Profesionales que crecieron en la zona 18 buscan erradicar el estigma

Haber crecido en la zona 18, bajo los estigmas sociales, motivó a un grupo de jóvenes de ese sector, ahora profesionales, a formar una entidad cuya finalidad es ofrecer oportunidades de superación para jóvenes y adultos del área.

Archivado en:

18ciudadesDesempleozona
Adultos y jóvenes reciben capacitación y ayuda para obtener un empleo.(Foto Prensa Libre:cortesía)
Adultos y jóvenes reciben capacitación y ayuda para obtener un empleo.(Foto Prensa Libre:cortesía)

“Cuando en algunas empresas se percatan de que un aspirante a empleo vive en la zona 18, piensan que tiene nexos con pandillas, y por eso apartan sus hojas de vida”, refiere Erwin Cordón, vicepresidente de la junta directiva de la entidad privada  Nueva Zona 18.

Una de muchas jóvenes que pasó más de seis meses en busca de un trabajo es Paola Castro, de 23 años, quien ahora dice estar satisfecha con la oportunidad que encontró, con ayuda de la Embajada Zona 18, uno de los programas de ayuda de la mencionada entidad.

 “Nunca me imaginé que en esta zona hubiera tanta gente desempleada. Yo describo este proyecto como oportunidad”,
refiere.

Proceso

Desde hace cuatro años, los empresarios que crearon el programa son intermediarios con otras empresas para que los jóvenes y adultos de la zona 18 puedan encontrar un puesto laboral o emprender su negocio.

Quienes buscan empleo son capacitados sobre cómo redactar una hoja de vida, cómo expresarse y vestir para una entrevista de trabajo.

“Me ayudaron con el currículo, y me tomaron en cuenta como una persona normal. Personalmente, yo describo este proyecto como esperanza”, dice Roger Ortega, de 35 años, quien perdió la vista a los 25.

Sin costo

La capacitación tiene una duración de tres días. Las empresas que colaboran con la entidad envían los perfiles de las personas que necesitan para diversos puestos, y se verifica si entre los candidatos que llegaron a recibir las charlas hay personas adecuadas para las plazas.

Cordón asegura que al beneficiado con un puesto de trabajo en una empresa no se le cobra ningún porcentaje de su primer salario.

“Lamentablemente no siempre se les puede conseguir una plaza. Sabemos lo difícil que es conseguir trabajo, porque nosotros crecimos en la zona 18”, refiere.

Agregó que han tenido comunicación con personas que han sido encargadas de recursos humanos y les han confirmado que cuando el solicitante es de la zona 18, su hoja de vida se aparta y solo se le contrata si no hay más personas aptas para el puesto.

Empresarios

Emprende Zona 18 es otro de los proyectos, en el cual se capacita a los jóvenes que buscan emprender un negocio.

Cordón refiere que muchos de los que participan son personas que ya tienen algún negocio, pero necesitan saber sobre temas administrativos.

“Otros tienen la idea y la voluntad para hacerlo, pero necesitan que alguien los asesore y los aterrice en la idea”, asevera.

Durante la capacitación, que dura tres meses, a los emprendedores se les imparten cursos básicos para administrar un negocio en temas de impuestos, mercadeo, publicidad, contabilidad y sobre cómo ofrecer el producto o servicio en  redes sociales.

A diferencia del primer programa, que es para buscar trabajo, en el de emprendedores se cobran Q350 por la capacitación.

“Cubrimos el 95 por ciento de los costos. Después de haber dado las asesorías, los participantes han puesto negocios de venta de pollo asado, panaderías y organización de eventos”, refiere Cordón.

Tecnología
Quienes acuden a la capacitación pueden ser contratados por empresas afiliadas al programa.(Prensa Libre:cortesía)

La organización Nueva Zona 18 tiene previsto implementar un proyecto dirigido a menores de entre 14 y 17 años, a quienes se les instruirá en programación y el manejo de páginas de internet.

También se impulsará el programa Fénix, cuya finalidad es generar oportunidades para quienes han delinquido y buscan empleo. Los participantes recibirán terapia, alimentación —si así lo amerita el caso— y capacitación.

Los comentarios están cerrados.

1