Dos hombres acusados de varios delitos reciben el castigo maya

Dos hombres acusados de diferentes delitos fueron azotados 20 veces por sus padres la mañana de este martes en el parque central de Sololá. 

Publicado el
Uno de los sentenciados recibe 20 azotes por su padre, frente a la Municipalidad de Sololá. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)
Uno de los sentenciados recibe 20 azotes por su padre, frente a la Municipalidad de Sololá. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)

Misraen Julajuj y Luis Miguel Batz Pérez, originarios de la cabecera, quienes, según familiares trabajan como albañiles, fueron las dos personas castigadas.


De acuerdo con las autoridades, Julajuj es sindicado de haber robado un celular y un par de zapatos de la casa de un vecino, mientras que Batz es acusado de pertenecer a una pandilla y haber pintado las paredes de algunas casas para marcar territorio.

Además de los 20 azotes que ambos recibieron de sus padres, Julajuj fue obligado a pagar lo que se habría robado, mientras que  Batz deberá hacer trabajo comunitario por 10 dias y borrar las pintas en las casas.

El castigo maya se llevó a cabo frente a la municipalidad, donde asistieron decenas de vecinos, autoridades indígenas y municipales.

“Antes de recibir el castigo, los acusados y afectados fueron escuchados por los 72 alcaldes comunitarios y la corporación indígena”, indicó Tomás Sen, segundo alcalde indígena.

Sen manifestó: “Ante la denuncia de los afectados tuvimos que evaluar la situación para resolver el problema y lograr reconciliar a los acusados. Después de haber escuchado a los padres sobre la rebeldía de sus hijos, la medida fue aplicada por ellos mismos”.

Añadió que, en el proceso de evaluación y ejecución del castigo comunitario, el cual duró unas cuatro horas, se contó con la presencia de agentes de la Policía Nacional Civil y líderes comunitarios.

Castigo 

La madre de uno de los sindicados dijo: “He hablado muchas veces con mi hijo, le he pedido que no sea rebelde pero no hace caso, por lo que decidí obedecer el mandato de las autoridades indígenas de castigarlo públicamente. Espero que este castigo amedrente a lo pandilleros”.

La vecina Marcela Cuc señaló que solo de esa forma se logra corregir a las personas que andan en malos caminos.

Cientos de vecinos observaron el castigo comunitario, el cual se llevó a cabo frente a la Municipalidad de Sololá. (Foto Prensa Libre: Ángel Julajuj)

“Muchas veces como padres de familias luchamos por darles lo mejor a nuestros hijos, pero descuidamos su educación que es la más importante para evitar a que se registren este tipo de situaciones. Aplaudo el actuar de las autoridades indígenas de avalar este castigo para evitar que Sololá se convierta en un pueblo violento”, expresó Cuc.

“El mensaje para los delincuentes es que se abstengan de efectuar actos contrarios a la ley, porque de sorprender a otras personas en actos ilícitos, los azotes serían más fuertes”, dijo un vecino.

Según el informe policial, los hombres han sido señalados de haber participado en más delitos en Sololá.