Niño que fue atacado por pitbull regresa con su abuela a Plaza de la Constitución

Luego de haber sido sometido a varias cirugías, entre ellas, un injerto en la oreja derecha, Wilson Galicia, el niño de 3 años que hace 35 días fue atacado por un pitbull regresó este martes al Parque Central, zona 1, donde acompaña a su abuela quien vende veladoras.  

Wilson Galicia regresó este martes al Parque Central, donde acompaña a su abuela y otros familiares a vender veladoras. (Foto Prensa Libre: Cortesía Guatevisión)
Wilson Galicia regresó este martes al Parque Central, donde acompaña a su abuela y otros familiares a vender veladoras. (Foto Prensa Libre: Cortesía Guatevisión)

Después del incidente que se registró el pasado 27 de febrero el niño fue llevado en estado delicado a la emergencia del Hospital General San Juan de Dios y se creía que el perro iba a ser sacrificado.


En ese momento todo era confusión, la abuela del menor sufrió crisis nerviosa y no podía explicar lo sucedido, pero ahora ya lo cuenta más tranquila, pues asegura que Wilson está fuera de peligro.

Según una nota publicada por Guatevisión, Berta Galicia, de 64 años, recuerda que el día del incidente aprovechaban para vender sus productos frente a la Catedral Metropolitana, pues todo pintaba que sería un día de mucha venta, pues cientos de fieles católicos iban a la iglesia por la muerte del arzobispo Oscar Julio Vian.

Comenta que ese día, el pequeño fue sometido a varias cirugías, entre ellas, un injerto en la oreja derecha. Entró a la emergencia del hospital nacional y debió permanecer 15 días bajo cuidados médicos pues su situación era delicada.

“No podía ni comer” cuenta la abuela, pues las heridas en la boca y las suturas le impidieron ingerir alimentos sólidos durante ese tiempo, “estuvo a puro líquido y tratamientos fuertes”, contó Galicia a Guatevisión.

Además, dijo sentirse feliz de que le hayan dado de alta a su nieto y de que se encuentre fuera de peligro.

Berta Galicia, de 64 años, asegura que su nieto lo acompaña a vender porque no tiene dónde dejarlo ni quién lo cuide mientras ella trabaja. (Foto Prensa Libre: Cortesía Guatevisión)

Trabajar

Mientras atiende su negocio en un puesto improvisado de veladoras y rosarios, Galicia cuenta que desde que nació su nieto se hizo cargo de él porque su hija tiene más hijos y no los podía mantener a todos.

Refiere que el pequeño, quien es el amor de su vida, siempre la acompaña a trabajar, pues no tiene dónde dejarlo ni quién lo cuide.

Añade que ha pasado muchas dificultades por crisis económicas, pero nunca le ha faltado comida en la mesa para alimentar a su nieto. 

Le puede interesar: Mujer agrede a trabajador que había remolcado su vehículo en Quetzaltenango

Wilson y su abuelita seguirán llegando al parque a vender, no tienen otra alternativa. Eso sí, ella no lo deja alejarse ni un segundo y él desarrolló un terror a los perros, con justa razón.

El pequeño juega con un familiar mientra su abuela vende veladoras en el Parque Central. (Foto Prensa Libre: Cortesía Guatevisión)

¿Y el Pitbull?

La Municipalidad de Guatemala quería adoptar al canino, sin embargo, la juez que tenía a cargo el caso le negó la petición y se lo otorgó a otro albergue.

Carlos Sandoval, portavoz de la comuna, indicó que hicieron la petición al albergue para recuperar al perro, pero tampoco accedieron.

Añadió que la intención era someter al can a nuevos cuidados para revertir su conducta agresiva, pues el animal era supuestamente utilizado por delincuentes para intimidar a víctimas en el Parque Central.

Contenido relacionado 

>Pitbull ataca a menor de 10 años cuando cortaba cocos en Sayaxché

>Buscan cambiar comportamiento agresivo de pitbull que atacó a niño en Plaza de la Constitución

>Niña es atacada por perro en Chimaltenango