una enfermedad que se transmite del animal al hombre, y viceversa, se han establecido jornadas de vacunación en los perímetros donde fueron localizados los casos y se realizan jornadas comunitarias en las que capacitan a los pobladores para evitar el contagio.

En Izabal se investigan 28 casos sospechosos de rabia bovina, por lo que el consumo de carne de res ha disminuido. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Byron Thomae, veterinario de la Directiva de Sanidad Animal Visar del Maga, señaló la importancia de no provocar pánico entre la población por el consumo de carne de res.

“La rabia bovina afecta a todos los animales de sangre caliente, ocasionando daños en sus nervios hasta llegar al cerebro, inflamándolo. El gremio ganadero recibe capacitaciones constantemente para que sepan afrontar cualquier tipo de situación que afecte al ganado”, comentó Thomae.

Le puede interesar

> Niños que caminan entre el lodo para estudiar reciben botas de hule
> Video muestra el pánico que generó balacera en Puerto Barrios donde ganadero fue atacado
> En la morgue de Izabal no reciben cadáveres después de las 18 horas y nadie sabe qué hacer con los cuerpos