Víctimas de erupción del Volcán de Fuego deben dejar albergue, pero no tienen a dónde ir

Sobrevivientes de la erupción del Volcán de Fuego deben salir del albergue que habilitado en San Juan Alotenango, Sacatepéquez, pero muchos no tienen a dónde ir.

Los esposos Arturo López y Feliciana Miche no tienen dinero para pagar el alquiler de una casa. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)
Los esposos Arturo López y Feliciana Miche no tienen dinero para pagar el alquiler de una casa. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

Unas 21 familias damnificadas por la erupción del Volcán de Fuego, del 3 de junio del 2018, deberán desalojar los Albergues de Transición Unifamiliar en San Juan Alotenango, Sacatepéquez, debido a que el proceso de acompañamiento llegó a su fin; sin embargo, no todos tienen a dónde ir.

José Ernesto Pamal, secretario municipal, explicó que el Concejo acordó terminar el proceso de acompañamiento a las familias que aún quedan en el albergue, el cual fue habilitado el día de la tragedia, pero que dejará de funcionar que comenzó desde el día de la tragedia hasta el 15 de noviembre próximo.

También lea: Buscan a turista alemán que viajaba desde Belice hacia Guatemala

Pamal agregó que el Juzgado de Asuntos Municipales notificó a las familias sobre esta decisión, así como a las instituciones gubernamentales involucradas como la Procuraduría de los Derechos Humanos, Procuraduría General de la Nación y la Secretaría de Obras Sociales.

“La comuna ha dado todo el acompañamiento necesario a las familias, pero esto debe concluir”, argumentó.

En el albergue aún hay 21 familias, pero estas deben desalojar el 15 de noviembre próximo. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

Agregó que el Concejo aprobó la reparación de los módulos de madera, sistema eléctrico y sistema de agua entubada, así como sanitarios, duchas colectivas, comedor, cocina y salón de usos múltiples.

“Los módulos quedarán en apresto para cualquier emergencia de cualquier evento natural”, aseguró Pamal.

Preocupados

Algunas familias están preocupadas por esa decisión, aunque admiten que dentro del proceso de acompañamiento sabían que su estadía en el albergue era solo durante la emergencia, mientras que otras, fueron beneficiadas con la donación de casas en Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango por parte de oenegés.

Jovita Chon, damnificada, dijo que no tienen recursos para pagar el alquiler de una casa, pero su madre le ofreció un espacio en su vivienda en la comunidad de El Zapote, Escuintla.

También lea: Franklin, el bebé de 11 meses que murió después de que la PGN lo rescatara

Recuerda que antes de la tragedia vivía con sus siete hijos en San José Las Lajas, El Porvenir, pero como ese lugar fue declarado de alto riesgo se trasladaron al albergue.

“Ya estábamos bien en este lugar y ahora que nos vamos lo extrañaremos”, dijo Chon, quien añadió que espera que sus hijos puedan asistir a la escuela el próximo año.

El Volcán de Fuego continúa activo luego de su última erupción violenta del 3 de junio de 2018. (Foto Prensa Libre: Julio Sicán)

Arturo López, otro damnificado, dijo que no tiene a dónde ir con su esposa Feliciana Miche, ambos de la tercera edad, porque no tiene trabajo y está enfermo de una hernia, lo que lo hace más difícil su situación.

También lea: San Pedro Las Huertas, la aldea antigüeña que quiere conservar los colores de la Ciudad Colonial

“Por falta de dinero no seguí con el tratamiento para curarme de la hernia”, señaló López, quien asegura que su futuro es incierto.

Contenido relacionado:

>  Buscan que el barrio de la Escuela de Cristo de Antigua Guatemala sea un modelo de conservación

> Concejo antigüeño queda integrado por cuatro organizaciones políticas, con mayoría de Todos

Víctor Hugo del Pozo regresará a la alcaldía de Antigua Guatemala

0