Boca Juniors vs River Plate: ¿Cómo nació la rivalidad más pasional y sin límites del futbol mundial?

El pintoresco y acogedor barrio de La Boca, en Buenos Aires, Argentina, guarda en sus paredes y calles infinidad de anécdotas que el futbol y sus aficionados han tallado en ellas.

Publicado el
Los aficionados de Boca Juniors y River Plate son reconocidos a nivel mundial por su pasión. (Foto Prensa Libre: Hemeorteca PL)
Los aficionados de Boca Juniors y River Plate son reconocidos a nivel mundial por su pasión. (Foto Prensa Libre: Hemeorteca PL)

Concibió a los dos equipos argentinos que protagonizan, quizás, el clásico de futbol que más pasión desenfrenada derrocha en el mundo: Boca Juniors y River Plate.


Lee también: La Selección de Argentina vence a México con goles de Icardi y Dybala
“Soy de Boca / River, de la cuna al cajón”, dicen los acólitos xeneizes y millonarios que viven entregados de manera incondicional al sentimiento que sus equipos les provocan.

Un fenómeno indescriptible

En ese país sudamericano importa más el equipo que la misma selección. Ser aficionado a un combinado no es una distracción en el día a día, es un estilo de vida, lo primordial.

No es extraño dar un paseo en Buenos Aires y encontrar en una esquina a un grupo de aficionados, con bombos y banderas con los colores de Boca o River, en un día cualquiera.
Lee también: Mbappé y Neymar se lesionan y se encienden las alarmas en el PSG
Y así como viven seducidos por sus escuadras y las veneran con el más intenso amor, de igual manera aborrecen al archirrival, en muchas ocasiones, de manera irracional y hasta trágica. 

Los inicios

Hace 110 años, un 2 de agosto de 1908, Boca Juniors y River Plate se midieron por primera vez en la historia, en el estadio Dársena Sur. Fue un partido amistoso y lo ganó el equipo bostero 2-1.

Pocos detalles se conocen de aquel duelo que marcó el comienzo de una rivalidad eterna. En ese momento ambas escuadras jugaban en la Segunda División y nadie imaginaba lo que el futuro les depararía.
Lee también: La Conmebol realiza controles antidopaje sorpresa en River y Boca
El primer partido oficial se disputó en el antiguo estadio de Racing y en esa ocasión el que celebró fue el equipo de la banda (1-2), el 24 de agosto de 1913.

La intensidad de los jugadores en el terreno de juego y el fervor con el que los aficionados comenzaron a vivir esos duelos se fue intensificando con el transcurrir de los años.


Con ambos nacidos en el mismo barrio, los aficionados se fueron dividiendo y tomando bandos hasta que el fervor se  extendió en Buenos Aires y en todo el país.

“Somos la mitad más uno”, presumen los seguidores de Boca, el equipo denominado “del pueblo”, el popular. Mientras que River se nombra a sí mismo como “el más grande”.

Durante la época del amateur se enfrentaron 10 veces, con cuatro victorias de River Plate, tres de Boca Juniors y tres empates. Y entre los años de 1919 y 1927 no se midieron, pues jugaban en asociaciones diferentes, después de ocho años volvieron a revivir la rivalidad.
Lee también: Filial de River en Málaga regala entrada a un niño que vendía juguetes para conocer el Monumental
De nuevo Boca volvió a celebrar la victoria —1-0—, el 4 de diciembre de 1927. Y esa era la antesala para la mayor goleada registrada en el clásico argentino, que fue el 23 de diciembre de 1928. La felicidad fue xeneize, gracias a un 6-0 sobre el máximo rival.

Ya en la era profesional, el 20 de septiembre de 1930 los archirrivales se volvieron a enfrentar y la polémica ya era parte de su enemistad en la cancha.

Crece la rivalidad, en el campo y fuera de él


El partido se suspendió, hubo expulsados, lesionados y hasta detenidos. El Tribunal le dio la victoria a Boca por 1-0. Los jugadores habían sido protagonistas de una pelea en el terreno de juego ante los 50 mil aficionados que habían asistido a presenciar el espectáculo deportivo; incluso los hinchas perdieron la cordura e intentaron incendiar las tribunas.
Lee también: ¿Qué futbolista croata quiere vender la medalla de bronce del Mundial de Francia 1998?
Desde entonces, cada partido en el que se han enfrentado ha estado cargado de emociones, de futbol y seguro de un toque de locura, que los distingue del resto de los clásicos en el mundo; quizás el nivel futbolístico no se compare con el del Real Madrid frente al Barcelona, pero la devoción en las tribunas sobrepasa la sensatez.

En 1970 se enfrentaron en la Copa Libertadores y River dejó en el camino a Boca para avanzar a las semifinales; en 1966 los millonarios también habían ganado el duelo.

Ocho años después, volvieron a festejar los xeneizes frente a las gallinas, en la Libertadores, el equipo Azul y Oro terminó festejando su segundo título en el torneo.

Sin duda, los duelos más recordados son los cuartos de final del 2000 y las semifinales del 2004, en ambas festejó Boca. Los antagonistas se volvieron a ver en este torneo en los octavos de final del 2015, después de la pausa de clásicos por el descenso de River en el 2011. 
Lee también: Luis Suárez pide a Dembélé que “se enfoque” y sea “más responsable”
Y así como han transcurrido clásico tras clásico en diferentes épocas,  también han desfilado jugadores que son parte indispensable en la historia de ambas escuadras y que son idolatrados.

Desde Ángel Labruna, Norberto Alonso, Enzo Francescoli, Amadeo Carrizo, Ariel Ortega y Ramón Díaz —River Plate—, hasta Diego Armando Maradona, Pedro Calomino, Hugo Orlando Gatti, Roberto Cherro, Francisco Varallo, Martín Palermo, Carlos Tevez y Juan Román Riquelme —Boca Juniors—, todos, con los colores de sus equipos tatuados en el corazón.

via GIPHY

Frases polémicas

“Boca jugó a lo Boca y River fue River. En el segundo tiempo se le cayó la bombacha —prenda de ropa interior femenina—”, dijo en una ocasión Maradona. “Boca gana partidos y River campeonatos”, aseguró Ramón Díaz en otro momento.

Sin límites, dentro y fuera de la cancha. Así se vive cada partido que enfrenta a Boca Juniors y a River Plate. Y como si no fueran suficientes 110 años de rivalidad, ahora juegan por el título de la Copa Libertadores  por primera vez desde que existen, en el clásico que será recordado generación tras generación.

Barras bravas

La 12

La barra brava de Boca Juniors se fundó en 1973.

Es reconocida a escala mundial por el fervor con el que alienta a su equipo en La Bombonera.


Ha protagonizado conflictos constantes con la barra de River Plate principalmente, tanto dentro como fuera de la cancha.

Sus miembros más reconocidos son Rafael Di Zeo, José Barrita, también conocido como el Abuelo, y Mauro Martín.

La 12 fue señalada de asesinar a dos aficionados de River en 1994 y varios barras fueron condenados a prisión.

Más allá del tema futbolístico y violento, la barra también se involucra en la política y sindicatos para tener ingresos económicos.

Los borrachos del tablón

La barra brava de River Plate es una de las más aterradoras en Argentina. Cuando se trata de apoyar a su equipo es categórica y apasionada.


Es una empresa, al igual que La 12 de Boca, y más que su equipo, se enfoca en los ingresos económicos que puedan tener.

Una de las peleas más recordadas fue la del 2007, cuando la barra se dividió y los aficionados pelearon afuera del estadio Monumental; varios terminaron heridos con arma blanca.

Días después volvieron a enfrentarse y fue cuando asesinaron de tres disparos a Gonzalo Acro, mano derecha de Adrián Rosseau, uno de los líderes.

Contenido relacionado

> Afición agota en minutos los boletos para River-Boca, superfinal de Libertadores
>
 
Boca y River empatan en La Bombonera y todo se definirá en el Monumental
>
Mueren en accidente cuatro aficionados de Boca Juniors que iban a final ante River Plate