Azotan a menor y advierten a delincuentes sobre castigo 

Un menor de 17 años, sindicado de haber robado teléfonos celulares a un grupo de personas el viernes último, fue azotado nueve veces por integrantes de la alcaldía indígena de Santa Cruz del Quiché.  

Publicado el
El señalado de haber robado teléfonos celulares es azotado frente a decenas de personas. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
El señalado de haber robado teléfonos celulares es azotado frente a decenas de personas. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

El sospechoso fue entregado a Juan Zapeta, alcalde indígena, quien en compañía de sus compañeros de la alcaldía lo llevaron a su vivienda para informarle a sus padres, pero únicamente encontraron a la madre y vía telefónica le informaron al padre lo que su hijo hizo supuestamente. 

Este sábado, el menor fue encadenado y llevado a la alcaldía indígena, donde fue sentenciado a recibir nueve azotes con varias ramas de durazno, luego se comprometió a pagar lo robado y de no tener dinero, deberá hacer trabajo comunitario hasta cancelar la deuda.

Implementan la hincada

Tras resolver azotarlo, la alcaldía indígena acordó implementar la hincada, esto consiste en colocar de rodillas al acusado y darle una vuelta al parque la Unión en Santa Cruz del Quiché.

Este recorrido en el parque el sindicado lo hace encadenado de un pie, para después ser azotado en público.
Se informó que fue azotado 12 veces. según Juan Zapeta se le incrementaron tres azotes más porque trato de huir la mañana de este sábado.

Acepta que robó 

El joven azotado aceptó que había robado siete celulares, luego de haber engañado a mujeres y jóvenes. En medio de temblor de cuerpo por los azotes y el nerviosismo, el sentenciado afirmó que no lo volvería a hacer. 

Al finalizar el castigo, la multitud pedía que le dieran más azotes al joven, incluso una mujer pidió que le cortaran ambas manos, pero los representantes de la alcaldía indígena dijeron que eso no lo harían y que el menor cumplió su condena. 

El sentenciado recorre hincado el parque de Santa Cruz del Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).
 

Alcaldía hace advertencia

Juan Zapeta, alcalde indígena, advirtió a los delincuentes a que se abstengan de efectuar actos contrarios a la ley, porque de sorprender a otras personas en actos ilícitos, los azotes serían más fuertes y se incrementaría el castigo físico; además, de la implementación de la hincada.

Zapeta convocó a los vecinos para el 29 de este mes en el parque La Unión de Santa Cruz del Quiché para apoyarlos y validar el castigo comunitario a las personas que sean encontradas en algún delito, entre estos corrupción.

El acusado tendrá que estar en comunicación con la alcaldía indígena y se tiene previsto que informe quiénes le compraron los celulares. A los compradores se les podría aplicar el castigo comunitario por comprar y vender cosas robadas.

Si el acusado reincide en el robo, se le aplicarían 40 azotes y por último el destierro de Quiché.