Casa de Áak, el proyecto con el que buscan salvar a las tortugas parlama en Champerico

La tortuga parlama, una de las dos especies más pequeñas de las tortugas marinas, tiene en Champerico, Retalhuleu, un lugar destinado para la maduración y cría de tortugas.

Casa de Áak en Champerico Retalhuleu liberó este año seis mil 500 tortugas parlama. (Foto Prensa Libre: Casa de Áak)
Casa de Áak en Champerico Retalhuleu liberó este año seis mil 500 tortugas parlama. (Foto Prensa Libre: Casa de Áak)

Casa de Áak, tortuga según un glifo maya, es un proyecto del guatemalteco Anderson Lima que en el 2015 en EE.UU. ganó un premio y apoyo económico para crear un tortugario en el país para preservar una de las siete especies de tortugas marinas.

“Las costas del Pacífico guatemalteco son el lugar perfecto para la reproducción de las tortugas marinas, sin embargo, cada vez llegan menos a desovar, eso nos obliga a cuidar con esmero cada huevo que encontramos”, comentó Emerson Lima, hermano de Anderson, quien es parte del proyecto.

La primera liberación de tortugas fue en el 2016 y cada año en promedio Casa de Áak libera entre cinco a seis mil tortugas.

Este año la liberación comenzó el 15 de septiembre con 50 ejemplares cada día, sin embargo, a  partir del 15 de octubre a la fecha cada día liberaron entre 80 a 150 tortugas, “de cada 500 parlamas que llegan al mar en promedio una logrará llegar a la edad adulta”, explico Lima.

El proceso de incubación comienza con la recolección de los huevos, pescadores en Champerico son los encargados de recolectarlos y llevarlos al tortugario. “Los recolectores están obligados a donar el 20 por ciento de lo que recogen y el resto de los huevos se los compramos”, detalló el experto.

“La incubación dura al menos 45 días, la temporada de desove ocurre de junio a agosto por eso las primeras liberaciones son en septiembre”, expuso Lima.

De septiembre a noviembre de este año Casa de Áak liberó a más de seis mil 500 tortugas y en diciembre se espera librar a unas 800 más.

Según el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), la tortuga parlama, conocidas con el nombre científico Lepidochelys olivacea, en su edad adulta mide más de medio metro, pesa un máximo de 80 libras y depositan un promedio de 70 a 100 huevos en cada nido.

En cada liberaciones de tortugas participan decenas de personas. (Foto Prensa Libre: Casa de Áak)

Los encargados del tortugario cada año invierten entre Q12 a Q14 mil para el mantenimiento de lugar que cuenta con unos 30 voluntarios.

Casa de Áak es el primer tortugario implementado Champerico y necesita de donaciones para continuar con el proyecto para preservar una especie en peligro de extinción. “Apadrinar una tortuga es una iniciativa que busca que una persona tenga la experiencia de liberar a una tortuga y done Q15 al proyecto”,  señaló Lima.

Lo que comenzó como un proyecto educativo se convirtió en una forma de vida para Anderson Lima, que en la actualidad estudia Economía en la Universidad Francisco Marroquín.

Cada año miles de tortugas marinas son liberadas en Champerico, Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Casa de Áak)
La liberación de tortugas en Champerico se lleva a cabo durante la madrugada o la tarde. (Foto Prensa Libre: Casa de Áak)

Lea además:

> MP rescata a menores de edad que dormían entre costales y eran explotados en tiendas y tortillerías

> Unos 37 mil empleados públicos “nunca aparecieron en su trabajo”, denuncia la UNE

> Japón: crean tecnología que detecta cáncer con una sola gota de sangre